MARGARITA ROJAS DE ANGULO
Viernes 20 de enero, 2006
De: Mario Pachajoa Burbano

Amigos:

Margarita Rojas de Angulo, una vida ejemplar y llena de buenas obras cumple los 90 años.
La historia y los actos de Margarita Rojas de Angulo es el tema de esta nota.

Cordialmente,

***

Noventa años de vida admirable.
Por: GAGM
El Liberal
20 de enero, 2006


La anécdota parece sacada de una escena del más puro romanticismo. Cuando en 1936 la bella hija del General Rojas Acevedo llegó de visita a Popayán, decidió caminar por las calles de la ciudad con su padre. Llevaba en la mano un ramo de flores que le habían entregado como gesto de bienvenida. El General al arreglar su capa sobre los hombros tocó inconscientemente el ramo de flores que cayó sobre el suelo. En ese momento un joven payanés que pasaba cerca, se apresuró a recogerlo y lo entregó a la dama. Hubo un cruce cómplice de miradas y una presentación formal que dejó a la pareja con la sensación de que deberían encontrarse de nuevo. De allí en adelante la historia tiene un final feliz. Margarita Rojas se casa con Carlos Angulo, un importante empresario y jefe de su partido, respetado en todos los círculos y admirado por sus calidades personales y su liderazgo en el Cauca.

Margarita, bogotana y educada en exigentes colegios de los Estados Unidos, adopta a Popayán como su nueva patria y vive aquí desarrollando además de las labores de madre de 10 hijos, una intensa misión de voluntariado social y de preocupación por el desarrollo de importantes planteles educativos de cuyas juntas directivas ha hecho parte. Interviene en la fundación del Centro Colombo Americano y contribuye a organizar las actividades culturales de la institución. Es iniciadora del Club de Jardinería de la ciudad, dicta clases de inglés, se convierte en divulgadora de la Revista Presencia de circulación nacional, organiza el Boletín Vicentino, colabora en la Revista Radial Antena y ejerce un sólido y amable magisterio en la vida cultural y social, rodeada del respeto y cariño de todas las clases sociales.

La viudez temprana, sentida en lo más profundo de su espíritu, no la arredra para sacar adelante a su prole, ni la aleja de las tareas que debe cumplir para ayudar al desarrollo de la ciudad que adoptó como suya.

Así, con esa vibrante actividad, con el afecto que profesa por esta tierra y por sus gentes, ha transcurrido una vida útil que hoy llega a la cumbre de los 90 años. ¡Qué grato compartir esta fecha, haciéndonos voceros de una comunidad que aún tiene el privilegio de tener en su seno a una persona de la prestancia y calidez de Margarita Rojas de Angulo!.

Mañana sábado su familia y amigos cercanos la rodearán en la Misa de Gracias que se celebrará en la Capilla de la Ximena y en la reunión familiar que tendrá lugar enseguida en las instalaciones del Club Campestre. Gagm