MUJER Y BELLEZA
Viernes 12 de abril, 2002
De: Mario Pachajoa Burbano

Amigos payaneses:

Giovanni Castrillón Ramírez (gicar@emtel.net.co) nos participa de un artículo que ha escrito la psiquiatra payanesa Iris Luna Montaño (irisluna@yahoo.com), que se ejerce como profesional y catedrática en Medellín, dedicada últimamente al lado antipático de la belleza, los inalcanzables modelos de belleza y el daño que le causan a la mujer.

El texto del artículo en mención se encuentra en las págimas de Giovanni, bajo el título de "Trastorno dismórfico corporal, mujer y belleza, (Antropología, cultura e imagen corporal)". Su dirección es:

http://members.tripod.com/giocas/id25_m.htm#mujer_y_belleza

Giovanni nos dice que a Iris "le ha llamado poderosamente la atención, la revisión de los trastornos somatomorfos, (aquellos que parecen dolencias orgánicas, sin serlas) no solo desde la perspectiva biológica, sino también desde la perspectiva social, cultural y antropológica, y que cuando comenzó a revisar el tema de la estética y la belleza femenina como factor socio cultural implicado en los trastornos de la imagen corporal, no se imaginó que podría descubrir tantos autores interesados en el fenómeno actual de la Belleza, los que le han ayudado a plantearse nuevos interrogantes e intereses relacionados con la psicopatología femenina, y me relaciona una amplia bibliografía de psicólogos, filósofos, antropólogos, y comunicadores que cuestionan el uso y el abuso de la belleza actual".

Iris le comenta a Giovanni que:

"Estamos frente a la dictadura de LA BELLEZA, patrocinada por la cibercultura, las mega tendencias y la globalización, y el consumismo a gran escala, que no sólo afecta -en principio- a todas las mujeres sino que además se ha intensificado brutalmente en el curso de las últimas décadas: las labores (regímenes, tratamientos diversos, aplicación de cosméticos, cirugías estéticas, gimnasias) relacionadas casi exclusivamente con la conservación, transformación del cuerpo, mutilación y mutación de la corporalidad. Es cierto que algunos ejercicios físicos, algunas dietas, pueden resultar saludables, pero en general el objetivo es ser bellas, mejorar estéticamente, responder a patrones en boga. "Para las mujeres, la belleza es una obligación que forma parte de su identidad sexual", apuntó Susan Sontag. "Porque ésta es una sociedad que hace del ser femenino y de la preocupación de ser bella una sola cosa."

"El lado imperativo de la estética, condena a la mujer actual a ascensos transitorios de la autoimagen, seguido de caídas estrepitosas, recordando a Sísifo rey de Corinto. No hay cuidados definitivos, las modas cambian, las cirugías deben ser renovadas; como señala Sontag: "Se define al ser femenino como aquel que se ocupa de su aspecto y luego se lo denigra por frívolo y superficial".

"Esta tiranía de la belleza, paradójicamente se agudizó al mismo tiempo que las mujeres conquistaban libertades y se expandía la realización de su potencial creativo e intelectual. Desde luego, muchas otras voces se han alzado poniendo en manifiesto y repudiando este sistema despótico que subyuga a las mujeres al no permitirles otra opción. Pues no es el deseo de ser hermosa lo que censuro sino la obligación de serlo, o de intentarlo a toda costa, aún a costa del equilibrio emocional. Esto es por supuesto material de estudio para los psiquiatras y psicólogos. En mi ponencia planteo como éste culto a la belleza y los modelos poco realistas existentes dicho culto, pueden interactuar con los imaginarios femeninos y ser disparadores de las ahora renovadas "psicopatologias de la estética". Siendo un representante importante el Trastorno Dismórfico Corporal".

"A tal punto se ha incorporado el marketing de la belleza (o del forzoso, imprescindible mejoramiento del aspecto) a las vidas femeninas, que se considera un pecado no responder a estos dictados. Así, según los casos, nos hacen sentir responsables de envejecer, culpables de mantener los senos pequeños, sacrílegas por no ser flacas, culpables de portar canas, o causantes de nuestra celulitis. Y si alguna se quiere olvidar un poco de éste memorial de agravios, botar la angustia de todo lo que le faltaría por hacer para estar a tono con los imperativos sociales y comerciales, ahí está el centro comercial de la esquina con sus vidrieras abarrotados de las imágenes publicitarias soñadas, acompañadas siempre de cremas, mascarillas y lociones milagrosas para integrarlas a nuestro arsenal de fetiches y rituales narcisistas. A la media cuadra el gimnasio con múltiples INSTRUMENTOS de tortura digitalizados para obtener los glúteos de moda y la cintura de Barbie. Parece un chiste de humor negro que podría figurar en el film "La muerte le sienta bien", de Robert Zemeckis con Meryl Streep y Goldie Hawn, o en la cintas recientes "American Beauty" o "El Diario de Bridget Jhones" pero no, es la pura realidad documentada que nos rodea y hostiga".

"En Colombia, la mujer también es afectada por el lado antipático de la belleza.. ¿una obsesión? ¿un delirio? ¿una idea sobrevalorada? ¿un esquema maladaptativo temprano?, Y aunque la preocupación o insatisfacción con la imagen corporal puede presentarse en muchas ocasiones como una queja dentro de la constelación de síntomas de un episodio depresivo, una fobia social, un trastorno obsesivo compulsivo, un trastorno somatomorfo, valdría la pena analizar mas detenidamente los imaginarios y percepciones de la estética, para brindar una mejor ayuda a las pacientes. Si bien el trastorno dismórfico corporal corresponde a una exageración y casi caricaturización de esa preocupación por la apariencia física, permite vislumbrar el sufrimiento de la persona a causa de las distorsiones de la imagen corporal".

"Es valioso, que como terapeutas, le ayudemos a las pacientes a recuperar las imágenes de fuerza, talento, competencia que se pueden transmitir con los logros en lo personal, familiar y profesional , reforzando el autoestima con otros elementos y ayudando a establecer patrones nuevos de interpretación de la belleza (belleza individual forjada en el interior), además dar elementos que permitan el cuestionamiento los criterios de la Belleza artificial, que el gran mercado de apariencias externas estereotipadas propone".

Cordial saludo,