EFRAIN OROZCO MORALES
Viernes 25 de febrero, 2005
De: Mario Pachajoa Burbano

Amigos payaneses:

Efrain Orozco Morales, una de las más importantes figuras en la historia de la música de Colombia fue compositor, director de orquesta e intérprete sobresaliente de piano, trompeta, guitarra y flauta. El Maestro Orozco nació en Cajibío, Cauca, a finales del siglo XIX.

Hoy transcribimos el artículo de Daniel Arturo Vejarano y la letra de una de las composiciones más famosas de Efraín Orozco. Información adicional se puede encontrar en nuestro Archivo de los años 1999 y 2003.

Cordialmente,

***

Semblanza del Maestro Efraín Orozco
Por Daniel Arturo Vejarano
El Liberal, febrero 25, 2005


Foto: El Liberal
Hacia el noroeste de Popayán y a 27 kilómetros de distancia de esta ciudad, se halla extendida la legendaria población de Cajibío, cuna de antiguas familias señoriales y de esclarecidos exponentes de la música, entre los cuales ha sido figura descollante el polifacético compositor e instrumentista Efraín Orozco Morales, cuya notabilidad estética y trascendente, ha permanecido incólume en el recuerdo musical de la gente colombiana.

El maestro Efraín Orozco nació en la citada población el día 12 de enero de 1898, en el solariego hogar formado por don Cenón Orozco y doña Amelia Morales. Siendo aún infante, escuchó los arpegios de una vieja guitarra, cuyo encordado rasgueaba doña Amelia con empírica destreza, interpretando antiguas melodías que el pequeño Efraín canturreaba con armoniosa entonación.

En el año 1915, ya Efraín había cumplido 17 años de edad y fue entonces cuando resolvió venirse a radicar a Popayán, donde lo conoció el estilan maestro González, quien impresionado por el sin par sonido que el joven artista obtenía del cornetín, se interesó en su educación musical, enseñándole fundamentales conocimientos de armonía, instrumentación y contrepunto convirtiéndole a la postre en un avezado músico integral, como resultado de sus connaturales aptitudes: oído musical extraordinario, rítmico, armónico y melódico.

Hacia el año 1929 fundó en Popayán la Orquesta Orozco, con 30 músicos, entre los cuales se hallaban Jorge Alonso Iragorri Diez, como pianista; Carlos López Narváez, como flautista y Benjamín Iragorri Diez, quien tañía el contrabajo.

En 1931 se trasladó a la ciudad de Cali, en donde fundó la orquesta 'Efraín Orozco y sus Alegres Muchachos', debutando en el tradicional café El Globo; teniendo allí la oportunidad de conocer al extraordinario y hasta hoy insuperado barítono, Carlos Julio Ramírez, a quien de inmediato incorporó a su elenco artístico, tornándose desde entonces en su gran amigo y compañero de toda la vida.

En busca de nuevos horizontes emigró con su orquesta hacia la República de Chile, contratado por el lujoso casino Viña del Mar, situado en la ciudad del mismo nombre, en la provincia de Valparaíso e integrando a su grupo al internacional saxofonista, Alex Tobar; al pianista judío argentino Luis Bacaloff; al magistral trombonista cubano, el Negro Esteban y a su coterráneo y magnífico trombonista Ismael Orozco.

En el año de 1938 viajó con su agrupación musical a la República Argentina en cuya capital. Buenos Aires, organizó la fabulosa Orquesta de las Américas, que llegó a ser la más popular y la orquesta de moda en la cosmopolita y extensa metrópoli austral.

En esa ciudad causó sensación la voz del excepcional barítono colombiano Carlos Julio Ramírez, quien fue admirado y ovacionado en el Teatro Colón de aquella urbe, convirtiéndose en la figura más destacada del 'bel canto', habiendo alternado en distintos coliseos con las orquestas de Aníbal Troilo, de Francisco Cannro, de Carlos Di Sardi, de Hugo del Carril y de Gregorio Barrios. Por otra parte la lucida artista del cine, Conchita Montenegro, estuvo también vinculada a la famosa orquesta Orozco.

En 1953 el maestro Orozco vino a Popayán con la Orquesta de Las Américas y en un amplio estrado que se armó en el Parque de Caldas, enfrente del edificio de la Alcaldía Municipal, ofreció un espectacular concierto público, con la actuación del vocalista rioplatense Carlos Argentino Torres; suceso que aún se recuerda y que ha motivado la perenne gratitud de la ciudadanía payanesa.

El maestro Efraín Orozco Morales, falleció en Santafé de Bogotá, el día 27 de agosto de 1976.

(Tomado del libro "Teatro Municipal Guillermo Valencia su historia").

***
SEÑORA MARIA ROSA
Autor: Efraín Orozco
Ritmo: Pasillo


Por aquí voy llegando señora María Rosa,
me vine madrugando y el alba está lluviosa.
La india me ha dejado, no volverá a la choza
vaya dándome un trago, señora María Rosa.

No más me fue diciendo que se iba a la ciudad,
yo no le fuí creyendo y había sido verdad,
maldigo yo la hora en que la creí buena,
acérqueme otra copa quiero matar mi pena.

Pensar que ya llegaba el día de la boda,
y que lindo que estaba mi rancho allá en la loma.
Por ella yo he dejado mis viejos tan queridos,
mis bueyes y mi arado, mi cafetal florido.

Yo la he de ver mañana muriéndose de hastío
su vida destrozada y sin el amor mío,
la dicha es flor de un dia, rebóseme la copa,
por esta pena mía, señora María Rosa.