MISA PATOJA
Martes 20 de febrero, 2001
De: Mario Pachajoa Burbano

Amigos payaneses:

Un magno proyecto se está desarrollando en Popayán y Cali: la composición y montaje de una "Misa Patoja". A continuación una descripción del mismo, escrito por Álvaro Thomas y Margot Valencia de Prada.

Hace 36 años, en el antiguo Café Eléctrico de Popayán, se hallaban disfrutando de un sabroso tinto, Edmundo Mosquera Troya (q.e.p.d.) y Álvaro Thomas. Edmundo tenía en su cabeza el proyecto de un Festival de Música Religiosa y estaba explicando su idea a Álvaro. Olguita, la mesera, quitó una hoja al cuaderno en el cual se apuntaban los turnos de billar y se la facilitó a Edmundo, en donde escribieron el "Plan de ataque" para realizar el mencionado proyecto. Así nació el actual Festival. Unos seis meses antes de morir, en septiembre pasado, Edmundo, "el Gordito", como lo llamaban cariñosamente sus amigos, la idea de una misa patoja tomó vuelo, durante un homenaje que la Fundación Pro-Popayán le hiciera al Festival y a Edmundo, en el Club San Fernando de Cali.

Según Álvaro, que se desempeña como co-organizador del Festival de Música Religiosa, la misa patoja "es un pretexto para sacralizar nuestros poetas, comejenes y utopías" y para realizar el proyecto de Edmundo, ha organizado un grupo de trabajo consistente en: Compositor de la música coral, Diego Arenas, director del Cuarteto Cantaclaro y quien fue cantante del Coro de Stellita Dupond de Mosquera, como asesor para la parte orquestal, Mario Gómez-Vignes, compositor chileno, radicado en Cali y quien ha sido participante clave, desde el Segundo Festival, con el Conjunto de Música Antigua de Medellín. La Sinfónica del Valle, será la parte logística de la orquesta, contactada por medio de Massimiliano Agelao, chelista y Director del Teatro Municipal de Cali. Mass es una persona carismática que se entusiasmó con la historia del Festival y el proyecto de la misa patoja.

La música de la obra se grabará en un CD para su venta.. Para apoyar la financiación de este proyecto, el buen amigo de Edmundo, Emilio Schutz Picul (mezcla de Europa y Túquerres) hizo un minimural (50x35 centímetros) y Álvaro logró que lo donara para ayudar a pagar el proyecto. Emilio diseñó el último afiche del Festival y ha expuesto varios de sus minimurales en Cali.

Este minimural fue hecho con lápices prismacolores, muy lleno de colorido, incluye carabelas, duendes, lagartijas, caballeros armados, indígenas con arco y flecha, animales imaginarios y varios rincones de Popayán, como también de la Semana Santa.

El original del minimural está en manos de Margot Valencia de Prada, quien está coordinando en el exterior este proyecto, y Rafael Tobar Gómez ha ofrecido, muy generosamente, sus famosas páginas en Internet, para que todo el que lo desee pueda admirarlo allí.

Por esta Red de payaneses, seguiremos informando sobre el desarrollo de este admirable y ambicioso proyecto.

Nuestras felicitaciones a Álvaro Thomas por resucitar esta brillantísima idea póstuma del inolvidable Edmundo Mosquera Troya.

Cordial saludo,
1