GUSTAVO WILCHES-CHAUX
Domingo 28 de abril, 2002
De: Mario Pachajoa Burbano 
 

Amigos payaneses:

Istmenia Ardila Diaz de El Liberal, nos presenta el articulo "repasando pensamientos con Gustavo Wilches-Chaux". En un momento Gustavo nos dice "Desafortunadamente Popayán ha venido perdiendo los atractivos de ciudad pequeña, pero sin ganar las ventajas de la ciudad grande". Ya al final propone para salvar a nuestro país "que los cuatro candidatos que tengan los principales resultados, apostaran a hacer una especie de junta de gobierno, avalada por la voluntad popular.. ". Nuestros agradecimientos a Istmenia y a Gustavo.

Cordial saludo,

""" ... Repasando pensamientos con Gustavo Wilchex-Chaux Eterno y alegre cuentero
Por: ISTMENIA ARDILA DIAZ 
EL LIBERAL
28 de abril, 2002 
 

Foto El Liberal
"Con el alma masajeada", se declaró Gustavo Wilches-Chaux, al término de un rápido periplo por Popayán la semana anterior, durante el cual orientó diferentes charlas convocadas por el Sena, sobre la ética contemporánea en la formación profesional, reflexiones que condensó en un libro recientemente editado por esa entidad, titulado "Lectura de viaje para pasajeros de vida".

Y es que Wilches dice que no hay nada más reconfortante para él, que reencontrarse con su gente, de la que ha recibido todo, especialmente afecto.

"He hecho viajes por América del Sur, Centroamérica y Colombia y lo único que he hecho es fundamentalmente contar el cuento que me aprendí en Popayán".

Asegura que no hay un sólo día que no cuente uno o dos cuentos popayanejos. "Hay algunos a los que debería pagarles regalías porque yo me gano la gana repitiendo sus cuentos... eso aquí es un patrimonio colectivo y todos nos los sabemos, pero nos encanta volverlos a oír, como a los que no son popayanejos, parecen patojismos pero tienen validez universal", afirma.

Gustavo Wilches, abogado, escritor, excandidato a la Alcaldía de Popayán y a la Constituyente por un movimiento ecológico, no es sólo uno de los caucanos más brillantes y de mayor formación intelectual, sino también un hombre que ha hecho de sus experiencias laborales en el Cauca, una forma creativa para enfrentar los grandes retos, formulando una metodología propia basada en la participación ciudadana.

"En la lista de mis múltiples posgrados entre los cuales tengo los 12 años que fui director del Sena, con el posgrado del terremoto de Popayán y el terremoto del Eje Cafetero y luego Tierradentro, con Nasa Kiwe, tal vez lo más importante fue la experiencia electoral a la alcaldía, ver cómo los sectores políticos tradicionales hacen una especie de tenaza para evitar que surjan pensamientos nuevos, cómo se manipula la conciencia de la gente y aprender que la gente también tiene una enorme esperanza y efectividad en lo político". Experiencia que sumada a sus especializaciones en Oxford y Bristol en administración de desastres y producción de audiovisuales, le han convertido en un renombrado consultor nacional e internacional en temas ecológicos y de prevención y manejo de desastres.

Sin fórmulas

Sus charla despierta con facilidad un gran interés por igual en adultos, jóvenes o niños, porque no está lleno de fórmulas e interactúa de una manera muy especial con su público, haciendo que el tiempo ‘pase volando’ y todos salgan haciéndose más preguntas de las que tenían, riendo o recordando uno que otro cuento, traído de su anecdotario y reflexionar cotidiano.

"Lo que quiero ahora es seguir recogiendo experiencias y compartiendo a través de videos y seguirle devolviendo a la gente lo que me ha enseñado, ahora no traje fórmulas, ni paradigmas, ni lecciones prefabricadas para invitar a una conversación especialmente alrededor del respeto la vida, el fundamento de toda ética"

" Hay un texto maravilloso de principios del siglo XVIII en Popayán, que es ‘El influjo del clima sobre los seres organizados’, escrito por Francisco José de Caldas, en él no hablaba de ecología, ni biodiversidad, ni teoría del caos porque esas palabras no existían entonces, pero es un libro de las tres cosas, y qué hacía Caldas, iba por las costas, el Patía, Paispamba, apuntando con una libreta lo que la naturaleza le iba dictando. En cierta forma estas charlas de ética que tengo la pretención inmodesta de hacer, es simplemente compartir lo que he venido apuntando", afirma.

