MÚSICA PAYANESA: CONCLUSIÓN
Viernes 16 de noviembre, 2001
De: Mario Pachajoa Burbano

Payaneses musicólogos:

Concluímos con el presente escrito, el tema de la música payanesa, siguiendo el libro de José Ignacio Perdomo Escobar (1917-1980) "Historia de la Música en Colombia", quinta edición ilustrada.

""" ... El maestro Antonio María Valencia, nacido en Cali el 10 de noviembre de 1902, compuso "Misa de Requiem" para coro mixto "a capella" escrita entre el 14 de junio y el 8 de julio de 1943 y estrenada en las exequias del Maestro Guillermo Valencia, en Popayán, por la Coral "Palestrina" del Conservatorio de Cali dirigida por el autor. Esta composición fue iniciada cuando la muerte comenzaba a aproximarse al maestro Guillermo Valencia y terminada durante el viaje que los coros del Conservatorio mencionado realizaron a Popayán con el fin de solemnizar las exequias del eminente poeta. En esta obra, el compositor se ajustó cuidadosamente a los preceptos de la liturgia católica. En su aspecto prosódico, la obra es ejemplar, toda vez que en ella las líneas melódicas tienden a exaltar los valores dinámicos y expresivos de los textos latinos, respetando la duración e importancia relativa de las sílabas (cuantidad y acentuación) y ajustando el movimiento de las voces al ámbito que de suyo corresponde a cada una de las modalidades gregorianas empleadas en la obra.

Viene para Popayán una edad de oro en el Conservatorio del Cauca, con la radicación del gran artista austríaco Wolfgang von Schneider, conocido mundialmente como director del cuarteto de cuerdas que llevó su nombre. La muerte de uno de sus integrantes en el Brasil, lo llevó incidentalmente a Cali, donde acompañado por el maestro Antonio María Valencia, formaron conjunto inolvidable. Factor decisivo en la presencia del maestro vienés en Popayán fue el valimiento del notable jurista y músico doctor Benjamín Iragorri Díez, a quien se debe la fundación del Conservatorio de Popayán, como dependencia de la Universidad del Cauca. El maestro Schneider contajo matrimonio en Popayán con doña Josefina Prado.

De 1944 a 1956 dirigió el Conservatorio el notable compositor, maestro Luis Carlos Espinoza, nacido en Belalcázar el 25 de septiembre de 1918. Estudió en el Conservatorio de Cali y en el de Bogotá y viajó a los Estados Unidos y Francia. Escribió música de escena: "A la diestra de Dios Padre"; de cámara "cuarteto" en tres movimientos para cuerdas, dos melodías para celo y piano; "Paisaje andino", fantasía mínima para piano. Siete composiciones corales y las canciones tres melodías : "Ritmo mulato para bogas negros", "Amanecer", "Búsqueda".

Dos últimos nombres han ocupado el cargo de directores del Instituto: José Tomás Illera e Iván Valencia Quijano.

No se puede terminar esta apresurada reseña sin hacer referencia- así sea mínima- al Festival Nacional de Música Religiosa, que se celebra en la Semana Santa payanesa y que sólo tiene pares en Cuenca y Tarbes. La idea fue inicialmente expuesta por el profesor Schneider en 1959. Luego, en 1964, fue constituída una Junta Permanente y ha sido un atractivo permanente en el esplendor de la celebración de la Semana Mayor. Cada año han sido más ambiciosos los programas. Han sido alma del Festival Alvaro Thomas, Alberto y Edmundo Mosquera. La supervivencia de ésta es dura tarea renovada con tesón idealista cada año ... """

Entre paréntesis: el primer músico colombiano fue Alonso Garzón de Tahuste, nacido en Timaná en 1558 y murió en Santafé de Bogotá en 1654. Le faltaron cuatro años para cumplir la centuria pero le sobraron talentos para muchos más, ya que fue: sacerdote, canónigo, músico, historiador, maestro de canturrias, maestro de capilla suplente... etc.

Cordial saludo,