JOSÉ ARQUIMEDES DE ANGULO ARBOLEDA: II
Viernes 10 de enero, 2003
De: Mario Pachajoa Burbano

Amigos payaneses:

Luis Fernando Velasco Chávez ha elaborado un notable escrito que publica El Liberal sobre
José Arquimedes De Angulo Arboleda. La fotografía la hemos tomado de El País de Cali.

Cordial saludo,

***
José Arquimedes de Angulo
Por: Luis Fernando Velasco Chávez
El Liberal, 10 de enero 2003


Foto de El País de Cali.
Conocí a José Arquimédes como nos conocemos antes de saludarnos la mayoría de los payaneses......"porque había oído hablar de él". Supe que hacía parte de una generación que al recibir la posta de sus mayores, mantuvo la disciplina del trabajo, el rigor del estudio y los valores que serian tutelares durante todo su ciclo vital.
Fue de los primeros que dimensionó la potencialidad cafetera de nuestro departamento, y desde la cabeza de este gremio, hizo todo lo que estuvo a su alcance para desarrollar esta vocación tardía del Cauca.
Ya le había servido al país desde el congreso de la república, y se encontraba como Gerente Administrativo Nacional de la Federación de Cafeteros, cuando la fuerza de la naturaleza se hizo sentir en Popayán, y el gobierno de Belisario Betancourt asumió con devoción la tarea de reconstruir la ciudad. José Arquimedes con la mayor humildad, contaba a sus amigos cómo, el Presidente de la República, lo había llamado para dirigir esta tarea, pero nosotros sabíamos que el gobierno tuvo que sopesar mucho la persona que conjugara honestidad, eficiencia, experiencia y profundo amor por su terruño, para ser el primer director ejecutivo de la CRC. Todas esas cualidades se resumían en José Arquimedes.

Si algo tiene que recordarse con reverencia en Popayán, es la tarea desarrollada para su reconstrucción después del terremoto del 83, y nunca olvidar que a la cabeza de la misma estuvo gente nuestra como José Arquimedes.

En 1992 recibí de los míos, el más grande honor que a ciudadano alguno se le otorga: ser Alcalde de la ciudad, yo tenía 27 años y todas las ganas de acertar. La Providencia me regaló entonces el permanente consejo y respaldo de muchas gentes, entre ellas el de José Arquimedes, quien volvía al Concejo de su ciudad. En la madurez de la vida, él me hizo el homenaje de su amistad, la cual profundizamos porque compartimos una inmensa y mútua pasión..... Popayán. Aunque fiel a su partido Conservador, se distanció un poco de sus directivas que se encontraban molestas por la inadecuada representación que recibirían en el gabinete municipal, pues el Concejal De Ángulo, quería hacer en la Corporación Municipal lo que mejor sabía: servir, por encima de las pequeñas cuotas de poder.

Ayudó a diseñar y financiar los anillos viales, la variante panamericana, la ampliación del acueducto y se enamoró del programado reubicación de vivienda para los más humildes de la ciudad, y a nombre de la misma, sacando sus mejores dotes de buen negociador, compró en compañía de Socorro Fajardo y el Doctor Payán, tierras en el perímetro urbano de la ciudad, amenos de mil pesos metro cuadrado para construir el barrio Santiago de Cali. Un día mientras comentaba esta anécdota, Juan Cristóbal Velasco me relató como en su momento, el Concejal en mención, también fue factor fundamental para negociar en beneficio de la ciudad las bodegas de de los cafeteros, para la sede de Comfamiliar, "por los lados del ferrocarril". José Arquimedes hizo negocios como hoy poco se estila, buscando beneficiar a la sociedad y no a quienes la representan o gobiernan.

Esta mañana cuando Adriana me contó de la partida de su padre, reconozco que un triste silencio me invadió, porque egoístamente pensé en lo que perdía la ciudad. Mas tarde, al enfrentarme al papel para intentar convertir en palabras muchas emociones, la nostalgia fue evolucionando a una profunda admiración por todo lo que sembró el Ex-alcalde José Arquimedes de Ángulo. Cada uno de los cimientos de este Popayán, tienen un poco su impronta y por eso José Arqui seguirá proyectándose en la ciudad amada, no solo con las obras que lo recuerdan, sino en el ejemplo que construyó con su otro gran amor: HILDA, y que a todos nos legó: SU FAMILIA. Una rosa en la tumba del que siempre nos acompañará.