HERMANDADES Y COFRADIAS
Lunes 1 de marzo 1999
De: Mario Pachajoa Burbano

Payaneses ilustres:

ACTO II

Las Hermandades y Cofradías de Sevilla dieron origen a la Semana Santa. Aquellas empezaron a aparecer en los siglos 14 y 15. Estas Hermandades han crecido en número con el tiempo. Sevilla tiene 58 Cofradías con más de 130.000 hermanos inscritos y 45.000 nazarenos que en Semana Santa sacan a la calle 116 pasos.

La Cofradía es una organización jerárquica y, tradicionalmente, ha estado reservada para los hombres, aunque las hay que admiten mujeres. Las Cofradías constituyen un elemento esencial de la organización social sevillana: pues no solo organizan procesiones, sino también actos de culto, ayuda a los necesitados, sostienen escuelas, hospitales, servicios médicos gratuitos y jurídicos, etc., etc., durante todo el año.

Las Cofradías tienen nombres largos y difíciles de recordar: "Pontificia, Real, Ilustre Hermandad Sacramental de Nuestro Padre Jesús de las Penas y María Santísima de la Estrella, Triunfo del Santo Lignum Crucis, San Francisco de Paula y Santa Rufina". La anterior, es el nombre de ¡U N A Hermandad! Por ello, los sevillanos usan, en la práctica, apelativos más fáciles de recordar: Borriquita, Los Gitanos, La Amargura, etc., etc.

Las más antiguas que aún subsisten son: La del Silencio fundada el 14 de marzo de 1340, La Vera Cruz en 1448; Los Negritos de principios del siglo 15; El Gran Poder 1431; La Esperanza de Triana 1418.

Los diferentes gremios y grupos crearon las Hermandades y Cofradías. La Hermandad de San Lorenzo es la Hemandad originada por la nobleza sevillana. La Esperanza de Triana por la confluencia de los ceramistas, pescadores y navegantes. Las Cigarreras por la Fábrica de Tabacos.

Cada Cofradía organiza su procesión. Lo normal es que cada Cofradía saque dos pasos: el primero es un Cristo, llamado "misterio" que es una escena de la pasión; en ocasiones junto con algunos otros personajes y el segundo una Virgen, llamado "palio", siempre llorosa y bajo palio y en ciertos pasos acompañada por San Juan.

La procesión sale desde la iglesia o capilla en la que reside la Cofradía respectiva, hacia la Plaza de la Campana en donde se inicia la procesión propiamente dicha. Desde este lugar y mediante un horario obligatorio, continúa por la calle de las Sierpes, toma la Avenida Constitución y desde ésta penetra a la Catedral. Después de recorrer sus naves, sale por la Plaza de la Virgen de los Reyes, desde donde los pasos regresan a su origen, con un recorrido diferente al inicial. Desde la Plaza de la Campana a la Catedral hay una longitud aproximada de 650 metros (723 yardas). La duración de la procesión, desde que sale y hasta que regresa a su sede, es de 4 a 14 horas. Dependiendo de la distancia y el peso del paso.

Cada procesión está encabezada por la "Cruz de Guía" (cruz alta), la gran mayoría de alto valor real y artístico. Inmediatamente detrás van los nazarenos precediendo al "Senatus", estandarte de origen imperial romano y relacionado con el sueño del Emperador Constantino en el año 312. Luego, más nazarenos y los "diputados de tramos" encargados del orden, marcación de tiempos y pausas y mantenimiento de viva la llama de los cirios de los pasos.

Sigue el Secretario de la Hermandad que porta "El Libro de las Reglas", generalmente de muy alto valor artístico y riqueza y con la vara de plata en señal de autoridad.

Después las "banderas", negra con cruz roja para el Cristo y blanca con cruz azul para la Virgen y el "Estandarte" que es el símbolo de cada Hermandad, con su escudo y título.

Los penitentes, nazarenos que portan una cruz a cuestas, cuyo peso y tamaño dependen de la piedad, resistencia o mortificación que quieran darle cada uno, siguen a los anteriores.

Luego vienen los pasos de la Hermandad y, generalmente, una banda que toca marchas procesionales.

En la siguiente nota, Acto III, se hará mención a lo más notable de los famosos e impresionantes pasos de la Semana Santa de Sevilla. Con el Acto III terminaremos lo relacionado a la Semana Santa en Sevilla.

Cordial saludo,