REINALDO AYERBE CHAUX 
Martes 27 de junio, 2000
De: Mario Pachajoa Burbano

Payaneses ilustres:

Reinaldo Ayerbe Chaux, payanés, escritor y Profesor Emérito de la Universidad de Chicago, se encontraba en Sevilla el 8 de enero de 1986, cuando la techumbre de la Biblioteca Capitular y Colombina adyacente a la Santa Iglesia Catedral y a la Torre de La Giralda, se desplomó dejando cubiertos de escombros 90.000 volúmenes, manuscritos, códices e incunables.

En la remoción apareció sorpresivamente un códice escrito en la primera mitad del siglo XIV que no estaba registrado en las listas de archivos de la biblioteca. Este extraño documento estaba escrito por el autor del afamado "El Conde Lucanor", el famoso don Juan Manuel, viejo señor feudal, Príncipe de Villena y Señor de Peñafiel y contenía nada menos que la historia de su vida.

Reinando publica este interesantisimo códice, en un libro de 239 páginas titulado: "Yo, don Juan Manuel: Apología de una vida". El libro no conserva, en modo alguno, el estilo arcaico medieval en que fue escrito, ni Reinaldo tuvo temor en usar palabras o expresiones tales como "conciencia" o "polarizaciones ideológicas" que son completamente modernas pero que expresan sin rodeos lo que se quiere decir.

La historia se inicia así: """... Nací y pasé mis primeros años en el castillo de Escalona. Mi padre, el infante don Manuel, había recibido ese castillo y esa villa como compensación, cuando su hermano, el rey don Alfonso (X) de Castilla, cedió el valle de Ayora, que pertenecía a mi padre, a la corona de Aragón. Esto fue en el año 1281 y yo nací el 5 de mayo de 1282. Escalona fue el hogar de la familia y allí vivió mi madre, la Condesa doña Beatriz de Saboy, hasta su muerte en 1290..."""

En otro párrafo escribe: """... En 1294 llegó a Murcia la noticia del asedio de Tarifa defendida por don Alfonso Pérez de Guzmán. Los moros intentaban reconquistarla ayudados por el infante don Juan. Pronto de boca en boca corrió por campos y ciudades de la villanía del infante don Juan, quien habiendo capturado a un hijo pequeño del defensor, amenazó matarle si Pérez de Guzmán no entregaba la plaza. Este se negó y el niño fue sacrificado .... """

Casi al final del libro, leemos: """... Después de año y medio de sitio, antes del Domingo de Ramos, en marzo de 1344, se rindió Algeciras. Entré en la ciudad y tomé posesión de ella en nombre del rey de Castilla. En la torre más alta de sus murallas icé el estandarte de Castilla mientras el ejército del rey vitoreaba al pie de la muralla. El estandarte de Aragón fue izado por el almirante don Pedro de Moncada. Los moros vencidos quedaron en libertad para irse o quedarse. No hubo masacre ni robos ni incendios. Pasarán los años y las crónicas tendrán que reconocer que después de la conquista de Córdoba, de Sevilla y de Jaén por mi abuelo, el Santo Rey don Fernando (III), la toma de Algeciras y la battalla del Salado han sido las dos victorias más salientes de la cristiandad en la guerra contra los moros.. """

El libro relata acontecimientos durante los reinados de: Sancho IV, El Bravo (1284-1295); Fernando IV, El Emplazado (1295-1312); Alfonso XI (1312-1350), describiendo épicas y famosas batallas durante estos períodos de tiempo.

En el epílogo, Reinaldo asegura que """ ... no se sabe con certeza ni el lugar ni el día de la muerte de este gran señor medieval. No hay detalles de sus últimos días, de sus últimas palabras. La muerte le pudo sorprender en Córdoba o más tarde en Garcí Muñoz o en Peñafiel. Con respecto a la fecha de la muerte se mencionan el 13 de junio de 1348 y el 12 de octubre de 1348 ..."""

Cordial saludo,