PIEDRA GRANDE
Domingo 20 de junio, 2004 
De: Mario Pachajoa Burbano

Amigos payaneses: 

Guido Enríquez Ruíz en su afamada página dominical de El Liberal del 20 de junio 2004, se refiere al barrio de Piedra Grande. La foto que se acompaña la tomamos de su artículo. 

Cordial saludo, 

*** 

Palabras y Gente 
La calle de la Piedra Grande 
Por Guido Enríquez Ruiz 
Especial para El Liberal 


El Liberal, Barrio Piedra Grande 
No es necesario declarar, ya que el nombre trae consigo la explicación, por qué en la vieja Popayán se llamó Calle de la Piedra Grande la que hoy es la carrera 5ª entre calles 1ª y 3ª. Comienza en el cruce con la Pamba precisamente en donde se hallan frente a frente los muros laterales de las casas que fueron de Tomás Cipriano de Mosquera, el payanés más importante, y la natal deFrancisco José de Caldas, el sabio. 

Ambas prolongaban sus solares hasta el río Molino y, más tarde, al abrir la calle que ahora es la carrera 2ª, hasta ésta. La pendiente que constituye la mitad de la calzada fue en otro tiempo subida frecuentemente por quienes iban al río en procura del agua para el uso doméstico y por algunos viajeros que utilizaron esta entrada secundaria de la ciudad. 

La otra mitad es parte de la vega del río. Acredita la antigüedad de esta calle la tradición que cuenta cómo el segundo obispo de Popayán, Agustín de la Coruña, religioso agustino, llegó de incógnito, en 1566, a esta ciudad y se hospedó primero en una casa de “la Piedra grande” en donde pasó como un simple fraile. 

Al día siguiente un niño lo guió hasta la catedral, que entonces era pajiza, en donde pidió el sacristán que le preparara el altar para la misa; El sacristán se oponía, el obispo insistió y cuando, en la misa, dijo “Pax vobis” (para ustedes, la paz), expresión litúrgica propia de los obispos en lugar de“Dominus vobiscum” (el señor con ustedes), de los simples presbíteros, todos los asistentes se dieron cuenta de que era el obispo y lo acogieron cual correspondía a su rango. A esta calle también dan las paredes laterales de la casa que fuera del maestro Luis Carlos Valencia Guevara, pintor y tallista de muchos méritos, padre de artistas que dan lustre a nuestra cultura. Vivió también en casa de esta calle Cenón Mosquera, uno de los iniciadores de las llamadas “procesiones chiquitas”. 

Por esta vía pasan cada semana los integrantes de la Tertulia Payanesa para llegar a la residencia de su anfitrión actual Carlos Arturo Tobar Paz quien a todos recibe con especial amabilidad además de papas con queso y, de vez cuando, algún cuy. Van, generalmente, hablando de antiguos y recientes acontecimientos payaneses, de la situación actual y de la pretérita o recordando epigramas, versos, poemas y anécdotas como antesala a la reunión del grupo, que ya cumplió 25 años. 

La calle de la Piedra. Grande se empedró por los años de 1785 y se pavimentó con asfalto hacia 1938, cuando se hizo igual trabajo en las principales de Popayán; es parte del “sector histórico” y guarda recuerdos amables para la tradición payanesa.