GULLERMO VALENCIA: EL NIÑO TORERO
Sábado 8 de enero, 2005
De: Mario Pachajoa Burbano

Amigos payaneses: 

En la edición de enero 6, 2005, El Liberal nos presenta un artículo: "La achacosa Popayán" cuyo autor Horacio Dorado Gómez, señala dramáticamente los puntos negros de los que adolece la ciudad de Popayán. Pero en la misma edición, el diario nos trae una nueva muy grata: ha surgido un niño payanés, Guillermo Valencia, conocido como el "Prodigio del Toreo" a quien se le augura un futuro venturoso, lleno de triunfos en el dificil y peligroso empleo, como lo es el toreo. 

Cordialmente, 

*** 

Entre 'Verónicas y Muletillas' 
Un niño caucano con sangre taurina 
El Liberal, 6 enero, 2005
 


Foto: El Liberal 
El niño torero, con tan sólo 9 años, ya empezó a construir su sueño de ser un torero profesional. Según cuentan sus padres, desde el vientre manifestó el gusto por la tauramoquia “en una corrida realizada en la Plaza de Toros de Cañaveralejo mi esposa con 8 meses de embarazó sintió que el vientre se movía al escuchar el bullicio generado en la plaza con los 'olé' que retumbaban en el sitio con la fiesta brava”. 

Los años pasaron y comenzó la integración de Guillermo con este mundo taurino. Al pequeño le gustaba jugar con una muleta construida por su padre y con el perro que había en su casa simulaba el encuentro con el 'toro'. Desde este momento fue creciendo su afición que tuvo un momento central cuando tenía cuatro años y en una visita con su familia a una finca ubicada en el municipio de Silva, se encontró con un ternero de dos meses aproximadamente y con ayuda de su padre y otras personas, decidió enfrentar el miedo y comenzó sus primeros 'pases'. 

A los cinco años el niño le manifestó a su padre que quería ser torero e inmediatamente inició su preparación mediante entrenos, teoría y dedicación, porque a pesar de su corta edad, Guillermo sabe que si algo se quiere obtener se requiere de esfuerzo y perseverancia. Por eso, en lugar de levantarse a jugar con sus carritos o disfrutar con sus amigos prefiere los novillos que ahora forman parte de su mundo. 

Pronto llegó la primera plaza como becerrista, a sus seis años en Silvia el 12 de octubre de 2002, en el Festival Taurino organizado por el cabildo indígena de este municipio. Allí logró sus primeros aplausos, y siguieron más presentaciones en ferias como las de Tacueyó, Silvia, Florida Valle, Timbío y en el sur de Nariño en lugares como Puerres, Linares y Panam, donde salió en hombros. Triunfó además en las ferias de Ecuador, iniciando en Tulcán, después en Tufiño y finalizando en Cayambé. 

“Cuando salgo en hombros me da mucha alegría porque estoy triunfando y así me da valor para ir a las otras corridas”, afirmó el niño torero. 

Constancia para triunfar 

El arte de la tauromaquia no es fácil y por tanto si se quiere triunfar es necesario compromiso, es así como 'los Guillermos', padre e hijo, inician sus entrenos a las 7:00 a.m. con calentamiento físico que realizan en las canchas de Santa Inés y en el Parque de Santa Catalina con trote y estiramiento. Esto va acompañado de una teoría en forma didáctica que le indica al niño tanto el vocabulario como la posición que debe tener frente al toro, el manejo de los terrenos, tener claras las normas para evitar acciones indebidas, etc. 

Guillermo siente profunda admiración por el torero colombiano César Rincón y conocerlo era su gran ilusión. Su padre hizo realidad este anhelo y para ello lo llevó a una Feria realizada en Quito donde se presentaba el reconocido 'matador'. Conocerlo no fue fácil, después de luchar para llegar a la parte de barrera lograron entregar a un 'monosabio' una foto donde el niño se encontraba en plena acción con un novillo; al recibir esta foto el torero alzó su mano para saludar al niño y a su padre y al terminar la corrida en la puerta de cuadrilla Guillermo pudo ver más de cerca a César Rincón quien lo felicitó y le deseó mucha suerte, motivándolo a continuar con esta profesión. 

“Siento alegría cuando entro a una plaza y la veo llena de gente, después cuando veo el becerro me dan como nervios pero cuando ya le pego los dos lances o uno, se me quitan y me da ganas de seguir adelante porque se que hay personas que me van a proteger, incluyendo papito Dios”expresó Guillermo. 

Propuestas para el 2005 

El pasado primero de enero el niño torero en unión con su padre visitaron la Plaza de Toros de Cañaveralejo y lograron hablar con el Gerente de la Plaza. Después de mostrarle las fotos de las presentaciones y de contarle la experiencia del pequeño, lograron que le dieran una beca para que ingresara con todo pago a la Escuela de Toreros de Cali . 

Con 'las puertas abiertas' en Cañaveralejo el pequeño Guillermo comenzará sus estudios en junio de este año, cuando termine los estudios de primaria que actualmente realiza. 

Su próxima presentación será en Cali, el domingo nueve de enero, en el espectáculo que presenta Superlandia internacional. 

El niño también toreará a finales del mes de febrero en un espectáculo realizado con niños en la Plaza de toros de Popayán. Por ahora están pendientes seis contratos más para torear en Ecuador y se están negociando dos en el Perú, que se realizarían también en febrero de este año.