TERREMOTO DE 1983
Sábado 31 de marzo, 2001
De: Mario Pachajoa Burbano

Amigos payaneses:

Un día como hoy, 31 de marzo de 1983, un terremoto de 18 segundos sacudió a Popayán, cambiando la vida de los habitantes de la ciudad. Hoy, 18 años después, las invasiones, desempleo y lucha social quedan como secuelas de esa hecatombe. Transcribimos uno de los varios artículos de El Liberal sobre el tema.

""" ... El Liberal 31 de marzo de 2001

El 31 de marzo de 1983, Jueves Santo, cambió la historia de Popayán, un terremoto sacudió la región destruyendo la tradicional Ciudad Blanca.

Desde la Catedral Basílica Nuestra Señora de la Asunción, pasando por los Templos del centro histórico, las edificaciones oficiales como Alcaldía y gobernación, la Universidad del Cauca, las antiguas casonas hasta los barrios de la ciudad quedaron prácticamente destruidos como consecuencia del sismo.

La capital caucana se llenó de muerte y dolor. Sin embargo, más allá de la tragedia, surgió el fenómeno de las invasiones, allí comenzó el "terremoto social" que , de una u otra manera, cambió el devenir de la región.

Cientos de familias provenientes de todos los municipios del departamento y hasta del Valle y Huila llegaron en busca de una oportunidad. Esta fue la ocasión precisa para que una inmensa población hiciera realidad el sueño de tener una casa propia, sin embargo, el proceso no fue fácil y trajo consigo tanto problemas como beneficios.

En busca de un sueño

Hoy, 18 años después del terremoto, María Rosario Muñoz recuerda que junto a su esposo y dos hijos decidieron dejar su pueblo y desplazarse hasta Popayán en búsqueda de nuevas opciones de vida.

Con mucho esfuerzo, con guaduas, plásticos y cartones "armaron" una improvisada vivienda y se sumaron al numeroso grupo que llegó para invadir terrenos. En el sitio, hoy conocido como el barrio 31 de Marzo, se instalaron y resistieron a las circunstancias, " no había servicios públicos, nos tocaba pelear porque nos decían que nos iban a sacar, tuvimos mucho miedo pero tuvimos que aguantarnos. Tiempo después nos ayudó el Inurbe, compramos el terreno, y hoy somos legales y tenemos casa propia", afirma María Rosario. Para Gloria Esperanza Valencia, el terremoto generó mucha tristeza pero para ellos fue una oportunidad de Dios que les permitió construir una nueva vida, tener vivienda y trabajar por un futuro. Por su parte, Erasmo Muñoz, un anciano que vivió todo el proceso de invasión y creación del barrio, afirma de manera categórica que "ojalá volviera a temblar, porque es la única manera de que los pobres consigan tierra y puedan levantar su casa". Según Erasmo, "la tierra es para el bien de todos y como el pobre no tiene con qué comprarla, tiene que lucharla".

31 de Marzo

Los 18 años de fundación del barrio 31 de Marzo no pueden pasar desapercibidos, por eso, la comunidad ha organizado una variada programación que incluye una eucaristía, actos culturales y eventos deportivos que se llevarán a cabo hoy durante todo el día. Para Francisco Majé, líder comunitario, lo más importante de resaltar en este proceso es la fuerza de la organización social.

Con más de 600 familias, el barrio 31 de Marzo se ha consolidado como uno de los más grandes de la zona. En total 42 barrios y más de 40 mil habitantes conforman la comuna. Lo que comenzó como una invasión es actualmente un barrio que cuenta con el 80% de sus calles pavimentadas, puesto de salud, escuela diurna y nocturna, casas bien construidas y todos los servicios públicos.

Para Majé, el proceso ha sido una verdadera "lucha social" que hoy muestra sus frutos. Sin embargo, también hay problemas como la drogadicción, las pandillas juveniles y la delincuencia que atentan contra la tranquilidad de la comunidad.

Esta población pide hoy más atención gubernamental y verdadera inversión para generar justicia y beneficio social. ... """