LA TOMA DE POPAYÁN POR CALZADA 
De: Mario Pachajoa Burbano

Un día como hoy, 24 de enero de 1820, una vez más, el ejército realista, esta vez comandado por Sebastián de la Calzada, se tomó a Popayán con un ejército de 3 mil hombres y los patriotas tenían para enfrentarlos, un batallón de 600 hombres, de los cuales solo alcanzaron a salvarse, a pesar de su arrojo, unos cinco oficiales y un poco más de 100 soldados.

El asalto sorpresivo se realizó a la cinco de la mañana. Los excesos cometidos por los realistas fueron espantosos. El teniente coronel realista Basilio García (símbolo de crueldad y saña), no dejó con vida a los heridos que encontró a su paso, ni a los prisioneros que hizo. Además procedieron a saquear los almacenes y algunas casas principales. Los prisioneros que los llevaban a donde García, éste ordenaba decapitarlos en su presencia.

De las 22 veces que Popayán fue ocupada militarmente en la Lucha Magna, esta quizá es la más sangrienta y espantosa.

El gobierno realista permaneció en la ciudad hasta el 14 de julio de 1820, que hizo entrada triunfal el jefe patriota general Manuel Valdés, vencedor en Pitayó.

Calzada acompañó a Morillo en la toma de Cartagena, venció a los patriotas en varias batallas, entró a Santa Fe como segundo jefe del Ejército Pacificador.

Calzada, después de su retirada de Popayán, fue destituido y apresado en Pasto por el Presidente de Quito, Melchor de Aymerich, y desterrado a Cuenca.

Calzada cerró la serie de gobernantes españoles que por tres centurias ejercieron el mando en Popayán.