PAECES SOLICITAN SER AGENTES INTERNACIONALES DE PAZ
Lunes 7 de junio, 2004
De: Mario Pachajoa Burbano

Amigos payaneses: 

Reinaldo Agredo Tobar nos envía la solicitud y propuesta mediante las cuales el pueblo páez propone al señor Kofi Annan, Secretario General de las Naciones Unidas, que su Guardia Indígena sea reconocida como agente internacional de paz. Nuestros agradecimientos a Reinaldo por ofrecernos la oportunidad de conocer estos documentos. 

Cordial saludo, 

*** 

PAECES SOLICITAN SER AGENTES INTERNACIONALES DE PAZ 
Carta enviada a Kofi Annan 

Santander de Quilichao Colombia Mayo 13 del 2004 

Señor 
Kofi Annan 
Secretario General de la ONU 

Respetado Señor: 

En nombre de los 110.000 habitantes, miembros de la comunidad Indígena paez (nasas) reciba desde nuestras poblaciones ubicadas en el norte del departamento del Cauca, Colombia, un saludo afectuoso y nuestra admiración por el trabajo que realiza. 

Como su excelencia conoce, los colombianos vivimos en medio de un conflicto armado que afecta en forma particular a la población civil. Por nuestra región en el norte del Cauca han pasado todos los actores armados, legales e ilegales del conflicto interno que padecemos. 

Para poder sobrevivir en el medio de esta difícil situación, hemos tomado la decisión de resistir por medios pacíficos para la defensa de nuestro Plan de Vida en asambleas comunitarias. La más significativa en este momento es la estructuración de la Guardia Indígena, la cual está conformada por hombres, mujeres y niños, voluntarios de los diferentes sitios del territorio, cuya única arma es el valor civil acompañado por un bastón de mando (sagrado) y el respaldo de la comunidad. El objetivo es trabajar por la defensa de la vida de los seres humanos y la madre tierra. Es un mecanismo de defensa pacifica, civil, desarmado; dentro del ejercicio de autodeterminación de los pueblos. 

Por lo planteado anteriormente nos permitimos adjuntar una propuesta para que las Naciones Unidas estudie la posibilidad de darle un reconocimiento a la Guardia Indígena como un Agente Internacional de Paz, acompañada de manera urgente e inmediata por Brigadas Internacionales de Paz (Escudos Humanos), bajo la supervisión de la Guardia.

Esto nos daría la posibilidad de no dejarnos desplazar, sobrevivir en medio del conflicto y continuar desarrollando nuestro Plan de Vida como una herramienta para la paz. 

De antemano le agradecemos todo el apoyo que nos pueda brindar; reciba los más afectuosos deseos de éxito en un trabajo vital para los pueblos; que como el nuestro lucha por el desarrollo y por vivir en Paz, entre los seres humanos y la madre tierra. 

Atentamente, 

ACIN CXAB WALA KIWE 
Giovanny Yule, Representante legal Proyecto Nasa, Toribio, Cauca 
Luz Dary Pazu Cometa, Gobernadora del Cabildo indígena San Francisco 
Ezequiel Vitonas Talaga, Delegado por el Proyecto Nasa Toribío, Cauca, Colombia 

*** 
Propuesta: la Guardia Indígena como Agente Internacional de Paz 
CXAB WALA KIWE (Territorio del Gran Pueblo) 

1. Presentación 

La Guardia Indígena es una estrategia y mecanismo de defensa de la vida, la integridad humana en armonía con la naturaleza; que desarrollamos los paeces (nasas) al servicio de la Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca, ACIN, CXAB WALA KIWE (Territorio del gran pueblo), ente público de carácter especial, instituido de conformidad con los artículos 246 y 330 de la Constitución Política de Colombia; bajo el Decreto 1088 de 1994, instrumentos jurídicos que posibilitan a las comunidades indígenas su organización según su propia cosmovisión, teniendo como punto de partida los usos y costumbres, los que a su vez son la base de su derecho natural o propio. 

La Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca, ACIN, CXAB WALA KIWE (Territorio del gran pueblo) se ha consolidado como entidad que articula y dinamiza el proceso organizativo del pueblo nasa en lo zonal coordinado con lo local que asume cada Cabildo con sus propias dinámicas comunitarias. La ACIN impulsa los siguientes ámbitos interrelacionados: conformación, administración y control de la entidad territorial zonal; consolidación de la autonomía política y jurídica; y creación de sistemas zonales de desarrollo propio en educación, salud, manejo de los recursos naturales, economía comunitaria, administración y justicia. Todo ello encuentra respaldo inobjetable en normas y tratados internacionales, especialmente en el Convenio 169 de la OIT, aprobado en Colombia mediante la ley 21 de 1991. 

En tal sentido, la Guardia Indígena es uno de los programas que desarrolla la ACIN, cuyo objetivo primordial es el de cuidar el territorio (suma de geografía e historia) sin apartarse de los principios, las esencias, los valores culturales, la cosmovisión y el pensamiento propio de estos pueblos. Ello implica ejercer un permanente control comunitario y humanitario en los resguardos y comunidades, a efectos de que las consecuencias del conflicto armado y las agresiones de los actores (insurgencia-Estado), no afecten a la población, no vulneren sus derechos y no obliguen su desplazamiento forzado. 

La Guardia Indígena es un instrumento de resistencia frente a la guerra, la injusticia y el avasallamiento del modelo económico y no vive como estructura de choque frente a los actores armados, sino que habita en la voz y en la mirada de cada indígena nasa, porque todos somos guardias, en el sentido de que el ser guardia es una visión, una manera propia de pensar, de vivir, de soñar lo propio y de recuperar las esencias y proyectarlas. Todos los nasas somos guardias, tenemos y vivimos en actitud de guardia para pervivir en el territorio. 

En tal sentido, la Guardia Indígena se ha convertido en un instrumento eficaz para la protección de los derechos humanos, específicamente para la protección de nuestros derechos como pueblo en medio de la agudización, escalamiento y degradación progresiva del conflicto armado; es muy importante para nuestros pueblos, para el país y los procesos sociales en su conjunto, que la Guardia Indígena sea reconocida, declarada e instalada por la ONU como un Agente Internacional de Paz. 

Ello es congruente con declaraciones anteriores de este mismo organismo internacional, en los que ordena un especial tratamiento y protección para todos los pueblos indígenas del mundo, por representar un supremo interés para toda la humanidad. Pero el proceso comunitario y dentro de este, la Guardia, es además una enseñanza de reciprocidad y solidaridad desde el pueblo Nasa que deseamos compartir con otros pueblos y procesos que buscan la paz desde sus culturas en sus territorios. Por ello convocamos constantemente a otros pueblos y procesos a ejercer esta solidaridad recíproca con nosotros. 

2. Justificación 

Los pueblos indígenas del norte del Cauca somos víctimas de todas las modalidades de violencia que ejercen los actores del conflicto armado al igual que el resto de los pobres de Colombia y el mundo. La guerra desplegada en nuestros territorios se ha intensificado en los últimos meses por la aplicación de las estrategias de seguridad democrática que impulsa el gobierno colombiano, que no sólo amenaza de manera directa nuestra integridad física, sino que se extiende a las formas mismas de vida que poseemos como comunidades, afectando gravemente la cultura y posibilidad de existir como pueblos. 

De cara a esta problemática, los paeces hemos tomado mayor conciencia de la necesidad de fortalecer las instituciones propias, de recuperar y consolidar formas de resistencia y organización, de profundizar, ante la evidente ausencia y olvido del Estado; mecanismos autónomos y pacíficos de protección que nos garantice sobrevivir sin armas en medio del conflicto; evitando así que la juventud emigre a grupos de descomposición social. 

Es, en este proceso de resistencia y autoafirmación como pueblos que los paeces hemos recuperado una institución como la Guardia Indígena que parecía perdida en la larga historia de represión a nuestra etnia. Pero, más que una institución de protección de nuestros territorios y la integridad, es una figura real de cohesión social, de construcción y preservación del tejido milenario, un baluarte moral para la defensa de la paz en medio de un conflicto devastador para nuestros hijos e hijas, su naturaleza su cultura y nuestro territorio. 

