SALUD SUBSIDIADA
Jueves 11 de mayo, 2000
De: Mario Pachajoa Burbano

 Payaneses Ilustres:

Hoy transcribimos parte de un interesante artículo sobre la salud subsidiada en el Cauca, tema que desconocemos gran parte de los payaneses que nos encontramos fuera del pais.

Cordial saludo,

CAUCA, REGION PILOTO EN SALUD SUBSIDIADA
Por: Luis Jesús Flórez N.
El Liberal, 10 de mayo, 2000


El Cauca es a nivel nacional el departamento que mayores beneficios ha recibido por parte del sistema subsidiado de salud, que se creó con la entrada en vigencia de la Ley 100 de 1993. En la actualidad, el sistema agrupa a una población de 425.000 usuarios (115.000 son población indígena), los cuales son atendidos por 17 empresas solidarias que existen en el departamento.

En la actualidad, la región es modelo a nivel nacional en esta modalidad de cubrimiento, y los recursos girados por el Gobierno Nacional han sido manejados con eficiencia. Igualmente, en los cinco años que lleva de operación el régimen, el Estado colombiano ha invertido 40 billones 800 mil millones de pesos. Para hablar sobre el tema de salud subsidiada, El Liberal dialogó con Eduardo Rincón Herrera, ex Funcionario y Asesor del Ministerio del Trabajo en el tema de la seguridad social. ¿Con la promulgación de la Ley 100 de 1993, qué ha ganado el país? Se pasó de una visión restringida del aseguramiento, a una de tipo ampliamente universal.

 Antes se tenía una medicina prepagada y el servicio que prestaba de manera exclusiva el Seguro Social. Ahora se rompió ese monopolio y las compañías de medicina prepagada en su mayoría se transformaron en Empresas Promotoras de Salud (EPS), que están obligadas a prestar un conjunto de servicios denominados Plan Obligatorio de Salud. Esto traduce, que no es la empresa la que a través de un contrato que suscribe con su afiliado, le presta las atenciones que a bien tenga, sino que es la misma norma, por medio del Consejo Nacional de Seguridad Social en Salud la que le obliga a atender unos riesgos mínimos o contingencias en materia de salud.

En cuanto a quebrar el monopolio que tenía el Seguro Social, eso implica que la entidad se ha visto obligada a convertirse en una institución más competitiva, porque tiene en frente a un grupo de instituciones que ofrecen al mercado los mismos servicios y que deben observar una mínima garantía de la calidad de los servicios. Se creó también dentro de la Ley 100, un marco social de suma trascendencia que es el régimen subsidiado de salud. ¿Cómo se encontraba la cobertura de pacientes antes de la promulgación de la Ley 100? La cobertura antes de 1993 no alcanzaba al tres por ciento de la población colombiana. Hoy con la entrada en vigencia de la norma de seguridad social, se estima que existe una población atendida de 18 millones de personas, 10 en el régimen contributivo y 8 en el sistema subsidiado de salud, de un total de población de 40 millones. ¿La entrada en vigencia de la Ley 100 de 1993 ha ayudado al mejoramiento de la calidad? Mucho.

La población no solamente puede escoger la entidad promotora de salud a la cual se afilia, sino que puede elegir la institución prestadora de salud que tenga contratada cada empresa. Eso ha hecho posible que se haya presentado una competencia sana entre entidades administradoras de la UPC y las entidades prestadoras ya directamente de los servicios. Además hay una legislación que está comenzando a abrirse paso, que es la del Sistema de Garantías de la Calidad, a través de la cual las empresas obligatoriamente deben prepararse y cumplir unas cuotas mínimas de calidad de la prestación de los servicios de salud. ¿Todos los grupos étnicos han tenido la posibilidad de gozar de los beneficios del sistema subsidiado de salud? Hoy por hoy, todos los grupos étnicos en el país han logrado entrar a gozar de los servicios de salud.

Todos tienen un plan obligatorio de salud que está garantizado y hay una Superintendencia Nacional de Salud y unas Direcciones Departamentales de Salud, que tienen el control y la vigilancia de todas las entidades prestadoras de servicios en el ramo. ¿Va a tener la Ley 100 una reforma de fondo? Esas reformas van a tener cambios sustanciales en los dos tópicos que maneja, uno en el de pensiones y otro en el de atención de salud. ¿En pensiones cuáles van a ser los cambios? El país necesita tener un régimen de pensiones que esté más acorde con las posibilidades económicas del país. Por ejemplo, desde 20 salarios mínimo, que es lo que tiene derecho como tope máximo de una persona para pensionarse, en los países desarrollados del mundo una pensión con un tope de esos, que equivale en dinero a $5.300.000 de hoy, es muy onerosa para que un sistema de salud la pueda sustentar.

Universalmente hablando, lo máximo que un país tolera en beneficios personales para sus afiliados, son pensiones de máximo ocho salarios mínimos. ¿Lo anterior quiere decir que existe un desface con el resto del mundo? En Colombia estamos desfasados en un 150 por ciento adicional en la categoría del nivel social. En un sistema pensional que se crea equilibrado, el máximo porcentaje que se debe liquidar para pensión es de un 50 por ciento sobre cada salario mínimo. O sea, que en el país se está un 35 por ciento por encima de la norma universal. ¿Con respecto a la prestación de servicios, qué cambios se tienen que realizar? En este aspecto, las cotizaciones deben adecuarse a los costos reales de atención de pacientes. Habría que pensar por el lado del régimen contributivo en racionalizar un poco más las atenciones dentro del Plan Obligatorio de Salud, es decir, que solamente ese tipo de medicina que está en el plan contributivo, sea para realmente enfermedades que vayan a debilitar económicamente el grupo familia, es decir, para las enfermedades llamadas catastróficas.

 Los costos menores de las atenciones de los pacientes, los pueda cancelar cada uno de su propio pecunio, algo así como lo que existió hace mucho tiempo, que era el médico familiar que uno tenía y los medicamentos que se consuman, pero para los casos menores. ¿Qué clase de cambios podría sufrir el régimen subsidiado? Se deben pensar en situarle al sistema unas cuotas moderadoras o copagos, para que a la gente que no le vale ir al médico, no haga un abuso del servicio. Para citar un ejemplo, en una UPC como la del régimen subsidiado que vale $142.500 anuales (representa cerca de $12.000 mensuales), hay personas que van al médico normalmente al año dos veces y medio.

Ese promedio, a un costo de consulta de $8.000, se tendría que en sólo medicina preventiva de ese paciente, el sistema gasta un promedio de $20.000. o sea, que prácticamente se está afectando con esa sola frecuencia en $20.000 esa UPC. Si a eso se agrega que hay gente que va al médico tres veces en el mes, el déficit va a ser mayor. Los $142.000 que se pagan por la UPC no se pueden aumentar, por los problemas fiscales que en este momento atraviesa el país. ¿Con respecto al resto del país, cómo se encuentra el Cauca en materia del régimen subsidiado de salud? Es exitoso.

En el departamento se ha dado una afiliación progresiva e importante y el cubrimiento llega a un 40 por ciento de la población. Aquí se incluyen 115.000 personas de las comunidades indígenas. Se estima que existen en el Cauca un total de 425.000 afiliados y es uno de los mayores departamentos con cubrimientos en Colombia. Además, en la región existen 17 empresas que se dedican a cubrir la atención en salud de este grupo de personas. Además, el departamento cuenta con una asociación regional que es la que lidera las asociaciones solidarias en salud que se llama Escol, donde se presenta una muy buena orientación tanto a las empresas asociadas, así como a las comunidades.