PARQUE PURACE 
Viernes 23 de febrero, 2001
De: Mario Pachajoa Burbano

Amigos payaneses:

El Liberal del 23 de febrero nos trae la mala noticia de que El Parque Nacional Natural Puracé, una de las reservas naturales más importantes de Colombia, ha cerrado el acceso a los visitantes. Esta medida se ha tomado debido, principalmente, a los sangrientos hechos ocurridos en la zona, pero la noticia agrega, "que se espera abrir nuevamente el parque al público con medidas que garanticen seguridad a los visitantes". Del artículo escrito por Ariadne Villota Ospina hemos entresacado los siguientes párrafos:

El parque tiene 83 mil hectáreas de territorio y 40 años de historia y abarca 10 municipios de los departamenteos de Huila y Cauca. Es atravesado por dos carreteras y existe un camino precolombino que va desde San Sebastián hasta San Agustín. Es de una imponente belleza de fauna y flora. Sus aguas termales, la majestuosidad del volcán, el aire libre de contaminación, los ríos y cascadas, el espectáculo multicolor de la naturaleza, la paz de las montañas ... todo aquello que comprende el parque, quedará aislado para los caucanos, colombianos y extranjeros.

María Teresa Amaya, Jefe de la Unidad de Parques, dice que "desde la década del 70 el parque se convirtió en centro de atracción para los turistas por su imponente belleza y la riqueza natural de la zona. Sus piscinas de agua termal fueron por mucho tiempo el centro de atracción. La principal problemática es la escasa conciencia ambiental de los altos niveles de decisión en los momentos de asignar los presupuestos. Siempre se deja en último puesto la parte ambiental, y dentro del ambiente de último a los parques, y entre los parques de último al Puracé." El artículo finaliza diciendo que "A pesar de las dificultades los funcionarios, los campesinos, indígenas y colonos del parque y la comunidad caucana están decididas a luchar por la conservación y protección de esta reserva natural. Todos unidos trabajarán para abrir nuevamente el parque, superando la violencia y la intolerancia, porque la naturaleza es un patrimonio que no se puede perder".

Payanés, preguntémonos: ¿Qué podemos hacer?

Cordial saludo,