FUNDACION YAMID LEON VALENCIA
Lunes 27 de junio, 2005
De: Mario Pachajoa Burbano

Amigos payaneses:

Marco Antonio Valencia Calle nos relata una historia llena de caridad y
nobleza que nos hace pensar en un mundo mejor para los desamparados.

Cordialmente,

***

LA MISIÓN: CREAR UN ALBERGUE PARA NIÑOS
Por: Marco Antonio Valencia Calle.


Que una pareja de esposos decida vender los bienes obtenidos en toda una vida de sacrificios, ahorros y esfuerzos (casa, carro y finca) con el objeto crear un hogar infantil para brindar apoyo y bienestar a niños huérfanos, desplazados, de escasos recursos y maltratados en la ciudad de Popayán, tiene su historia, y hay que conocerla: Comienza cuando a Don Eliécer León Martínez, le invitan en el año de 1988 a trasladarse de Bogotá a la capital caucana para gerenciar la emisora Ecos del Paletará, al principio afiliada a Radio Reloj de Caracol y luego a la cadena Super, desde donde sorprendió a los caucanos con el famoso y ya desaparecido “noticiero alerta” y creando el programa “Folclor en comunidad”. En 1991 le ofrecieron a él y su esposa Ilsa María, comprar y reestructurar la emisora Ondas del Puracé para la Familia Pava Camelo, que se convirtió en Radio Super, y desde allí han desplegado -además de sus actividades administrativas-una labor titánica y única por el folclor, la música y los artistas de la región, al punto que con los días se vieron comprometidos moralmente para fundar una casa disquera (Discos León Records), con el objeto de hacer realidad los sueños de la mayoría de los artistas que se presentan en sus programas, huérfanos del apoyo institucional o la empresa privada

Porque ha sido con programas radiales como “Fiesta en mi Barrio”, “Por los Caminos del Cauca” y “Amanecer en Pijama” que Don Eliecer León Martínez ha hecho su historia personal como comunicador y mecenas. Así, por ejemplo, desde hace cuatro años, todos los domingos en la tarde se desplaza con una nómina cada vez más creciente de seguidores, cantantes y grupos musicales por barrios, veredas y colegios de los diferentes municipios del Cauca, para presentarle a la comunidad -gratuitamente-, un show musical de cuatro horas. Espectáculo que a partir de Julio se inicia imitar en todas las ciudades del país donde exista una emisora Super.

Pues bien, resulta que Don Eliécer y su esposa, Doña Ilsa María Valbuena, tenían solamente un hijo de 20 años, que estudiaba medicina en la Universidad del Cauca, y que de manera inesperada falleció. Los tres iban de paseo el primero de enero de 2005 para Florencia Caquetá. A mitad de carretera Yamid, como se llamaba el muchacho, manifestó incomodidades de salud que con los minutos se agravaron, hasta que de un momento a otro, en medio de la desesperación de sus padres, comenzó a morir por causa de un aneurisma cerebral. De Florencia fue trasladado en ambulancia aérea a Bogotá, donde sólo hubo tiempo para ofrecerle la santa extremaunción de los católicos. Murió como los ángeles, en silencio, con sus padres, sin dolor y en paz.

Semanas después de que fallecido Yamid sus padres encontraron con sorpresa que su hijo tenía, entre sus hábitos, regalarle su dinero de diario a una madre soltera con cuatro hijos que solía visitar el barrio pidiendo ayuda para comprar medicinas para sus niños. Descubrieron también, fotos de Yamid repartiendo mercados con sus compañeros de colegio a familias desplazadas. Y revisando su computador, encontraron una carta con los sueños de su hijo escrita el primer día de clases en la universidad, que entre otras cosas decía: “Si Dios me lo permite, cuando sea neurocirujano voy a crear una albergue para niños sin recursos…”

Y entonces, sus padres, Eliécer e Ilsa María, comprendieron que ahora tenían una misión sobre la tierra: cumplir los sueños de su hijo Yamid. ¿Usted no haría lo mismo? (y que bueno que usted, amigo lector, pudiera sumarse a esta causa donando tiempo, dinero o insumos para que “Fundación Yamid León Valbuena”, sea pronto una realidad. Para ello pueden llamar a los teléfonos; 8244885- Cel:3155297565)

(ojoalcuento@uniweb.net.co)