TOBAR Y SERRATE
Domingo 10 de septiembre, 2000
De: Mario Pachajoa Burbano:

EL DOCTOR MIGUEL TOBAR Y SERRATE UN ILUSTRE DESCONOCIDO
Por. Oscar Tobar Gómez.

Natural de la antigua Villa de Tocaima, aunque de ascendientes procedentes de la ciudad de Muzo, hijo de nobles padres descendientes de los fundadores de ella, empezó desde muy niño sus estudios en el Colegio del Rosario de Santa Fe de Bogota, en el que recibió el título de Colegial Formal en 1799.

En 1.809 después de haber regentado las cátedras de Latinidad, Filosofía y Derecho civil, se recibió de Abogado en la Real Audiencia de la misma capital de la Nueva Granada.

En 1.811 fue Diputado al Colegio Electoral y miembro de la Comisión que redacto La Constitución de Cundinamarca,

En 1.812 el Presidente Antonio Nariño le nombra Auditor de Guerra y marcha con la expedición que fue derrotada en Ventaquemada, decidido patriota continuo militando bajo las ordenes del General Nariño, desempeñando cargos de orden militar, pero más que todo como asesor político e intelectual del Estado Mayor del Precursor.

En 1.816 sufrió la persecución del dictador Morillo, fue encarcelado y condenado a muerte, posteriormente a beneficio de empeños se le conmuto la pena por la del servicio militar, siendo degradado a soldado bajo las banderas del régimen español, finalmente fue rescatado por dinero con la intermediación del mismo Antonio Nariño y su familia, quien valoraba en gran manera las prendas intelectuales y morales del Doctor Tobar.

En 1.819 el Libertador Simón Bolívar conociendo las calidades del Doctor Tobar como Jurista, luego que entró en la capital y organizó el gobierno, le nombra en un cargo de especial responsabilidad dadas las condiciones políticas del momento, Fiscal de lo Civil y del Crimen, cargo en el que el Doctor Tobar demuestra su sabiduría en el derecho y su probidad e imparcialidad en la administración de la justicia, tanto así, que el mismo General Bolívar lo promueve con honores a Magistrado, con especiales funciones en los juicios de responsabilidad militar.

Fue Diputado a dos Congresos Constituyentes, al de 1.821 y al de 1.830 y lo fue en varios otros de la Nueva Granada y Colombia.

En la Nueva Granada fue Fiscal de la Alta corte de Justicia y Delegado de la Presidencia como Miembro Plenipotenciario ante la Dirección General de Estudios Jurídicos.

Después del Congreso de Cúcuta y en virtud de la ley del 12 de octubre que organizó el poder judicial, fue nombrado Primer Ministro de la Corte Superior del Centro.

En tiempos de Colombia estuvo desempeñando las cátedras de derecho civil e internacional en el Colegio del Rosario.

Todos estos servicios los presto el Doctor Tobar sin interrupción, hasta 1.846, en que se le dio la jubilación con el sentimiento de la patria agradecida por una labor intelectual como pocas y honrado por las más altas autoridades de la nación.

“Como hombre de letras, difícilmente se encontrara en nuestro país otro en quien se hayan reunido tantos y tan sólidos conocimientos” dice Don José Manuel Groot en la Historia Eclesiástica y Civil de la Nueva Granada al referirse a la biografía del Doctor Miguel Tobar.

Ninguno le igualo en su tiempo en los conocimientos de la lengua latina.

Los poetas latinos en su lengua original hacían su encanto, todos, aun los más raros le eran conocidos, a Virgilio se lo sabia en gran parte de memoria, la afición por la literatura latina le condujo al estudio del griego hasta poder leer en sus originales los clásicos.

En la literatura española sus conocimientos eran completos, además los tenia en la literatura francesa cuya lengua hablaba y escribía con fluidez. Igualmente que la lengua italiana, traducía el inglés y el portugués.

Había hecho estudios particulares de las ciencias físicas y matemáticas, de la historia natural y de la química. Tenia especiales conocimientos en astronomía, mecánica y arquitectura y en historia natural la botánica era su especialidad.

Fue de los últimos individuos asociados al famoso Instituto Botánico y colega del Doctor Benedicto Domínguez, gloria de la historia natural y la botánica en nuestro país.

No se escaparon al genio estudioso del Doctor Tobar las bellas artes.Como literato escribió poesía con arte y fecundidad, sin embargo jamás dada su modestia quiso que fueran publicadas. Conocía perfectamente el sistema musical y ejecutaba el violín y la guitarra con maestría. Amaba la pintura y sé regia por los principios científicos físicos y matemáticos para la ejecución de la misma, aunque nunca fue un destacado pintor, conocía la historia de la pintura como un maestro, tenia en fin, todos los conocimientos y sensibilidad para ser un buen artista.

Como filósofo moralista, el Doctor Tobar era hombre de gran profundidad, por los extensos conocimientos que había hecho de los filósofos antiguos y modernos. Era versadísimo en historia sagrada y en historia general y de cuantos autores leía, filósofos, políticos, historiadores y viajeros, tomaba apuntes que dejo en varios cuadernos con anotaciones personales de gran valor literario y científico. Había estudiado teología, derecho canónico y los escritos de los padres de la iglesia.

Como jurista el Doctor Tobar fue le primero de su época, versado a profundidad en derecho civil romano, derecho español y derecho constitucional patrio, fue el asesor obligado de los más grandes abogados y altos magistrados de la Republica.

