MISA PAYANESA
Lunes 18 de junio, 2001
De: Mario Pachajoa Burbano

Amigos payaneses:

Nos llegan buenas noticias desde Popayán sobre el proyecto de la Misa forclórica payanesa: Alvaro Thomas recibió ya la parte que faltaba de la misma y muy pronto podremos escucharla completa. Como se recordará, la primera parte de ella fue estrenada durante la Semana Santa pasada y Dora Pino (seudónimo de Mario Gómez-Vignes) escribió en El Liberal "Crónicas del Festival" el siguiente artículo:

""" ... CRONICA DEL FESTIVAL 
Por Dora Pino

Tenía mucha curiosidad por escuchar el Grupo Cantaclaro, al que sólo conocía por televisión en un Festival de Ginebra (Valle del Cauca). El Grupo ha adquirido mucha experiencia de estrado, lo que le da una mayor desenvoltura en lo musical. Entre sus virtudes: prestancia ante el público, afinación firme, voces frescas, jóvenes,. Su repertorio ecléctico va de la mano de su versatilidad y puede abarcar desde una polifonía clásica, pasando por un espiritual negro, hasta Miguel Matamoros o un pasillo fiestero arrebatado de esos para resucitar muertos. Pero el bombazo de su presentación de ayer Miércoles Santo fueron los fragmentos litúrgicos (Kyrie y Gloria), nombre provisional de una Misa Patoja, conmpuesta por el director del grupo Diego María Arenas, por sugerencia e iniciativa de un entusiasta amigo del desaparecido Edmundo Mosquera, el arquitecto Alvaro Thomas. La obra, concebida inicialmente para cuarteto vocal, fue incrementándose con algunas percusiones. El resultado final es bastante original y tiene mucho sentido. Allí se mezclan poemas de poetas modernos a manera de tropos incrustados en el tradicional texto litúrgico del ordinario de la misa. Hay que escucharla sin prejuicios, porque aunque su tratamiento sonoro es tendiente al lenguaje contemporáneo, suena muy payanesa, con permanentes alusiones a la música procesional de Semana Santa. Yo creo que es una composición bien lograda. Dora Pino ... """

Alvaro Thomas nos comunica que "la partitura que faltaba le pone colofón a la "Popayán Messe". Imagínense esta última como un lamento de esclavos negros al ritmo constante del tambor y la marimba, mientras parte del Coro canta un bello texto". Alvaro continúa: "Yo estoy muy impresionado en su escrito, con la positividad y sensibilidad de Diego Maria Arenas autor de la música de la misa, pero más con la calidad y variedad de gente que la obra está integrando y llamando a filas: en Popayán, USA, Medellín, Cali, Bogotá, Venezuela, en fin se acumula energía. Es la garantía que la "Misa Patoja" marcará un antes y un después patojo-musical y argumento que el espíritu que sale de nuestras tierras, nadadito de perro, se está haciendo sentir: fíjense que en la Misa que celebró Juan Pablo II en Damasco, el Kyrie --maravillosamente cantado y pronunciadoo --fue el de la famosa Misa Criolla."

Cordial saludo,

>