GRAN GENERAL MOSQUERA 
Domingo 7 de octubre, 2001 
De: Mario Pachajoa Burbano

Amigos payaneses:

Un dia como hoy, 7 de octubre de 1878, murió el Gran General Tomás Cipriano de Mosquera.

Su personalidad polifacética ha sido una de las más discutidas. El Maestro Valencia dijo: "ante él la historia se detiene, pues no sabe si condenarlo o coronarlo".

Si como militar y estratega sobresalió por su patriotismo, como escritor, periodista, parlamentario, gobernante, político, geógrafo, historiador, orador, expositor y científico, ocupa puesto destacado en la historia de Colombia; además, fue agricultor, ganadero y floricultor; fomentó, seleccionó e introdujo de Europa ovejas y caballos.

El Maestro Valencia se expresó así del Gran General:

" ... Ya reconciliado para siempre con su duro adversario -que parece anunciarle-, se aquieta el GGran General don Tomás Cipriano de Mosquera. Cromos mismo fijó esa precedencia -que no ofende al magnate-, pues siempre sintióse él centro solar inmanente de toda prestancia y de toda fortuna.

Fue grande y supo saborear la grandeza y, como su pupila estaba para lo inhiesto y dilatado, todo lo concebía en el sentido de la magnitud. Amó a Colombia en celoso delirio, y a su Libertador, con domada soberbia y altivez rendida. Su mente hospitalaria recogió, difundió las profesías de Bolívar y Humbolt sobre los destinos de América. Intuitivo por esencia, creía coderase con los sabios. Se adelantó a los estadistas.

Hizo antes que nadie el análisis de nuestro medio físico. Conservó y arrasó; temerario y restaurador, tolerante y despótico. Implacable por temperamento, magnánimo por orgullo, fue veces innúmeras el árbitro de los patrios destinos y llenó tres cuartos del siglo con el clangor de sus trompas y la resonancia de sus hechos.

Seguía su inspiración sin curar de la lógica, de tradiciones ni de archivos, que en él la acción volaba con los remos del pensar, bajo la comprensión de un ímpetu de raza que los ecos devolvían a través del acaudillo en finas audacias y aciertos portentosos, en atrevidas empresas y ágiles pasos de cultura.

Su recia espada sirvió con igual suerte a ideales disímiles que él probó reconciliar bajo el patrocinio de su insigne persona. Jugó su vida, y la ajena, con loca prodigalidad; la mandíbula gloriosa que vela aquella urna, ostenta todavía para su fama la ruda huella de Agualongo.

Heredó de su mayores un empenachado escudo con la misma laude que el caballero Orlando regaló al Caballero de la Mancha; Invito, vencedor, jamás Vencido! ... "

+++++++

Nota. La Red de payaneses ha distribuido, en otras ocasiones, las siguientes crónicas sobre el Gran General:

*Tomás Cipriano de Mosquera

*6/24/99: Obando y Mosquera

*07 octubre 2000: Gran General Tomás Cipriano de Mosquera

*13 octubre 2000: Mascachochas

Las mencionadas, se pueden leer en Internet en la dirección:

http://www.geocities.com/pachajoa2000/index.htm

Cordial saludo,