Tantas dotes de sabiduría estaban sustentadas por una probidad a toda prueba, nunca dijo una mentira ni en chanza, fue tan recto, tan incontrastable que se le habría insultado al querer inclinarle a algún partido por medio del empeño o interés, por ello fue apolítico y solo era partidario de la verdad, como lo afirman sus biógrafos y quienes de el escribieron por conocimiento directo, como lo hace el señor Groot en su Historia de la Nueva granada.

Don José Manuel Groot el brillante autor de la Historia Eclesiástica y Civil de la Nueva Granada, fue el alumno de adopción del Doctor Tobar, las estrechas relaciones que se establecieron entre el señor Groot y el señor Tobar se deben a que él último fue el suegro político del primero y este, le cobro cariño de padre a hijo, tan estrechas relaciones proporcionaron a Groot un padre afectuoso, un sabio maestro y un prudente guía, puso Tobar a Groot en el camino de los buenos estudios, abrió sus ojos sobre campos desconocidos, le revelo la relación entre el mundo de la materia y el mundo sobrenatural y le preparo en suma para la obra que el destino le tenia destinada. Fue padre, maestro, amigo y mentor. El señor Groot con gratitud natural, hace durante su extensa obra frecuentes alusiones a su maestro, denotando el orgullo de haber poseído su amistad y estimación y por haber tenido la fortuna de tratar a un hombre de la talla intelectual del señor Tobar, eminente en virtud y ciencia, de una erudición vastísima, especialmente como jurisconsulto, y de amenísimo ingenio que por largos años sazonó con sus sales y popularizadas parábolas, las mas graves discusiones parlamentarias.

Los intereses de fortuna nunca le llamaron la atención al Doctor Tobar y antes fue abandonado en este punto. No hay más que decir que, siendo dueño de las Minas de Esmeraldas de Muzo por parte de sus abuelos, las tuvo abandonadas y cuando el gobierno en 1.823 emplazo a los que tuvieren derecho a ellas a presentar sus títulos, perdiéndolo los que no lo hicieran, el Doctor Tobar perdió el suyo por no haberlo presentado dentro del tiempo fijado por los edictos del gobierno.

El cuarto abuelo del señor Tobar fue el Maestre de Campo, General, Don. Francisco Rodríguez Prieto de Tobar y Alvarado, Alférez Real de Muzo, Encomendero de Mencipá e Icota y propietario en 1.643 de las Minas de Esmeraldas de Itoco . En 1.660 envió a los reyes de España un famoso aderezo de esmeraldas de Muzo, con motivo del nacimiento de su alteza real el príncipe Felipe Prospero, y en retorno le fue otorgado un titulo de nobleza sobre los que tenia por sus ascendientes, agregado a un Habito de Caballero de la Orden Militar de Santiago.

Don Francisco Rodríguez Prieto de Tobar y Alvarado fue el padre del Capitán y Sargento Mayor de Milicias reales Martín Prieto de Tobar y Guzmán Flores, Regidor Perpetuo de Popayán y tronco de una de las familias que realizo muchas obras pías y de beneficencia para la ciudad, tales como la iniciación del primer hospital de la ciudad junto con el resto de cabildantes de la época en 1.723, la donación del reloj de bronce que adorna el frontis de la torre de la plaza central de la misma en 1.737, la restauración del templo de San José después del terremoto de 1.736, la donación del primer hospicio para pobres vergonzantes en 1.773, la donación de una capellania para la realización de la fundación de la fiesta del patriarca San José y la colocación de corona imperial para el santo en 1.779, la donación de 20.000 pesos para la fundación de un refugio para indigentes en el mismo año 1.779 y muchas otras obras más. De los 11 hijos habidos del matrimonio de Don Martín Prieto de Tobar con Doña Juana de Arboleda y Salazar 5 fueron sacerdotes.

Continuando con la vida y obra del distinguido Doctor Miguel Tobar bástenos decir que su gran moderación y su genio naturalmente corto y abstraído de toda sociedad y su infinita modestia, no permitieron que las obras y hechos de este gran colombiano se publicaran como debió haber ocurrido.

Murió este ilustre ciudadano el día 3 de abril de 1.861 a la edad de setenta y cinco años, dejando por herencia a su esposa e hijos el ejemplo de sus virtudes y en nuestra Republica literaria un vació inmenso como bien lo pregona el señor Groot en su biografía.

Su hija Doña Blasina Tobar, casó con el distinguido ciudadano, literato poeta y filosofo, José Eusebio Caro, quienes fueron los padres de una de las glorias de la literatura nacional y universal El Presidente de la República, Miguel Antonio Caro Tobar.

Aquí yace la difunta Colombia,/ que dio en el tema/ De adoptar tanto sistema /Que al fin se quedó consunta

Cayó en manos de una junta/ De aprendices de Solón/ Que por mera imitación/ Le aplicaron la leyenda;

Say la dejo sin hacienda,/ Bentham sin legislación.

Miguel Tobar y Serrate.

OSCAR TOBAR GOMEZ.

BIBLIOGRAFÍA. Historia Eclesiástica y Civil de la Nueva Granada. José Manuel Groot.1.887. Miguel Antonio Caro Tobar. Vida Y Obra. Caro y Cuervo. 1.968. Genealogías del Nuevo Reino de Granada. Juan Flores de Ocariz. 1.674. Apuntes Genealógicos. Oscar Tobar Gómez. 1.992.