PARANINFO DE LA UNIVERSIDAD DEL CAUCA
Domingo 14 de mayo, 2006
De: Mario Pachajoa Burbano

Amigos:

El pasado 23 de abril el Paraninfo de la Universidad del Cauca conmemoró 90 años de existencia.
Con este motivo Ramsés López Santamaría escribió para El Liberal el articulo que reproducimos hoy.

Cordialmente,

***

Paraninfo Francisco José de Caldas
90 años de historia para la ciencia, la literatura y la música
Por Ramsés López Santamaría., Especial para El Liberal.


1916 y precisamente un 23 de abril, día en que se conmemoran los acontecimientos ilustres del idioma, se dio paso a la inauguración del Aula Máxima de la Universidad del Cauca en Popayán, Paraninfo Francisco José de Caldas, en honor al insigne prócer de la patria.

El entonces Rector, Alfredo Garcés, solicitó personalmente a uno de los más destacados maestros de la pintura colombiana, Andrés de Santamaría, la realización de una obra como motivo especial de apertura en el noble evento. Sin duda, el reconocido pintor, iniciador de la pintura moderna en Colombia, educado en Europa a finales del siglo XIX, influido por los movimientos impresionistas de la época y luego precursor del expresionismo de inicios del siglo XX, dio a conocer su obra y, por supuesto, con emoción fue recibida en el marco de la celebración.

El tríptico de Santamaría es una obra de invaluable significado para la comunidad universitaria, su razón de ser se fundamentó en el sentido histórico, social y político de las universidades de principios del siglo XX, la interdisciplinaridad en la formación del conocimiento, la integralidad de los profesionales y el humanismo forjado desde la ciencia, la música y las letras; tres vertientes del conocimiento humano sobre los que Santamaría quiso hacer especial mención. El bello tríptico ocupó durante muchos años la parte frontal del auditorio para que luego fuera ocupado por el imponente ‘Apoteosis a Popayán’, del maestro Efraím Martínez.

Desde la exaltación de Andrés de Santamaría en la búsqueda por la formación integral del ser humano hasta la representación hecha por Martínez en el mural de vastas extensiones, 9 metros x 6 metros, donde se descubren el pasado y los derroteros de una sociedad enriquecida por la imaginación, diversa en sus clases sociales, ancha y así mismo ajena para muchos, se presentan estos dos iconos artísticos indiscutibles, que reflejan la esencia misma de la naturaleza de los habitantes del valle de Pubenza, con una mirada de antaño universal y que en la actualidad persiste por su propia renovación.

El gran lienzo de Martínez invoca no solamente las insignes personalidades, también los comportamientos, los intereses colectivos, los anhelos, las etapas de la historia, la imagen del ‘Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha’ que cuida la ciudad en su posición reflexiva, en su presencia espiritual de poder imaginativo sostiene la mirada del observador cautivo por la sombra de la triste figura que trasciende y armoniza el desfile de los mortales. Como bien lo señala el escritor, historiador y poeta José Ignacio Bustamante al referirse a la obra: “Al fondo, don Sebastián de Belalcázar y el óptimo, audaz caballero, Señor de la Mancha, de escuálida, triste figura, reconcilian el doble espíritu de la raza: aventurero, conquistador y temerario con la cruz y con la espada; hidalgo, soñador y donjuanesco con la lira”.

La imaginación representativa de Don Quijote se abre paso en el salón principal de la Universidad como esencia de la formación intelectual, de la creatividad y la investigación en todos sus contextos. Es la regla universal de los universitarios para garantizar su propia autonomía que la imaginación se use como arma contra los poderes dominadores de la libertad del pensamiento y la hostilidad y la incapacidad de la fuerza.

El Paraninfo Francisco José de Caldas se adorna y se entiende desde la perspectiva de estas dos importantes obras de arte, al igual que sus derroteros de fascinación y actividad permanentes han engalanado a la Universidad del Cauca como también a la ciudad, con la presencia de cientos de personalidades del país y del mundo en todas las facetas; políticos, científicos, músicos, escritores, Presidentes de la República, intelectuales, etc, han dejado grabado sobre las paredes de la historia y en el ambiente del Paraninfo la constante obligación de la institución de ser destello de luz en el oscuro y difícil camino del conocimiento.

El 23 de abril se cumplieron 90 años de historia para la ciencia, la literatura y la música, en ‘Popayán, la culta’, en la ciudad universitaria que nace, se fortalece y se extiende desde su esencia, desde el estilo republicano diferenciador de las fachadas coloniales, de colores vistosos, fuertes como los cimientos del pasado que reclaman la renovación y el replanteamiento de las generaciones dinámicas y proactivas, ese color que llama a la diferencia y que ha marcado el designio plural de las gentes de la región, así el Paraninfo fortalece la magia de la riqueza intelectual en la historia, el presente y el futuro.