GRACIELA LOPEZ DE OSSA
Domingo 31 de octubre, 2004
De: Mario Pachajoa Burbano

Amigos payaneses: 

Nada mas placentero que registrar la ganadora de la "Mujer Cafam Cauca 2004" campeonas por la ayuda que otorgan a los menos favorecidos. Este año ha sido la señora Graciela López de Ossa. Nuestras felicitaciones a la señora Graciela. El Liberal, con este motivo, se refiere en los siguientes términos. 

Cordialmente, 

*** 

Premio Mujer Cafam Cauca 2004 
“La labor es de Dios” 
Graciela López de Ossa 
El Liberal 
30 de octubre, 2004 



Foto: El Liberal 
“Yo siento mucha felicidad pero no creí que me lo pudiera ganar, hay obras también muy lindas y yo las admiro mucho, pero uno hace esto con tanto cariño que no siento el trabajo, a pesar de la enfermedad o el clima salgo a buscar las ‘limosnitas’ para los pobres, pero lo hago con mucho amor y no me siento incómoda”, expresó la señora Graciela López de Ossa, quien fue elegida ayer como la ‘Mujer Cafam Cauca 2004’ en su décimo séptima versión. 

Ama de casa, colaboradora de la Fundación San Ezequiel Moreno, ayuda en la atención a personas mayores de edad, en especial a los enfermos con cáncer, labor que cumple más de 28 años,“para mí la felicidad más grande que he tenido es que una persona, sin yo haberle dicho nunca nada, fuera capaz de mandarme a mi casa un mercado grande por arrobas para que yo lo dividiera en libras y poderle dar a mis pobres, ha sido el logro más grande que he sentido en mi vida y que he llorado porque esto”, manifestó. 

Su labor ha consistido en brindarles vestido y calzado a los más necesitados, buscarles el médico en caso de ser necesario, estar al tanto de las intervenciones quirúrgicas y de la atención que los adultos mayores requieran, “los médicos me colaboran mucho, el hospital me abre las puertas, las enfermeras son muy queridas conmigo, además he tenido mucho apoyo de mucha gente y donde hablo me atienden”, señaló. 

Aunque no lleva la cuenta de los adultos mayores que se han beneficiado, lo más importante ha sido velar y cuidar de ellos, vestirlos y darles de comer y hacer lo que más se pueda por cada uno de ellos. 

“La labor es de Dios y vale la pena que la apoyen, porque Dios lo que más premia en la vida es el que se acuerde del que tiene hambre y está desnudo, como lo dice Él en su evangelio: ven al reino que te corresponde porque tú cuando tuve hambre me diste de comer, cuando tuve frío y desnudo me vestiste, cuando estuve enferma me visitaste, todo lo que hemos hecho por los pobres y los ancianos eso es lo que Dios recalca y para mí es lo más grande que yo puedo hacer”, resaltó. 

Por su parte, la docente Alba Libia Lucía Bonilla, ocupó el segundo lugar por su labor en el jardín infantil ‘El Dancing’ del barrio de El Placer, donde atiende a menores de estrato social bajo, fomentando con la ayuda de voluntarios el amor y el arte para el uso adecuado del tiempo libre. 

Así mismo recibieron un reconocimiento especial la ecóloga Patricia Ordóñez Castillo, por su labor en la educación ambiental y la fonoaudióloga María Elena Medina Velasco, dedicada a los niños con discapacidad en la localidad de Santander de Quilichao.