JOSE RAFAEL MOSQUERA HURTADO: II
Martes 5 de agosto, 2003
De: Mario Pachajoa Burbano

Amigos payaneses:

José Rafael Mosquera Hurtado, primer constitucionalista colombiano, a quien se refirió en su artículo Alfonso López Michelsen (Véase julio 13, 2003), vuelve hoy a nuestras páginas de historia payanesa, en la pluna de Diego Castrillón Arboleda.

Cordial saludo,

***

Doctor José Rafael Mosquera Hurtado
Por Diego Castrillón Arboleda

Especial para El Liberal

Este ilustre payanés, único varón en el hogar de don Marcelino Mosquera y Figueroa y doña María Josefa Hurtado Arboleda, nació el 5 de diciembre de 1793. "Aunque inició sus estudios primarios en forma normal e ingresó después al Seminario de Popayán. la muerte prematura de su padre en 1805, cuando él tenia 12 años, le impidió seguirlos con regularidad, pues se impuso el deber de acompañar y, en lo posible, ayudar a su madre y sus dos hermanas, en el desempeño administrativo de sus bienes. Lo cual fue tanto más difícil si, en 1813, tomada la ciudad por el Brigadier Sámano, debió refugiarse en Pasto con sus primos Joaquín y Tomás Cipriano de Mosquera y, en 1816, después de la batalla de la Cuchilla del Tambo, huir con ellos al extranjero para salvar sus vidas. Lo aprovecharon en un largo viaje a Europa y, habiendo ampliado sus conocimientos de humanidades e idiomas clásicos en Jamaica y Estados Unidos, regresaron cuando llegó el general Bolívar, a quien se unieron en sus campañas con todo el apoyo económico y humano de que pudieron disponer. El resto de la formación de José Rafael lo recibió en la facultad de jurisprudencia de la Universidad del Tercer Distrito (hoy del Cauca), en Europa a donde regresó después, a través de las lecturas a las que fue especialmente adicto y en los actos administrativos y militares que le correspondió desempeñar.

Fue don José Rafael personaje clave en el triunfo del General Nariño sobre el brigadier Sámano en la batalla de Calibío en 1814. Se encontraba en el corredor de la casa tomada por Sámano después de su derrota en el alto Palacé a finales del año anterior, en momentos en que el Segundo de Sámano, Coronel Ignacio Asín, planeaba con el Estado Mayor caer de sorpresa en el campamento de Nariño, sin cuidarse de ese jovencito que rondaba en torno a ellos.

Nunca iban a pensar que un sobrino carnal del Dr. Joaquín Mosquera y Figueroa, Presidente del Consejo de Regencia de Cádiz, no fuese realista. El joven Mosquera buscó la manera de escabullirse y, a campo traviesa, voló al campamento de Nariño y lo informó. Nariño, de inmediato, guiado por quien era conocedor del terreno y asesorado por el Coronel español José Ramón Leiva marchó esa misma noche sobre Calibío, sorprendiendo y derrotando a Sámano al filo del atardecer del día siguiente.

Como diputado a la Convención de Ocaña, unido al grupo bolivariano, su papel como conciliador fue de gran importancia, aunque días antes se había distinguido a través del discurso que como anfitrión, pronunció durante el almuerzo que se le ofreció al Libertador en Calibío de regreso del Perú y de paso a Bogotá. Aunque él no apoyó la iniciativa, fue propuesto para ocupar la presidencia de la “República del Pacífico” (unión de las gobernaciones de Quito, Popayán y la capitanía de Panamá), a raíz de la disolución de la Gran Colombia, idea frustrada con la formación del llamado “Ejercito de la Libertad” por los generales payaneses José María Obando y José Hilario López, al mando del cual marcharon a las Juntas de Apulo, en donde Obando, en su carácter de Vicepresidente encargado (en ausencia del titular el General Santander), sancionó la constitución política de 1832 por la cual se creó la República de la Nueva Granada.

Pero el campo en donde se destacó como ilustre colombiano fue en el de la literatura jurídica como tratadista de derecho constitucional y autor del proyecto de constitución que dio origen a la reforma constitucional aprobada por el Congreso de 1843.

El doctor José Rafael Mosquera contrajo matrimonio con doña María Josefa Hurtado, de cuyo enlace nació Sofía, desposada en 1839 con el poeta, militar y presidente de Colombia Julio Arboleda Pombo O’Donnell, para morir en Popayán el 5 de octubre de 1843, sin haber podido ver aprobado y ejecutado su proyecto de Constitución, presentado por él el año anterior.