LA FORTUNA DEL GRAN GENERAL MOSQUERA: II
Viernes 25 de noviembre, 2005
De: Mario Pachajoa Burbano.

Amigos:

Federico Roa Arboleda nos ha enviado la nota que transcribimos
que aclara algunas inconsistencias históricas del artículo que
publicamos el 19 del presente mes: "La Fortuna del Gran  General
Mosquera".
 
Nuestros agradecimientos para Federico por su carta.

Cordialmente,

***

Señor Don
Mario Pachajoa B.
Red de Payaneses
U.S.A.

Estimado Mario: Muy atentamente me dirijo usted con ocasión de aclarar algunas inconsistencias históricas escritas en el interesante artículo del presbítero Cipriano Rodríguez Santamaría que circuló en días pasados.

Escribe el padre Rodríguez. : << La Condesa de Testagua, hermana del mártir Caldas, fue esposa de Don Joaquín Mosquera, hermano de Tomás Cipriano.>>

Toda esta primera frase del artículo carece de veracidad tanto histórica como genealógica y confunde a cartageneros ilustres así como a los parientes del sabio Caldas y a la historia misma, por lo mismo me permito aclarar:

  1.   Aunque la familia Caldas de Popayán, era de noble e hidalgo linaje, debe entenderse este término bajo el derecho nobiliario como el primer estamento de la nobleza que otorgaba ciertos derechos y privilegios aunque lo fueran verdaderamente en España y en Indias tan solo de carácter honorífico. Esta destacada familia nunca tuvo un título de nobleza ni distinción nobiliaria diferente a la calidad de Hijosdalgo. Sin embargo se debe aclarar que con el más sobresaliente de sus miembros, el Sabio Francisco José de Caldas, cualquier título de nobleza sería indiferente ante la grandeza y genialidad de este hombre, por el que el Virrey del Perú y algunos nobles pidieron clemencia para evitar su fusilamiento, todo imposible por la crueldad de Morillo, el resto se conoce en la historia.

2.   Tampoco es cierto que alguna de sus hermanas fuera “Condesa de Testagua” (sic); tal vez se habrá querido escribir Pestagua, con “P” de Popayán, este sí título existente en la muy ilustre ciudad de Cartagena de Indias, donde sus blasones y tradiciones permitieron nada menos que cuatro cartageneros fueran titulados condes o marqueses en todo su periodo Colonial, uno de ellos don Andrés de Madariaga y Morales en el siglo XVIII, por gracia del rey, fue primer Conde de Pestagua, hoy sus descendientes viven en España.

3.   Las  hermanas del sabio Caldas y sus respectivos esposos fueron:

  a. María Teresa Caldas y Tenorio, esposa de don Antonio Sánchez Ramírez de Arellano, antecesores de la familia Sánchez de Popayán y de una rama de la familia Cordovez Moure.

b. María Manuela Caldas y Tenorio, célibe.

c. María Nicolasa Caldas y Tenorio, monja de la Encarnación

d. Gertrudis Caldas y Tenorio esposa de José Gregorio de Angulo y Ante, alcalde ordinario de Popayán; hijo legítimo de don Francisco Basilio de Angulo y Gorbea, español y su esposa doña Rosalía de Ante y Valencia. Sin descendencia.

 e. Isabel Caldas y Tenorio esposa de su pariente don Manuel Ignacio Torres y Tenorio. Con descendencia.

f. Rosalía Caldas y Tenorio esposa de don José María del Campo Larrahondo y Valencia, sin descendencia.

g. Josefa Caldas y Tenorio, célibe

h. Gabriela Caldas y Tenorio esposa de don Juan Antonio Ibarra Rebolledo, con descendencia.

i. Baltasara Caldas y Tenorio esposa del médico George Wallis, nacido en Tunbridge, Inglaterra, con descendencia.

  Las anteriores son todas las hermanas del sabio Caldas, que genealógicamente se conocen a través de papeles de familia, a través del Diccionario Biográfico del historiador Gustavo Arboleda y a través de las Genealogías de Santa Fe de Bogotá de los historiadores José Ma. Restrepo y Raimundo Rivas, todos destacados y conocidos investigadores a quienes ni una j ni una m se les escapaba si error alguno había en materia histórica y genealógica.

  4.       Don Joaquín Mosquera el ilustre regente de España, tío de Tomás Cipriano, no casó con una Caldas sino  con la distinguida cartagenera, Doña María Josefa García de Toledo y Madariaga, como se ve por su apellido materno (Madariaga) era nieta del primer conde de Pestagua don Andrés de Madariaga y Morales, pero no era ni marquesa, ni condesa, pues el título como es usual en España e Inglaterra pasó de varón a varón conservándolo sus descendientes en España. Del matrimonio Mosquera García de Toledo solo nacieron hijas, todas ellas se hicieron monjas por lo que no hay descendencia directa de este ilustre personaje.
  Solicito a usted muy comedidamente, se publique estos comentarios dada la importancia del biografiado y de los errores sin sustento histórico en los que  incurrió  el padre Rodríguez, pues  es por todos conocido el aforismo de “Errare Humanum Est”.

  Muy respetuosamente,

  Federico Roa Arboleda