PRESBITERO FRANCISCO PAZ MEDINA
Viernes 29 de abril, 2005
De: Mario Pachajoa Burbano

Amigos payaneses:

El presbítero Francisco Paz Medina ha fallecido en Popayán en el 
pasado fin de semana. Con este motivo, El Liberal publicó la nota que 
transcribimos hoy.

Para los familiares del sacerdote Francisco Paz nuestros sentimientos
de pesar.

Cordialmente,

***

Un hombre de vocación y servicio
Emotiva despedida a pastor caucano
El Liberal
26 de abril, 2005
POPAYÁN


El Salmo XXII de las Sagradas Escrituras que el Presbítero Francisco Paz Medina repitiera una y otra vez en el transcurso de su vida, fue ayer el mejor mensaje y el más contundente consuelo ante su muerte.

“El Señor es mi pastor, nada me faltará” dice una de las frases del Salmo y así fue para el Sacerdote Paz Medina, -quien falleció el pasado fin de semana a los 85 años de edad-, como lo es para todoslos que creen en Jesucristo y en su promesa de vida eterna".

Y es que la fe caracterizó la vida de este religioso que sintió el llamado de Dios desde su juventud.

Ayer las múltiples manifestaciones de tristeza y conmoción durante su funeral evidenciaron el afecto que hacia el Presbítero Paz Medina sentían sus familiares, amigos y cientos de fieles.

Afecto que se ganó no sólo por su calidez humana sino por su dedicada labor pastoral de más de 40 años.

Para el Sacerdote Otón Avendaño, Vicario General de la Arquidiócesis, el Presbítero Paz Medina dejó un gran legado tanto por sus amplios conocimientos teológicos y doctrinales como por su entrega y obediencia incondicional a la Iglesia.

En cumplimiento de su misión y su vocación de servicio, el Sacerdote Paz Medina recorrió varias localidades del Departamento y a cada una de ellas llevó el Evangelio sembrando el amor de Dios en los corazones de los caucanos.

Ayer durante sus exequias representantes de diversas entidades y organizaciones expresaron su tristeza por la partida de este siervo del Señor.

El primer mensaje que se leyó durante la Solemne Misa del funeral fue el del Arzobispo de Popayán, Monseñor Iván Antonio Marín López, quien por encontrarse en Roma no pudo presidir la Eucaristía. Sin embargo, el alto Prelado hizo llegar las condolencias a los familiares del Presbítero y a la comunidad en general. Desde la Ciudad Eterna Monseñor Marín López elevó una plegaria por el alma del SacerdotePaz Medina y mandó también su voz de aliento ante el dolor quecausa la pérdida física de este hombre a quien consideraba su amigo.

Autoridades civiles, gremios de periodistas, centros educativos y hasta organizaciones políticas mandaron sendas cartas haciendo público su sentimiento por el fallecimiento del Presbítero Paz Medina.

Ya los restos mortales del reconocido Sacerdote, que fue columnista de este Diario por más de tres décadas, descansan en el Cementerio Central y su alma, seguramente goza del descanso eterno; como concluye el Salmo XXII, “y me seguirá tu misericordia todos los días de mi vida, a fin de que yo more en la Casa del Señor por largo tiempo”.