Por ello, la Guardia Indígena se considera como un espacio de reconocimiento cultural y de autonomía, como camino que asegura a los pueblos indígenas la convivencia pacífica y el respeto integral a los derechos humanos. Esto ha hecho que se fortalezca como un organismo e institución propia, capaz de posibilitar la pervivencia negada por la guerra, la exclusión y el olvido. 

En este sentido, el hecho de que la Guardia Indígena sea reconocida, declarada e instalada por la ONU como un Agente Internacional de Paz, contribuiría inobjetablemente al fortalecimiento del proceso como Plan de Vida, a un mayor apoyo nacional e internacional, a un mayor reconocimiento de nuestro trabajo frente al Estado y sus agentes y garantizaría incuestionable respetabilidad ante todos los actores, instancias y procesos, además que la posicionaría ante el mundo, como una estrategia de autonomía y defensa de los derechos humanos. 

Además reconocemos que nos es imposible seguir resistiendo solos. Necesitamos de la solidaridad internacional y estamos dispuestos a ofrecerla desde nuestro proceso. Por eso, es urgente que el apoyo a las comunidades a través de la Guardia Indígena, cuente con Brigadas Internacionales de Paz (Escudos Humanos) que aprendamos recíprocamente de nuestro Plan de Vida conviviendo.

Las graves agresiones de las que hemos sido víctimas las comunidades indígenas por parte de todos los actores del conflicto a través del señalamiento, amenazas, asesinatos por ambos actores y las detenciones masivas, allanamientos por parte del ejercito colombiano en nuestros territorios, nos ha obligado a ejercer autonomía y, en consecuencia, establecer nuestras diferencias con los actores del conflicto, realizar juicios políticos en asambleas comunitarias a la insurgencia, al igual que al ejercito oficial. 

También hemos rescatado personas en defensa de la vida evitando así que se cometan mas injusticias, denunciando la grave crisis humanitaria y de derechos humanos que se padece nuestro país, capacitando la comunidad para que defienda los derechos como ciudadanos, definiendo estrategias para no abandonar el territorio. Por lo anterior, resulta de vital importancia para el proceso, la Guardia Indígena y para el fortalecimiento de los mecanismos de defensa de los derechos humanos de todos los pueblos indígenas, contar con el reconocimiento, acompañamiento y respaldo internacional. 
Este respaldo debe ser eficiente e inmediato y consiste en establecer una mayor solidaridad y ayuda concreta, por cuanto necesitamos que todos aquellos hombres, mujeres y organizaciones que conocen y sientan nuestras luchas por la vida, también nos hagan sentir el calor de su ternura y la fuerza de su apoyo. 

3. Objetivos 

3.1 Objetivo general 

Lograr que la Guardia Indígena del norte del Departamento del Cauca sea reconocida, declarada e instalada por la Organización de las Naciones Unidas como Agente Internacional de Paz. 

3.2 Objetivos específicos 

· Que la ONU emita una Resolución en la que se declare y reconozca a la Guardia Indígena de la ACIN Cxab Wala Kiwe como un Agente Internacional de Paz. 
· Que la ONU tome las medidas políticas y gestione los aspectos financieros que tal determinación implica. 
· Que la ONU movilice de manera urgente los recursos y medios necesarios para establecer y desplazar Brigadas Internacionales de Paz (Escudos Humanos), bajo la fiscalización de la Guardia Indígena y del proceso comunitario, en reconocimiento a la necesidad de solidaridad internacional pacífica recíproca con nuestro Plan de Vida. 
· Que se notifique al Estado colombiano y a todas sus agencias y funcionarios, la calidad y condición que ostenta la Guardia Indígena en el marco de la ACIN y del Plan de Vida nasa. 
· Que se emprenda una campaña de difusión sobre la visión, misión, mandatos y procedimientos que realiza la organización indígena y la Guardia en el desarrollo de sus funciones, la que ha de ser tanto en las comunidades y en el nivel nacional e internacional, para lo cual se planeará una estrategia comunicativa que incluya el idioma propio con publicaciones, videos, foros y encuentros.

1