PAECES 
Domingo 24 de junio, 2001
De: Mario Pachajoa Burbano

Payaneses ilustres:

Nelson Fredy Padilla escribió el articulo que publica Cromos (25 de junio, 2001): "Los paeces que expulsaron a los narcotraficantes" sobre su exitosa lucha contra los narcos y bandoleros en el Cauca. Este es:

""" ... Sin violencia, armados con valor y bastones de mando, los indígenas paeces del Cauca destierran a narcotraficantes, guerrilleros y paramilitares de sus territorios sagrados.

El 5 de junio del año pasado, 13.000 indígenas paeces reunidos en la Gran asamblea comunitaria del cabildo de Jambaló (Cauca), levantaron sus bastones de mando y gritaron al unísono: "Fuera narcotraficantes, fuera guerrilleros, fuera paramilitares de nuestras tierras ancestrales". Ocurrió en la vereda La Mina y fue el comienzo de una batalla silenciosa y pacífica de la que no se había tenido noticia en el país. Después de brindar con un vaso de chicha, todos se comprometieron a arriesgar su vida bajo el lema de kwe'sx txiwe nwe'way (defensa de nuestro territorio). Acababan de decidir la expulsión de los tres generadores de la guerra en esa región. ¿Cómo hacerlo?, fue la pregunta que los indígenas les hicieron a sus gobernadores y a sus consejeros, declarados por la Unesco "maestros de sabiduría". "Sólo utilizaremos nuestra unidad (minga) y nuestros bastones de mando", respondieron. Quienes debían liderar la recuperación de la zona son los dueños de los bastones de los cinco anillos, es decir los gobernadores elegidos por la asamblea. La responsabilidad recayó primero en Marco Antonio Cuetía y, este año, en Eliseo Ipia, el gobernador del cabildo de Jambaló.

EN DOS DÍAS 3.000 INDÍGENAS DESMANTELARON 8 LABORATORIOS DE PROCESAMIENTO DE COCA.

Eliseo decidió dar la cara y contar la historia porque necesitan respaldo nacional e internacional para consolidar su "proyecto de vida contra la violencia". El primer paso contra los "invasores" fue notificar mediante una comisión de paz a los dueños de cinco laboratorios para el procesamiento de coca que debían desmantelar sus instalaciones y abandonar el resguardo antes de dos semanas. "No debemos permitir el dinero fácil e ilegal, la presencia de extraños, la contaminación ambiental y la posible intervención de autoridades antinarcóticos para fumigar y reprimir", dice Eliseo. Los jóvenes paeces estaban acostumbrándose a las armas, el alcohol y la prostitución, al tiempo que abandonaban los cultivos. La respuesta no se hizo esperar: traficantes de coca de Cali y de Medellín amenazaron al cabildo.

Los paeces no cedieron. Cuando se cumplió el plazo, la primera semana de julio, se reunieron en la vereda Paletón y concluyeron que no había voluntad de parte de los mafiosos para abandonar la región, no querían obedecer el mandato de la comunidad. Guiados por la ley indígena, optaron por segregar los terrenos que habían sido arrendados por miembros de la comunidad a narcotraficantes del Valle del Cauca. Se dice que detrás de estas instalaciones también están guerrilleros del VI frente de las Farc.

"LÓGICO QUE EXISTE TEMOR... PERO SI NO LOS SACAMOS AHORA SE NOS PUEDE METER GENTE MÁS GRANDE Y BRAVERA".

Como eso no bastó, el 21 y 22 de julio la comunidad se reunió en una minga y marchó hacia los laboratorios. Dos mil hombres y mujeres, apoyados por 500 miembros de la guardia cívica indígena, todos armados sólo de valor y con bastones de mando, ocuparon los primeros tres grandes laboratorios a las 9:00 de la mañana en la vereda Zumbico. Estaban respaldados por la veeduría del defensor del Pueblo del Cauca, Jorge Muñoz, y delegados del Comité Internacional de la Cruz Roja.

Cuando los narcotraficantes se vieron rodeados por una gigantesca cadena humana, armada con puños y bastones de madera, no tuvieron más alternativa que entregar sus armas, aceptar el desmantelamiento y abandonar la región. Los paeces desarmaron las estructuras cubiertas con techos de plástico, tablas y guadua, que acababan de ser construidas. ... """

Cordial saludo,

n>