Su mensaje es de esperanza. "Yo me debato un poco en términos de Gransci, entre el pesimismo de la razón y la esperanza de la voluntad y cuando el primero tiene argumentos tan contundentes como los que estamos viendo todos los días, tenemos que aferrarnos a la esperanza de la voluntad para salir adelante y encontrar salidas que no necesariamente están dentro de la razón, sino dentro de la voluntad de vida del cosmos, que se expresa a través de nosotros".

Repensar Popayán

Al volver a Popayán, la ciudad a la que formuló hace cinco años una propuesta de gobierno un tema obligado es cómo la ve.

"Desafortunadamente Popayán ha venido perdiendo los atractivos de la ciudad pequeña, pero sin ganar las ventajas de la ciudad grande y cuando uno sale y encuentra una congestión impresionando de tráfico y problemas que antes eran propios de las grandes ciudades, pero a cambio no hay eso que ofrecen las grandes ciudades, como son teatros, por ejemplo, uno se pregunta si realmente no nos equivocamos los Popayanejos en lo que escogimos nosotros como modelo de ciudad, sobre hacia a dónde queremos ir.

Yo creo que hay que recapacitar mucho para que Popayán no vuelva a ser lo que fue, porque echar para atrás no tiene sentido, sino para que Popayán sea una ciudad donde la vida se respete y no sólo en términos vegetativos, sino en donde haya una posibilidad de realización vital, humana de todas las personas que vivimos acá".

Wilches considera que los popayanejos tienen una obligación ineludible de repensar la ciudad y no seguir imitando los errores que han cometido en otras partes, sino de ver en qué son únicos y valiosos, cuáles son los instrumentos que para defenderse y responder creativamente a la crisis del país, "en lugar simplemente de resignarnos que se vuelva un nudo de carros, de inseguridad, donde sencillamente la gente no a tener una vida vegetativa, la oportunidad de salir", dice.

De Popayán y el POT

"Yo sigo pensando que esta ciudad tiene una maravillosas posibilidades, entre otras, la de ser la capital del Cauca, yo dificulto un departamento con más riqueza, con más variedad, con más diversidad, con más retos, con más fuerza de la naturaleza, de las comunidades, pero a veces como que no somos conscientes de eso".

Sugerencias para el POT...

"Yo creo que la lucha fundamental es reconocer que la naturaleza tiene que participar con voz y voto en el Plan de Ordenamiento Territorial porque si no, tarde o temprano, la naturaleza se encarga de pasar la cuenta.

Además, reconocernos a nosotros como uno de los espacios de este país donde la cultura tiene una significaciones más particulares y no me refiero únicamente a la intelectual a la académica, a pesar de que es muy importante, me refiero a la cultura popular, a la del popayanejo tradicional que se ha venido perdiendo un poco. No tratar de parecernos a otros, sino de parecernos a nosotros mismos, pero de crecer más como comunidad y como individuos, en función de nosotros mismos y no de imitar a otros".

El terremoto y la presidencia

Usted siempre se refirió al terremoto como una gran oportunidad. ¿Realmente lo fue?

"Sí fue una oportunidad. Es difícil saber cómo habría sido sin el terremoto del 83, pero definitivamente habría sido distinto, creo que se aceleraron unos cambios que se estaban dando, en unas cosas fue positivo y en otras no aprovechamos las oportunidades que nos dio, obviamente las comunidades son seres vivos que evolucionan y cambian y creo que el Cauca puede ser mucho mejor de lo que es en este momento"

Frente al debate político presidencial, toma partido?

"He seguido especialmente durante las elecciones pasadas a Serpa, creo que los argumentos por los cuales yo decía e invitaba a seguir a Serpa, eran válidos, si vamos a atravesar un río revuelto, creo que el chofer que llevemos debe tener experiencia en manejar volqueta, tractomula, camión. Si sólo ha manejado el carro de papi alrededor de una autopista a lo mejor no nos va ayudar y creo que la experiencia ha demostrado que eso es así. Estoy un poco desconcertado frente a las realidades y propuestas actuales. Yo me atrevería a pensar que lo que pasó en La Cruz, Nariño o en Bolívar, Cauca, es una pequeñita muestra de cómo puede quedar Colombia si esta guerra sigue adelante. La guerra no es una salvación, pero tampoco la inactividad o tolerancia frente a los violentos. A lo mejor cuando estemos frente a un país destruido no encontraremos a estos candidatos buscando las debilidades de los otros para tratar de ganar nuevos puntos en las encuestas, sino que buscaríamos la forma de lograr un pacto o de cogobierno. Yo creo que la solución para este país sería que los cuatro candidatos que tengan los principales resultados, apostaran a hacer una especie de junta de gobierno, avalada por la voluntad popular... esto los haría perder un poco en protagonismo pero ganar en gobernabilidad y el país saldría ganando". ... """