GILBERTO SAA NAVIA
Martes 29 de octubre, 2002
De: Mario Pachajoa Burbano

Amigos payaneses:

Gilberto Saa Navia recibió la "Medalla Espíritu Santo Potes" en el Auditorio de la CVC de Cali, al celebrarse los 59avos años de fundada la Asociación de Ingenieros del Valle. En agradecimiento a este reconocimiento, Gilberto pronunció las palabras que se reproducen en esta nota. Nuestras efusivas felicitaciones para Gilberto por sus exitosos logros en la ingeniería colombiana.

""" ... Asociación de Ingenieros del Valle.
Celebración de los 59 años de fundación
. Imposición de la medalla Espíritu Santo Potes.

"Los colombianos se han venido acostumbrando en los últimos tiempos a los rápidos progresos del Valle del Cauca. El promisorio departamento occidental parece uno de esos niños buenos que surgen de pronto en las familias numerosas y sacan las mejores calificaciones del colegio. "El Valle es así ". Algún impulso especial de supervivencia y de capacidad de superación deben poseer sus gentes, cuando a pesar de los azares de la política violenta, han podido colocarse en los primeros puestos del indetenible desenvolvimiento nacional. "El Valle es una región colombiana que se siente en todo el pais"

Estas frases las encontré en una publicación del año 1953. Sirven como introducción a un artículo sobre la inauguración de la primera etapa de la Central Hidroeléctrica del Río Anchicayá, que narra como "la solución del problema eléctrico de Cali" comenzó a gestarse en el cabildo abierto celebrado por la ciudadanía en tiempos del gobierno de Olaya Herrera (1930-34). En 1942 se estudiaron por parte del Gobierno Nacional los diversos proyectos "y dos años mas tarde el ministerio de obras acogió las recomendaciones del ingeniero Espiritu Santo Potes sobre la posibilidad de Anchicayá". Con base en los estudios de Potes se comenzaron los trabajos y en 1948 se contituyó una sociedad limitada expresión legal de la cooperación económica de la nación, el departamento del Valle y el municipio de Cali"

El artículo relata los tropiezos de todo orden que hubo necesidad de superar, la revisión de los proyectos por parte de "una casa de ingenieros especializada" y menciona algo que hoy parece una curiosidad, cuando indica que la contratación de obras por administración delegada era considerada "muy costosa para el pais" y que la Central de Anchicayá logró contratar a precios unitarios la construcción de la presa con una compañía francesa.

Simplemente trasladémonos en el tiempo a esa épocas y así entenderemos la capacidad científica del Ingeniero Potes y la importancia de su trabajo, cuando la consultoría colombiana no estaba ni siquiera en pañales. Si pensamos que este tipo de diseños nacen de oficinas o grupos técnicos multidiciplinarios, seremos capaces de apreciar el amplio conocimiento y el dominio de la ingeniería de que hacía gala ese gran hombre, a quien la AIV escogió como ejemplo de ética y conocimiento.

La ingeniería entró en mi vida a través de las conversaciones de sobremesa, cuando en la casa oíamos mis hermanos y yo de boca de mi padre comentarios sobre los tropiezos técnicos, las discrepancias con quienes inspeccionaban el cumplimiento de los contratos que él ejecutaba y una que otra anécdota sobre el tema. Eran otras épocas, era una forma muy distinta de ejercer la actividad como constructor, era un pais diferente en el cual el desplazamiento a las poblaciones que carecían de los servicios públicos, se hacía por vias que hoy son inimaginables , en donde el ingeniero además de algunos conocimientos elementales de mecánica automotriz, debía ser un expertísimo topógrafo; hasta la indumentaria era distinta y el azul indigo que llegó del norte aún no había desplazado al pantalón caqui.

Lugares como Bolivar, Almaguer, Caldono, Sajandí, Samaniego, Cajibío, Piendamó, Silvia, Santander de Quilichao, Belalcázar "en la época del programa de Rehabilitación auspiciado por el presidente Alberto Lleras-, e Inzá son algunos de los tantos sitios que se volvieron comunes en las charlas hogareñas.

A quienes han oido hablar de la época de la violencia y del fervor por la causa de los partidos políticos que generó en algunos el sectarismo politico, es interesante comentarles que este tuvo su influencia en la ingeniería, cuando aquellos profesionales que no pertenecían al partido gobernante, eran marginados de la contratación o tenían que conformarse con llevar el progreso a sitios casi invivibles. Esa discriminación por el color político fué una forma de violencia silenciosa, que no respetaba idoneidad o talento profesionales.

Unas buenas notas en el colegio de los hermanos maristas en aritmética y geometría, rapidez para terminar las raices cuadradas de los castigos de los sábados y un abanico reducido de escogencias, ponían como obvia la decisión de presentarme a los famosos exámenes de admisión de ingeniería civil en la Universidad del Cauca.

La escogencia del sector en que he laborado, fué producto de la casualidad . Y la construcción como dijo un ilustre ingeniero, no es un oficio sino una adicción. Aquí estoy en lo mismo después de 39 años de ejercico profesional. Por supuesto que me siento complacido por mi participación en el progreso de varias regiones de Colombia, pero hoy no quiero referirme a eso. Prefiero aprovechar la ocasión para hacer algunas rápidas reflexiones sobre nuestro oficio.

