¿R.I.P. A LA CULTURA PAYANESA?
Domingo 21 de noviembre, 2004
De: Mario Pachajoa Burbano

Amigos payaneses: 

Una triste noticia nos trae El Liberal en su edición del 21 de noviembre: elArea Cultural del Banco del Estado ha cerrado lastimosamente sus puertas, la cultura tradicional de la Ciudad Blanca empezará su marcha hacia atrás, junto al lento deterioro de las costumbres ancestrales payanesas. 

Cordialmente, 

*** 

Área Cultural Banco del Estado 
R.I.P. misión cumplida 
Por Jaime Vejarano Varona 
ESPECIAL PARA EL LIBERAL 

Quienes en una, varias o múltiples oportunidades, utilizamos las instalaciones del Área Cultural Banco del Estado, no podemos menos de sentir nostalgia, mejor aún, dolor, el registrar que se cierra este espacio tan lleno de realizaciones, reminiscencias y motivaciones espirituales. 

Inaugurado en el año de l980 por generoso gesto de esa Entidad Bancaria hacia la ciudad, se constituyó en el epicentro de todas las expresiones artísticas e intelectuales, que allí tuvieron lugar a lo largo de sus 24 años de existencia. 

Para conducir esta meritoria institución cultural se designó inicialmente al Profesor Jorge Flórez Calvo, y, como justamente se decía, “no había cargo mejor creado para él, así como no había mejor director para ella”, puesto que uno y otra se complementaban con rigurosa conveniencia y exactitud. 

Allí, y por iniciativa suya, nacieron el “Festival de Chirimías” que se prolongó por cuatro años hasta que lo asumió el Municipio; y el exitoso “Encuentro Nacional de Tríos” que ahora ha cumplido sus 20 años de esplendorosa realización. Por afortunada previsión suya se encuentran grabados, inicialmente en cassetes y luego en C.D s, y en videos, todas sus presentaciones. Dentro de esos encuentros instituyó el “Premio a la canción inédita” que con justicia ostenta hoy el nombre de su creador. 

Se creó una selecta y bien surtida biblioteca con la donación de colecciones del Estadista y Político Dr. Francisco José Cháux y del Historiador Luis Martínez Delgado, enriquecida posteriormente con sucesivas adquisiciones y la donación de la bibliografía del insigne escritor Carlos López Narváez. 

Otro importante aporte fue el de las obras musicales donadas por el mismo director y una nutrida colección de videos. Igualmente la pinacoteca enriquecida con el aporte individual de cada uno de los artistas que presentaban sus obras en el salón de exposiciones. 

Incontables presentaciones culturales tuvieron lugar en este hemiciclo, gracias al patrocinio presupuestal del Banco del Estado. 

En una segunda etapa que se inicia en 1996, bajo la dirección de la reconocida pintora Ximena Hormaza Delgado se lograron los objetivos en la misión y visión del
Departamento Cultural y durante ocho años se organizaron continuamente exposiciones, seminarios, conferencias, talleres culturales, presentación de libros, recitales y conciertos, tertulias, en fin un sinnúmero de actividades que se registra honrosamente en la bitácora del incansable quehacer de su Directora. 

Es de anotar que, a pesar de que el Banco cerró oficinas a partir del año 2000 y prácticamente desapareció el patrocinio económico para funcionamiento, la Fundación siguió su actividad gracias al esfuerzo de doña Ximena y de la entrega que voluntariamente le dieron sus colaboradores Adriana Castillo y Edwin Cruz, quienes, sin remuneración, se turnaban para atender el servicio de la biblioteca, visitada especialmente por el estudiantado que allí encontró siempre herramientas para su investigación académica. 

La Doctora Ximena Hormaza agotó todos los esfuerzos y posibilidades en el propósito de evitar el fin de este patrimonio cultural, sin haber logrado que algún ente asumiera su preservación. 

Así, pierde hoy la ciudad culta de Colombia un espacio maravilloso, que durante un cuarto de siglo fue el sitio predilecto de los payaneses para su cita con la cultura. 

Al cerrarse, lamentablemente, el Área Cultural del Banco del Estado, Popayán debe estar muy agradecida tanto con la Entidad, como son sus inolvidables gestores, don Jorge y doña Ximena, por la extraordinaria labor que cumplieron en favor de la cultura payanesa.