CONDE PEDRO FELIPE VALENCIA Y CODALLOS 
Viernes 5 de octubre, 2001
De: Mario Pachajoa Burbano

Amigos payaneses:

Un día como hoy, 5 de octubre de 1816, Pedro Felipe Valencia y Codallos, Conde de Casa Valencia y Vizconde del Pontón, es fusilado en Santa Fe, por orden del General Pablo Morillo.

El Conde era hijo del primer Conde de Casa Valencia, Francisco de Valencia y Sáez del Potón, quien a los 21 años fue enviado a la Corte de Madrid por su padre Pedro Agustín de Valencia y Fernández del Castillo.

Pedro Felipe nació en Madrid en 1768. "Recibió una esmerada educación y vino de 37 años al Nuevo Reino a arreglar los intereses de su casa, relacionados con el destino de tesorero de la casa moneda de Popayán, destino amayorazgado en su familia, por haber sido uno de sus antepasados el fundador de aquel establecimiento."

"Llegó a Santa Fé poco después de la transformación política de 1810, y la aceptó sinceramente, renunciando con generosidad a la brillante posición que le daban su mérito personal y su título de la Corte de España para dar al país de sus padres independencia y libertad."

El Maestro Valencia tenía el escudo esculpido en mármol, de los blasones de Casa Valencia, roto por el Conde en Santa Fe, cuando abjuró de sus títulos y preeminencias.

La linea directa masculina de los Condes de la Casa Valencia quedó extinguida con la muerte de Pedro Felipe.

Pablo Morillo en su informe al Rey de España se expresó de Pedro Felipe en los siguientes términos: "A la entrada de las tropas francesas a España fue nombrado por el duque de Berg Secretario General de la Junta Suprema de Gobierno. El intruso rey José lo hizo Consejero de Estado en la Sección de Guerra, condecorándolo con la orden que intituló Real de España. En su séquito fue hasta Sevilla. Luego fue nombrado Comisario Regio de Córdoba; Coronel del segundo regimiento de españoles y jurados; después, Prefecto de Málaga. Concluida la guerra de España se hallaba en París, donde trabajaba ya en favor de los rebeldes de América y contra el rey y la nación, imprimiendo y publicando en aquella capital papeles subversivos, que después transmitió a este continente. Salió para Burdeos y se embarcó con destino a estos países, a sostener el gobierno republicano, en donde se naturalizó como ciudadano, renunció a sus títulos, y siguió con el mayor entusiasmo escribiendo porción de papeles y proclamas en las que injuriaba altamente la soberanía del rey y manifestaba el odio eterno que profesaba a todos los españoles, sin embargo que él había nacido en Madrid."

El Conde fue reducido a prisión por orden de Pablo Morillo, en 1816. Dirigió al General español enérgicas representaciones en que manifestaba la falta de autoridad de ese jefe para juzgar a un Grande de España, superior a él en categoría, y apelando ante sus pares; todas sus reclamaciones fueron desatendidas y fue condenado a muerte.

Marchó al patíbulo con la más grande serenidad; quiso arengar al pueblo, pero un redoble general de tambores ahogó su voz. Murió juntamente con Camilo Torres y José María Dávila.

Transcribimos la primera y la última estrofa de los triunfales sonetos del Maestro Guillermo Valencia en el centenario de su sacrificio:

¡Qué atrayente y soberbio! Su hidalguía
Fue la alta prez en el solar hispano;
Hasta las letras de la regia mano
Y aun mil dones obtuvo su valía.
.. .. .. .. .. .. ..

¡Vive los siglos!, pues tu gloria aúna
Las grandezas del alma soñadora,
Sublime desertor de la Fortuna!

Cordial saludo,