PEDRO AGUSTÍN DE VALENCIA
Viernes 17 marzo 2000
De: Mario Pachajoa

Payaneses ilustres:

Un día como hoy, 17 de marzo de 1788 (Arcesio Aragón da la fecha del 5 de marzo de 1787) murió en Popayán Pedro Agustín de Valencia, fundador de la Casa Moneda de Popayán y constructor del primer acueducto de la Nacido en 1711 en el hogar del malagueño Pedro de Valencia y Aranda, hidalgo español, y de la payanesa María Josefa Fernández del Castillo, descendiente del gobernador Francisco de Mosquera y Figueroa, casó en 1739 con la santandereana Jerónima Rosa Sáenz del Pontón, con quien tuvo diecisiete hijos. Hombre dotado de un talento privilegiado, de carácter fogoso y perseverante, poseía además una instrucción y conocimientos poco comunes en el virreinato neogranadino del siglo XVIII.

Adquirió una fortuna considerable, proveniente de las minas, haciendas y otras propiedades que poseyó. Pedro Agustín de Valencia estableció la Casa de Moneda de Popayán en 1748, con grandes erogaciones y venciendo toda clase de obstáculos. Para el funcionamiento de esta casa, Fernando VI le concedió licencia y por la cuantiosa suma de dinero invertida en esa empresa, el rey lo nombró tesorero de la misma a perpetuidad.

Pedro Agustin fue síndico procurardor general de Popayán en 1738 y juez de ella. Donó para la construcción del templo de San Francisco de Popayán el sitio en que se edificó, comprando la casa y el solar que allí existían y además, costeó toda la nave derecha del mismo templo, que dotó con valiosas alhajas, con el órgano y con la gran campana que tiene en su torre, la cual fue fundida en la misma Casa de Moneda.

Costeó el acueducto que proveyó de agua a toda la ciudad; a él se ledebe el beneficio de la cera de laurel.
También se ocupó de numerosas obras sociales, como otorgar a diferentes conventos de la ciudad donaciones, como la otorgada en favor de la comunidad franciscana.

Pedro Agustín de Valencia, que en su época fue el miembro más sobresaliente de su familia y uno de los hombres más notables de Popayán y del Virreinato, murió en la fecha señalada antes, cuando se ocupaba en promover, fundando compañías anónimas, la explotación de 1as minas de plata. Cedió veintidós mil pesos con sus réditos y diez mil más de costas al Seminario.

Cordial saludo,