HENRY EDUARDO TUNUBALA
Sábado 3 de marzo, 2001
De: Mario Pachajoa Burbano

Amigos payaneses:


La foto de Cromos corresponde al "taita" Henry Eduardo Tunubalá, uno de los 21 personajes colombianos de 2000, que al decir de Cromos "es muy probable que usted no reconozca a la mayoría de ellos. Y esa es, precisamente su gran virtud. No mojan prensa, no salen en la tele, no pregonan sus logros. Pero son 21 personajes que desde sus distintos campos de acción y en los más diversos lugares del pais llevan a cabo una labor extraordinaria por Colombia. Cromos, refiriéndose a Henry EduardoTunubalá, dice lo siguiente:

""" .. Henry Eduardo Tunubalá "La paz no se construye solamente con levantar unas palomitas blancas sino con hechos". Conseguir a un ex gobernador por lo general no es fácil. Reuniones, almuerzos y compromisos son gajes del oficio cuando se ha ocupado un cargo importante. Henry Eduardo Tunubalá no es la excepción. Sale de su casa a las cuatro y media de la mañana y vuelve alrededor de las cinco. Pero el ex gobernador del pueblo guambiano, en Silvia (Cauca), sale a trabajar la tierra en su parcela. Siembra papa, cebolla, maíz, fríjol y zanahoria y los martes baja al pueblo a vender sus productos. Como cualquiera de los 17.000 guambianos que viven en el resguardo, el taita Henry vive hoy de la agricultura. Pero no era igual hace unos años. El cambio llegó gracias a él.

Hace un tiempo, cuando era quien dirigía los destinos de su pueblo, tuvo que poner la cara cuando, de acuerdo con todos los cabildos, decidió erradicar manualmente la amapola. Arriesgó hasta la vida por evitar que su gente siguiera en lo ilícito, cambiando sus valores y costumbres. Como buen evangélico, le preocupaba especialmente la pérdida de respeto entre ellos, el aumento de la infidelidad matrimonial y los vicios que pudieran adquirir los jóvenes de su comunidad. Afortunadamente su hija, del primer matrimonio del que quedó viudo, y sus cinco hijos del segundo matrimonio, siempre han sido muy apegados a él.

Pero no por ser hoy un guambiano común y corriente ha dejado de preocuparse por que su comunidad encuentre actividades alternativas al cultivo de la amapola. Hace poco donó una parcela que tenía frente a una quebrada para un proyecto piscícola del resguardo, que ya empezó a dar frutos. Este año los guambianos alcanzaron la meta: erradicaron el ciento por ciento de las matas. Poco a poco la gente ha ido rescatando sus viejas costumbres y para asegurarse de que así sea, el taita Henry trabaja en el Comité de Educación, en el equipo que está planeando la reforma educativa guambiana, pues hasta el momento, cuenta él, la educación ha sido impuesta y han ido perdiendo hasta su idioma guambiano. Con su generosa sonrisa y un brillo en los ojos que casi alcanza al de sus dientes, asegura que el asunto mejorará y los guambianos tendrán otro panorama. ... """

Cordial saludo,