NUEVO LIBRO DE RODRIGO A MUÑOZ BARRAGAN
Viernes 2 de enero, 2004
De: Mario Pachajoa Burbano

Amigos payaneses:

Margot Valencia de Prada nos ha enviado el artículo que hoy reproducimos, que contiene los comentarios de Lena Hansen sobre el libro que acaba de publicarse escrito por el payanés Rodrigo A. Muñoz Barragán ex-presidente de la Asociación Americana de Psiquiatría y como co-autora Marylin Martin. Rodrigo es profesor de la Universidad de California, San Diego y Director en el Hospital Mercy de la mencionada ciudad. Esta obra titulada "Fuego y hielo entre las latinas" está enfocada hacia la depresión que sufren las mujeres latinas inmigrantes en los Estados Unidos. Felicitamos a Rodrigo por este nuevo aporte al campo de su especialización y agradecemos a Margot el suministrarnos el texto del escrito.

Cordial saludo,

***

¡Atención mujeres latinas!
LENA HANSEN

Especial/El Nuevo Herald

La depresión sigue siendo un tema tabú para muchos latinos. De hecho cada 4 de 5 hispanos que sufren de depresión no reciben el tratamiento adecuado. La barrera del idioma para los inmigrantes en los Estados Unidos, y el factor de que sólo haya 29 especialistas en salud mental que hablan español por cada 100,000 latinos, dificulta aún más el que estos busquen ayuda profesional.

En especial las mujeres latinas tienden a no quejarse de malestares para no preocupar a sus seres queridos. Eso es precisamente lo que el doctor Rodrigo Muñoz --ex presidente de la Asociación Americana de Psiquiatría-- espera cambiar con su reciente libro Fuego y hielo entre las latinas, título que representa el desbalance de ánimo provocado por diversos desórdenes afectivos.

"Muchas veces nos referimos a una mujer emprendedora y entusiasta como "fogosa". La palabra se ha convertido en sinónimo de la mujer activa y segura de sí misma'', comenta Muñoz, y añade que ``lo contrario es la mujer `helada, inmóvil, que no se excita por nada''.

Con esta publicación, coescrita por la doctora Marilyn Martín, especialista en el efecto de los desórdenes mentales en los grupos minoritarios, Muñoz espera brindarle a las latinas una fuente de información y aliento. Además de incluir anécdotas reales de latinas que han sufrido de depresión en el pasado, el libro provee cuestionarios que ayudan a reconocer los síntomas. El mismo educa a las lectoras sobre diversos desórdenes mentales, las causas, los tratamientos y cuándo se debe buscar ayuda.

"Muchas veces, cuando la persona va a ver al médico, no va a quejarse de depresión sino de síntomas físicos. Va a decir: "me duele la cabeza, el pecho, la cintura. Debo tener una enfermedad muy seria porque no estoy comiendo ni durmiendo y se me acaba la energía". Rara vez la persona admite desde el principio que tiene depresión'', comenta.

''Cuando el médico general no busca los síntomas de la depresión puede que diagnostique otra enfermedad y la persona continúe un curso crónico sin un diagnóstico apropiado'', comenta Muñoz, quien dice que el primer paso hacia la recuperación es perder el miedo al psicólogo, a quien a veces temen más que al propio dentista.

Hablando sobre las causas de la depresión, el doctor nos explica: "siempre hay factores genéticos y a veces la susceptibilidad a la depresión se hereda, pero hay circunstancias tales como desastres naturales o experiencias traumáticas que también pueden provocarla''.

Muñoz, quien tiene su propia consulta en San Diego, confiesa que últimamente ha visto muchos casos de mujeres afligidas debido a los incendios que han asediado el estado de California durante las últimas semanas.

Además de proveer valiosa información sobre enfermedades comunes entre las mujeres como el desorden post-traumático, la anorexia, la bulimia y el desorden obsesivo-compulsivo, el libro ofrece consejos sobre cómo lidiar con el estrés de la vida diaria.

Según el Dr. Muñoz, la mujer hoy en día tiene una triple función: como madre, esposa y profesional.

Muñoz confiesa que muchas de sus pacientes son mujeres aparentemente realizadas en el ámbito profesional y emocional, ``seres extraordinarios que habían tratado de avanzar tanto y tan difícilmente que estaban deprimidas porque habían gastado sus energías y esperanzas''.

Sobre el enfoque del libro dirigido a la mujer en vez de al hombre latino, Muñoz comenta: "En nuestras familias, la persona que realmente toma las decisiones es la mujer. Si convencemos a las mujeres de que la depresión existe, de que es algo común, que se puede tratar, y se puede tratar con éxito, entonces también los hombres buscarán ayuda.''