EL CLIMA Y ALTURA DE POPAYAN
Sábado 21 de agosto, 2004
De: Mario Pachajoa Burbano

Amigos payaneses: 

Con el fin de levantar los ánimos, transcribimos fragmentos del libro Guía artística de Popayán Colonial, que nos transmite una de las frases más payanesas e inolvidables del Sabio Caldas: 

""" ... Para dar una mejor idea de la génesis y evocación de la ciudad, se transcriben las sugestivas palabras de Vergara y Vergara (guardamos la ortografía original): 

Popayán reunió pronto en su seno un centenar de hidalgos que tenían pergaminos en España i minas de oro en Barbacoas i en el Chocó, es decir, que habían visto i tocado la tierra de promisión que Balboa entrevió, Pizarro orilló i Robledo soñó. 

El alto y bajo Chocó está cuajado de oro, es cierto; pero la lucha del hombre en este suelo es de tal naturaleza, que hace avergonzar a los titanes por sus mezquinas empresas. El temperamento es una fiebre de cien pulsaciones; en su suelo cenagoso se enredan las culebras como las raíces del césped en nuestras plácidas praderas del Funza. El oro atrae los rayos del cielo, i la carne del hombre al tigre de las espesas selvas o la certera flecha del indio darién, que disputa a los guacamayos su habitación en los árboles. Los ríos despeñados i clamorosos pasan por angustiadas estrechuras, donde la salvaje canoa naufraga más aprisa, mientras más cargada baje con el oro, la plata, la platina, el cinabrio. No hay un palmo de tierra donde no se encuentre oro; en cambio, no hai un palmo donde pueda crecer el trigo, amigo de los hombres, i donde no se pise la ignorada sepultura de un conquistador, de un aventurero o de algún aborigen. La muerte y la riqueza duermen juntas [...] Los conquistadores cruzaron ese suelo i descubrieron sus minas; con el primer oro que sacaron compraron negros; con los primeros negros sacaron millones; i con los primeros millones hicieron casas suntuosas i llenaron de lujo i gloria a Popayán. 

Popayán, que no exporta nada, y que no consume sino unas pocas cargas de arroz del Patía, de cacao de Neiva, de anís de Pasto, de maíz de Quilichao i unos centenares de reses del Cauca; Popayán no se explica como ciudad sino como quinta o villa italiana, o sitio real. Fue puesta adrede en un lugar donde se pudiera retirar de ella la antipática ajitación del comercio; pero sus ricos fundadores no buscaban ajitaciones sino dulzuras. Su clima... sabéis cuál es su clima. El sabio Caldas tomó la tarea de fijar las alturas, latitudes i climas de todos los lugares del Virreinato, i a cada uno le Puso su 35° o 15 m, o su 24°; y al llegar a Popayán, él, el inventor de un nuevo ipsómetro, no encontró cifra ninguna que diese idea de aquel clima, patria de las rosas, i apuntó, en vez de un número una frase, "Parece, dijo, un clima inventado por los poetas". He aquí la altura de Popayán. ... '''" 


Cordial saludo,