EDMUNDO MOSQUERA TROYA
Viernes 29 de septiembre, 2000
De: Mario Pachajoa Burbano

Payaneses:

Edmundo Mosquera Troya, cuya vida trascurrió en servir a Popayán y llevar una existencia ejemplar, es el tema del siguiente artículo escrito por Yolanda Jimena Ramírez para El Liberal del 29 de septiembre.

""" ... Falleció Edmundo Mosquera
Por Yolanda Jimena Ramírez
El Liberal, 29 septiembre, 2000

La muerte lo arrebató ayer, de manera intempestiva de entre los "patojos", vistiendo de luto el corazón de quienes lo habían hecho parte de sus tradiciones más queridas, las de Semana Santa, pero también, muy seguramente, el de los cientos de amigos que durante más de tres décadas cultivó y que hoy, en distintos lugares del mundo, lo llorarán através de su música.

Edmundo Mosquera Troya fue durante 36 años el incansable gestor y cabeza visible del Festival de Música Religiosa de Popayán, uno de los eventos musicales de mayor importancia en su género a nivel internacional.

Estuvo casado con Stella Dupont, madre de sus hijos Juan Manuel y Ana Isabel Mosquera Dupont, testigos y actores también en esa empresa que nació antes que ellos. Stella es actualmente la Directora del Coro de Cámara de Popayán y Juan Manuel recibió hace tan sólo seis meses, de manos de su padre, la dirigencia del Festival.

Una historia de servicio

Edmundo nació en Popayán el 13 de junio de 1940, era hijo de Pedro Mosquera y Angelita Troya, ya fallecidos.

Le sobreviven además de sus hijos, sus hermanas Yolanda y Gloria Mosquera y sus sobrinos.

Estudió gran parte de su bachillerato en el Seminario Mayor de Popayán, pero se graduó en el colegio Champagnat. Abogado de la Universidad del Cauca, Edmundo Mosquera Troya tuvo una amplia trayectoria en la vida pública, paralela a su gestión en favor de la cultura. Fue Secretario General de la Universidad del Cauca, Gerente de Caucatur, Gerente de Seguros Bolívar, Secretario General de la Alcaldía de Popayán y Alcalde encargado; se desempeñó en repetidas oportunidades como Juez de la República y durante los últimos años fue Asesor de Relaciones Internacionales de Colcultura. Labores estas que compartió año a año con su dedicación al Festival, un sueño que gestó junto a sus amigos, Alvaro Thomas, José Tomás Illera y Ricardo León Rodríguez, cuando corría el año de 1964. Desde entonces, año a año, los antiquísimos templos de la ciudad y la Arcada del Puente del Humilladero, se llenaron de bellísimas interpretaciones musicales. Tres años después, tuvo la grata satisfacción de asistir al nacimiento del Coro de Cámara de Popayán, que con el tiempo se convertiría en la mejor agrupación coral en toda Colombia.

Siempre existió a su lado, un grupo de idealistas payaneses que junto a Mosquera Troya y contrarios a las afugias económicas que en cada edición vivía el evento, lo sacaban siempre adelante. Todos conocían la capacidad de trabajo y entrega de este hombre, que vivió para sus hijos y para el Festival, una empresa que muy seguramente perdurará como testigo de ese hombre amable, querido y respetado por todos, que no dejará de faltar año a año cuando por los corredores del municipal, en sus palcos, en la Arcada de la Herrería o revoloteando por los hoteles de su amada Popayán, no vuelvan más a verlo. Paz en su tumba. ... """

Cordial saludo,