SIMON CHAUX
1859-1923
Por: Guillermo Alberto González Mosquera
De: Mario Pachajoa Burbano

Personaje polifacético, es una de las personalidades más atrayentes de su tiempo, tanto por la profundidad de su pensamiento como por lo agitado de su vida. Revolucionario, librepensador, periodista con numerosas publicaciones tanto en Colombia como en el extranjero, educador, historiador, político y filósofo. Tal vez por su compleja personalidad y por su pensamiento contestatario, difícilmente se puede encontrar alguien que como Chaux lograra despertar simultáneamente tantas simpatías como antagonismos.

Cuando regresó al país luego del Congreso Mundial de Librepensadores, reunido en 1892 en Madrid, fue excomulgado por la Jerarquía Eclesiástica por haber redactado un manifiesto que firmaron varios caucanos y que a la luz de nuestros tiempos modernos aparecería como un documento inocuo. El documento reflejaba una tendencia heterodoxa, por fuera de los lineamientos de la doctrina cristiana de la época.

Chaux se había educado, sin embargo, en el Real Colegio Seminario de Popayán con la idea de ser sacerdote. La vida lo llevaría por otros caminos. Como guerrero participó activamente en la Revolución de 1876 y ya en 1889, durante la contienda de los Mil Días, lo encontramos como Jefe Civil y Militar en Tumaco y posteriormente, al iniciarse el nuevo siglo, como Jefe de la División de Artillería del Ejército Liberal que comandaba Benjamín Herrera. En esta época fue herido en combate en el Istmo. Al instalarse luego en Bogotá, fue uno de los fundadores de la Universidad Libre, junto con el mismo Herrera. En la actividad periodística fue director y fundador del semanario liberal "El Patriota" en la capital de la república y colaboró periódicamente para la revista americana "El Progreso". Era miembro de número de la Academia de Historia y de la Academia de Jurisprudencia.

Al final de una vida agitada, retornó a Popayán, su ciudad natal, y se dedicó al ejercicio de su profesión como Magistrado. Murió en la tradicional hacienda de Chuni, de propiedad de la familia Chaux, en las inmediaciones de Popayán, a los sesenta y cuatro años de edad.