EULALIA DE VALDENEBRO
Miércoles 4 de mayo, 2005
De: Mario Pachajoa Burbano
http://pachajoa.110mb.com/

Amigos:

El Tiempo se refiere al trabajo artístico de la notable obra de la payanesa
Eulalia De Valdenebro. Eulalia es hija del arquitecto Eladio De Valdenebro
y Clara de Valdenebro.

Eulalia ha abierto una exposición de parte de sus obras en Metapintura, que
se puede visitar hasta el 17 de mayo en siguiente dirección, en el Centro
Histórico de la ciudad de Bogotá:

Fundación Gilberto Alzate Avendaño
Calle 10 Nro.3-16 Bogotá
Teléfono: (1) 282 9491.
Horario: Lunes a Domingo
de 9:00 a.m. a 6:00 p.m.


Todos los amigos del Arte están invitados a admirar esta valiosa exposición.
Nuestras felicitaciones para Eulalia por su admirada obra y para sus padres.

Cordialmente,

***

Eulalia De Valdenebro presenta su último trabajo artístico en la
Fundación Gilberto Alzate Avendaño
Por: Rodrigo Campos López
Redactor de El Tiempo
Mayo 2 de 2005


Foto: El Tiempo
Mientras Eulalia vivía en Europa, durante las vacaciones trabajaba como jardinera. También hizo allá un curso de botánica.  De hecho, siempre ha sentido una atracción especial por el reino
vegetal. Por eso, a pesar de la aparente contradicción, no resulta raro que lo que más extraña de su vida en París sea el contacto con la naturaleza.

Ese contacto y esa relación cercana son evidentes en Metapintura, exposición de su obra que se puede visitar actualmente en la Fundación Gilberto Alzate Avendaño, en el centro histórico de Bogotá.

La muestra se podría dividir en dos partes: en la primera, el color, el espacio y las texturas que De Valdenebro logra provocan en el espectador una especie de angustia, la idea de no estar observando las piezas sino de ser parte de ellas. Esto se puede atribuir a su mirada 'háptica', en la que se genera un equilibrio entre la obra, lo que sale de ella, el espacio que ocupa y el observador.

Aquí, a pesar de usar técnicas heredadas del Barroco, las piezas asumen una posición contemporánea inconfundible.

En la segunda parte, en la que predominan el blanco y el negro, lo que atrapa es el manejo del espacio y del tiempo. No es de extrañar entonces que obras relacionadas con estas fueran con las que ilustró un artículo de Jorge Luis Borges en la más reciente revista Número.

En las dos partes, así como en el resto de su obra, la marca que deja su fascinación con las matas, las flores y las hojas se convierte, de una manera al tiempo evidente y sutil, en erotismo y en sensualidad.

Una pintora de verdad

A sus 26 años, lo que más impacta de Eulalia es su vocación y su actitud de pintora seria y madura. Incluso, por encima de la calidad de sus pinturas.

Sus cuadernos de notas, casi con más textos que bosquejos, dejan ver a una mujer preocupada por trascender el lienzo. "Parecen hijos de un pincel que se mueve con certeza autómata. Se evaporan desde afuera hacia adentro y queda la piedra intacta, lista para recibir nuevos signos. (...) Quiero que mis cuadros se evaporen..."

Como ella lo dice, "las pinturas son un residuo", son apenas un instante de un proceso más largo y que involucra más que óleos y acrílicos y lienzos.
            
***
     Si desea descontinuar el recibo de estos artículos de la Red payanesa por favor
informar a mariopb@comcast.net
e incluir "descontinuar" en la línea "Subject"
 
     To receive no further e-mails, from Red payanesa, please reply to
 mariopb@comcast.net
 with "unlist" in the Subject line.