ANCIANOS PAYANESES
Miércoles 10 de mayo, 2000
De: Mario Pachajoa Burbano

Payaneses:

El Liberal del domingo pasado nos trae una bella página acompañada de expresivas fotografías sobre los ancianos de Popayán, de la cual extraemos lo siguiente:

Más de 500 rostros ajados por el paso del tiempo pero no por las ganas de mostrar que aun su presencia es importante en la sociedad, se encontraron ayer durante siete horas en el rincón Payanés, lugar en donde los abuelos dieron una gran muestra de coraje y valor ante la vida a quienes con sus actitudes demuestran que son "jóvenes" tan sólo de aspecto. Desde muy tempranas horas, decenas de ancianos de todas las comunas de la ciudad, llegaron con sus ollas y cacerolas preferidas hasta el histórico lugar y con leña y carbón como en sus años mozos atizaron el fuego, el cual no quiso extinguirse con el paso de las horas. Tal como sus vidas tampoco lo quieren hacer todavía. Organizaron sus toldos y comenzaron a repartir la comida en las mesas de exhibición, hasta que aquellos lugares quedaron convertidos en una deliciosa galería de rellenas, lechona, tamales tolimenses y toda clase de frituras típicas de la región, las cuales se podían acompañar con un champús o un aloha, preparados con la tradicional receta de los abuelos. Para los que no degustaron de las bondades de la cocina caucana ofrecieron una muestra de manteles, edredones y diferentes elementos multicolores elaborados por las manos expertas de quienes por muchos años se han dedicado al paciente oficio del tejido a mano.

!Hip Hip Urra!

En medio del comercio establecido por la tercera edad, los cuerpos de los grupos de animadores sobresalieron en las gradas de la concha acústica, ataviados con las sudaderas que hace algunos meses les regalara la Administración Municipal y portando pancartas de grupos como "abuelos alegres" y "canitas del recuerdo", gritaron urras a los artistas de su barrio. Lo que se observó ayer no se limitó exclusivamente a la venta de artículos o comidas para costear en un futuro las posibles "escapaditas" de los ancianos a sitios turísticos o a la compra de elementos de sus micro empresas. También los abuelos hicieron un derroche de vitalidad a través de representaciones artísticas. Es así como en cada rincón del conocido "pueblito patojo", entre presentación y presentación se reunieron grupos de cinco o diez ancianos, quienes con guitarras y otros instrumentos en mano ensayaron incansablementelos acordes y estrofas de canciones como clavelito rojo, mientras, otras parejas intentaban acompañar con baile las melodías. Al igual que los conjuntos de jóvenes, los abuelos también experimentaron el llamado miedo escénico y algunos hasta tomaron un traguito de licor antes de subir al escenario como para templar los nervios. Una vez allí y apropiados de su papel de artistas, bailaron coreografías modernas y otras que no lo eran tanto, también cantaron todo tipo de ritmos, desde música carrilera hasta salsa. Otros por su parte, prefirieron hacer fonomímicas o números gimnásticos. "Lo que recojamos por la venta de los alimentos y por los tejidos lo destinaremos al paseo anual de integración. Esto es sólo una parte de las actividades que realizamos ya que mensualmente efectuamos rifas y bazares para costearnos actividades recreativas y de capacitación", manifestó María Eugenia Paredes, líder del grupo manitas creativas.

Por el talento de los ancianos

Más allá que una muestra artesanal en la que los ancianos consiguieran una pequeña parte de lo que necesitan para poder sufragarsus tareas, el Segundo Festival Gastronómico y Cultural de la Tercera Edad, organizado por la Alcaldía Municipal, fue un esfuerzo por rescatar el gran potencial detalento tradicionalmente subestimado por los payaneses. "Lo que el Imderp, quiso representar a través de esta actividad es que los abuelos son personas activas y que tienen una producción cultural importante. Las actividades que realizamos recuperan las tradiciones orales en la copla y el canto", manifesto' Juan Carlos Velasco, Jefe de Dirección Técnica. Los planes a futuro por parte del Instituto, están encaminados a realizar más actividades de esta índole que contribuyan al trabajo que separadamente se realiza en cada comuna con ellos. Con pesar manifestó que pese a las campañas realizadas a través de los medios de comunicación sobre el buen trato y comprensión a los adultos mayores, aun falta demasiado para que sean valorados como sus canas y experiencia lomerecen. "A los abuelos siempre los dejan en un rincón no sólo en Popayán sino en todo el país, en mi experiencia con ellos he observado un cuadro muy dramático consistente en que cuando el abuelo cumple su ciclo es repudiado hasta por su misma familia", dijo Velasco. Es por esto que muestras como la exhibida ayer son un espaldarazo a los esfuerzos que a diario realizan cientos de ancianos en zonas urbanas y rurales del Cauca, por no ser blanco del olvido, una enfermedad con la que no quieren convivir en sus últimos días... """

Cordial saludo,