TERESA MOSQUERA VELASCO
Jueves 24 de agosto, 2000
De: Mario Pachajoa Burbano

Payaneses ilustres:

Teresa Mosquera Velasco realizó en Popayán una vida ejemplar llena de caridad, amor y amistad. Amalita Grueso de Salazar y el que escribe estas lineas le envian a su familia sus sentimientos de condolencia. Lucy Valencia de Méndez escribió la siguiente nota sobre ella, que publica El Liberal:

Teresa de Popayán
Por Lucy Valencia de Méndez
El Liberal, 24 de agosto, 2000

Colmada de merecimientos y orlada de luz, emprendió viaje hacia la eternidad Teresita Mosquera Velasco. Su partida llenó de lágrimas muchos ojos, en especial los de aquellos seres a quienes siempre les tendió la mano y a las personas que durante varios años colaboramos con ella, en sus obras sociales o cívicas, poniendo nuestro pequeño granito de arena, nos queda un gran vacío en el corazón.

Fundadora de Centros de Enseñanza como la Escuela Pío XII, en el Barrio El Cadillal, La Niña María, que ya cuenta con bachillerato y que actualmente funciona en San Camilo y Cofundadora con Marinita Otero, del Centro de María Inmaculada, donde Teresita pasó los mejores años de su vida. Esta institución llegó a ser como su segundo hogar.También fue fundadora de la Unión de Voluntarios del Cauca, (Univolca) de la que Teresita fue presidenta en varias ocasiones. Amante del teatro fundó con varios profesores el Festival Intercolegiado de Teatro, el cual se realiza todos los años en Popayán en el mes de mayo.

También fue cofundadora con Felipe Chaves del grupo de música y danzas que ganara premio en el famoso festival de música autóctona que se celebra todos los años en Ginebra (Valle) el Mono Núñez. Fundadora en sus últimos años del grupo musical "Hilos de Plata", en el que tomaban parte personas de la tercera edad, integrantes del "Centro Día", otra de sus fundaciones, que sería como un paliativo para la soledad en la que viven muchos ancianos. En el barrio El Lago, Teresita de Popayán, organizó un restaurante escolar, para ochenta niños pobres, el cual últimamente vio mermado este grupo de niños, por las difíciles condiciones actuales.

El Voluntariado de "Amor a Popaya'n" que conformó Teresita después del terremoto de 1983, prestó su valiosa colaboración en las diferentes campañas cívicas que realizaron los alcaldes que fueron elegidos después de este triste acontecimiento. También prestó colaboración catequizando y preparando niños para la Primera Comunión.

Creadora del grupo de las Marthas, empleadas del servicio doméstico, quienes enseñaban a valorar su trabajo y otras virtudes propias de su oficio.

En cuanto a su personalidad, Teresita era una mujer alegre y optimista, incansable en el trabajo, en las reuniones que hacíamos, le gustaba recitar versos, los que declamaba con muy buena voz y excelente memoria y gozaba haciéndonos reír con disparatados discursos que había aprendido. Seres excepcionales como Teresa de Popayán, no son comunes de encontrar en los tiempos actuales. La envidia, la falsedad y el deseo de figurar eran ajenos a esta mujer.

Por eso al evocar su memoria, queremos rendir un tributo a quien tanto amó a su ciudad y a sus gentes y dio lo mejor de sí para tratar de aliviar tantas necesidades, con la fé firme que siempre la acompañó. Sin ella la comarca y sus gentes han quedado sumidos en una gran orfandad.

No obstante esta ciudad reconoce y valora su gran labor, prueba de ello fue la asistencia masiva a su sepelio en donde se congregaron gentes de todos los estratos sociales, para rendirle el último tributo a esta mujer que brilló con luz propia sin pretenderlo y cuyas obras no se han ido con ella, han quedado para la posteridad. Para sus hermanos y sobrinos nuestra sentida voz de condolencia, Descansa en paz, Teresa de Popayán.

Cordial saludo,