CAMELANEA ESPELUFICIA 
ENIGMA Y PARALELO EN TORNO A UNA POESIA  
Juan Pérez de Zúñiga y Ramón Dolores Pérez
Por: Daniel A Vejarano Varona 

El Liberal, domingo 5 de mayo 2000 
De: Mario Pachajoa Burbano

Como simple curiosidad literaria, voy a referirme a una ingeniosa y singular composición, que hace parte de la antología poética de los payaneses.

Se trata de dilucidar sobre  quién es el verdadero autor del famoso soneto "Camelánea Espeluficia", cuyo contexto lírico expresa:

Como el fasgo sendal de la pandurga remurmucia lapínola plateca, así el chungo del gran Perrontoreca con su garcha cuesquina sapreturga.

*****

Diquilón el sinfurcio flamenurga, con carrucios de ardorenla en la testeca; y en limpornia simpla que y con merleca, se ama coplan Segrís y Trampalurga..

*****

La chalema, ni encurden, ni arropija; la redopsia, ni en fucha, ni escoriaza; y enchimplando en sus trepas la escondrija,

*****

con casconia ventral que encalambrija, dice a la escartibuncia mermelaza: !Que inocentividad tan concunija!.

Para analizar el origen mas no el significado de este intrincado poema, es preciso revisar sus antecedentes literarios. A principios del siglo XVII, el poeta cordobés Don Luis de Góngora y Argote, admirado maestro de la lírica castellana y autor de las excelsas cr eaciones, Fábula de Polifemo y Galatea y Las Soledades, introdujo en la poesía española un típico y excéntrico estilo, colmado de neologismos, metáforasy raras inversiones idiomáticas.

Este novedoso género literario fue cultivado por sus discípulos, dando origen al llamado culteranismo o gongorismo; al cual se opuso el célebre escritor Don Francisco de Quevedo y Villegas, quien no obstante, le replicó al "impávido cisne de Córdoba" con el siguiente satírico poema escrito en el mismo estilo:

De Francisco de Quevedo y Villegas:A Góngora Qué captas nocturnal en tus canciones,/ Góngora socio, con crepusculallas,/ si cuando anhelas más garcivo - lallas/ las reptilizas más y subterpones? Microcosmote Dios de enquiridiones / y quieres te investiguen por medallas/ con priscos, estigmas, o con antigua-llas,/ por desitinerar vates Jirones.

Tu forasteridad es tan eximia/ que te ha de tratar el quete rumia,/ pues ructas vicerable cacoquimia; Farmacopilorando como numia/ si esto'maca abundanciadas tan nimia/ metamorfoseando el arcadumia. Posteriormente, en el siglo XIX, surgió' entre sus seguidores el popular y humorístico poeta, Don Juan Pérez de Zúñiga, nacido en Madrid (España) en 1860 y quien murió en 1938 en la misma ciudad.  De este singular trovador se recuerda su pintoresca " Serenata" que así comienza:  "Ahora que los ladros perran- ahora que los cantos gallan- ahora que albando la toca- las altas suenas campanan y que los rebuznos burran y que los jorjéos pájaran- y que los sílbidos suenan- y que los gruños marranan- y que la aurorada rosa- los extensos doras campa perlando líquidas viertas- cual yo lágrimas derraman- yo, friando de tirito- vengo a suspirar mis lanzos- ventano de tus debajas.."El culteranismo trascendió a Perú, con Juan de Espinosa y Medrano y luego apareció en Popayán, con Ramón Dolores Pérez, nacido en 1868 y fallecido en 1956. (13 diciembre).

De este raro y paradójico bardo payanés, son los temas:El Fárfaro Engullido, Sistopirr ocorrosis Puliginésica, Fabulilla, Un Osculo Perdido; y además se le ha tenido como el autor del soneto, "Camelánea Espeluficia"

Fue reconocida su autoría por Carlos Villafañe (Tic T ac), por el erudito escritor Silvio Villegas, por León de Greif, y en la obra la Poesía en Popayán del inspirado Maestro, José Ignacio Bustamante, figura Ramón D. como el autor del referido soneto. Igualmente, en la película mexicana "Las Interesadas" fue recitado, como de la inspiración del mencionado poeta payanés. Pero  aquí surge una duda. Al preguntársele alguna vez a Ramón Dolores qué significado tenía la citada composición, respondió:  Cuando fue escrita, sólo lo sabíamos Dios y yo.  Ahora a mí se me ha olvidado y sólo Dios lo sabe. Es decir,  que Ramón Dolores, quien lo declamaba a la perfección, no afirmaba categóricamente ser el autor del aludido soneto.

En la obra "Antología de Poetas y Humanistas Españoles", páginas 867 y 868, aparecen varias producciones de Don Juan Pérez de Zuñiga, tales como Zuñiganzas, Viajes Morrocotudos, Camalascio Zaragatono, Guasa Viva; como también, figura al pie de la letra e idénticamente, la mencionada poesía: "Camelánea Espeluficia".

Don Juan Pérez de Zuñiga y Don Ramón Dolores Pérez, español y colombiano respectivamente, fueron contemporáneos, con una diferencia de sólo 8 años de edad.  De tal manera que cabría suponer que alguno de los dos pudo ser el autor de Camelánea Espeluficia. No obstante la anterior dubitación, nada resta para continuar admirando el gran ingenio y la pintor esca, gallarda y quijotesca personalidad de Ramón D., a quien el poeta Bustamante llamó "Hombre faústico, poeta y músico, músico y poeta", y de quien enfatizó el arte con que hacía volar el arco sobre las cuerdas de su clásico violín (que él valoraba como auténtico, Stradivarius) y el torbellino de notas que de él arrancaba; alborotadas, veloces, estridentes, como en fugasin compás ni armonía, pero con un sonido emocional y cautivante.El recuerdo de este caballero del verso y la cantiga, de la nocturnal bohemia y de la loca y fugaz fantasía, per durará por muchos años en los anales líricos del Cauca.

Con motivo del centenario en 1968, de su nacimiento, intenté describir su figura y su talante, en el siguiente romance de estilo similar al gongorista:

A Don Nomar de Zerep Deambulante, noctámbulo y afable, con su majo sombrero, a la chamberga, saludando va el bardo inextricable con su ínsito estilo de monserga.

*****

Al fulgor de la luna y los fanales sobre tapias de túrbidas callejas, se mixturan las sombras, cual juncales, del quijote, los postes y las tejas.

*****

Tremulento, faraute, asaz voltario, en las tascas de córvidas se cuelga y al plañir su violín "stradivarius" tórnase mustico su perfil de acelga.

*****

Lírico adán, de numen primigenio que forjaste viníferas consejas, tras el profluvio de tu loco ingenio, eternizado tu recuerdo dejas.  

1