La mayoría de las empresas de construcción del pais crecieron alrededor del antiguo Ministerio de Obras Públicas, en la construcción de carreteras que le fueron cambiando la cara al pais desde la década del cincuenta. En 1951el ministro Jorge Leiva, transformó el sistema de construcción de vias, cuando invitó a empresas norteamericanas para que construyeran, en asociación con colombianos, las carreteras Cali-Buenaventura, Barranquilla- Cartagena, Armenia-Ibagué y Bogotá Ibagué. A raiz de este experimento, se crearon algunas empresas cuyos socios desarrollaron habilidades sobre la marcha. Lentamente se inició la tecnificación y se empezó a trabajar seriamente en el procesamiento de los materiales pétreos, cuya importancia en la duración de las vias, casi todos ustedes conocen. Las técnicas han ido mejorando y el mismo Ministerio de Obras propició la creación del Instituto de Vias de la Universidad del Cauca, a finales de la década del sesenta, que se inició con una serie de profesores de la Universidad Nacional Autónoma de México, experimentados cada uno en su especialidad y además excelentes docentes. (Uno de ellos el ingeniero Gabriel Moreno Pecero me animó para viajar a hacer una especialización, cuando yo suponía que jamás volvería a las bancas incómodas de las aulas).

Desde hace muchos años he asistido a foros, reuniones gremiales o congresos especializados; los temas de reflexión o discusión no han cambiado mucho . El discurso siempre es parecido y las solicitudes "casi súplicas-, a los diferentes gobiernos, podrían copiarse en cada cuatrenio. Una de los inquietudes serias que mencionan los estudiosos, es la corta vida de las empresas del sector. Es cierto que su manejo puede tener mas complejidades que otros oficios; se trata de un negocio riesgoso por las múltiples variables que en él intervienen, ya sea el clima, los estudios deficientes, la geología compleja de algunas zonas de Colombia, las condiciones de contratación, o el ejercicio del control de calidad y del desarrollo de los contratos por parte de colegas que, entienden su oficio como una manera de mostrar la autoridad sin el ejercicio de la equidad. Recuerdo el caso de un ingeniero, que soltó esta frase con gran tranquilidad, en una tertulia vespertina al oido de las olas del mar Caribe: "vengo de parar a todos los contratistas" . Este señor acababa de realizar un recorrido desde Paraguachón a Santa Marta en la Troncal del Caribe. Afortunadamente, existen honrosísimas excepciones, que entienden su trabajo como partícipes efectivos y socios responsables de un proyecto de ingeniería.

También es cierto que hay necesidad de andar como gitanos de un sitio a otro, sin poder establecer un centro de producción que tenga un tiempo de maduración lógico, como aconsejarían los consultores empresariales, pero al fin y al cabo esas son las reglas del juego y las conocemos desde hace tiempo; lo que sucede es que a ratos nos olvidamos de ellas.

Sin embargo, cada empresa que se cierra por cualquier razón, es una pérdida para el pais, no por lo que pueda representar esa situación para el patrimonio de sus dueños o accionistas, sino por lo que significa como disminución de capacidad productiva general del sector, que como hemos podido ver, a pesar del casi medio siglo de actividades, no ha podido consolidar un grupo mínimo de compañías que estén a la altura de las necesidades de la infraestructura del pais. Es muy desconsolador decirlo, pero si no fuera por la situación de inseguridad, que ha limitado obligadamente la competencia de los extranjeros, hoy la situación sería peor para aquel puñado de constructores que se la están jugando por el pais y que están mas cerca del conflicto que cualquier otro grupo.

Tal vez el único tema novedoso en las asambleas gremiales de los últimos años, ha sido el de la corrupción, hija legítima de las actividades ilícitas que tanto daño continuan haciendo Su nefasta influencia en el asunto de los contratos estatales, es tal, que el común de la gente no puede pensar que se adjudiquen "como efectivamente sucede en algunas partes-, licitaciones de obras públicas sin la intervención de factores perturbadores de la igualdad de oportunidades. Pero no debemos olvidar que para que el fenómeno exista se requiere alguien en el sector oficial y una contraparte en el privado. Afortunadamente, soplan hoy nuevos vientos en el pais y sin pecar de optimista, podría avizorase un cambio en las costumbres, que ojalá llegue a tener influencia positiva en nuestra actividad, para bien de todos.

Pero no se trata de aludir solo a las dificultades. Pensemos también en el desafío que representa para nosotros como empresarios, nuestro aporte en la reconstrucción, no de la infraestructura del pais, sino de la estructura de una nueva nación, aquella que debemos desear para nuestros hijos, la que queremos dejar a nuestros nietos, de tal manera podamos caminar con la frente alta satisfechos de generar empleo, de conseguir nuestro trabajo con base únicamente en eficiencia, dedicación y conocimiento de los secretos del oficio. Preparados para superar las dificultades que sin duda continuarán por un buen tiempo, pero seguros de que nuestro papel en la disminución del desempleo es una posibilidad tangible, que exige de nosotros un inmenso compromiso con la sociedad a la cual nos debemos.

Señor presidente de la AIV y miembros de la junta directiva. Muchas gracias por la distinción conferida la que llevaré siempre con orgullo..La recibo con alegría pero sin arrogancia, porque entiendo claramente que ese honor compromete mis acciones hacia el futuro y con la satisfacción de haber ejercido esta bella profesión, convencido de que es un medio para mejorar las condiciones de nuestra patria. Ha sido un recorrido interesante que nunca me ha fatigado, porque tengo la ventura de haber trabajado en lo que me gusta, con la ayuda de mis socios, de muchos colegas, amigos y colaboradores y con el apoyo permanente, la comprensión y consejo de mi esposa y el cariño de los mios.

Y para terminar, pensemos en el gran desafío de volver realidad lo que leía al inicio: que el Valle del Cauca sea una región colombiana que se sienta en todo el pais. Si otros lo pudieron hacer, por qué nosotros no lo podemos intentar?

Gilberto Saa Navia Cali, agosto 30 de 2002 ... """.