MARÍA ELENA LÓPEZ BARRIOS DE MAZIRE

Miércoles 2 de octubre, 2002
De: Mario Pachajoa Burbano

Amigos payaneses:

María Elena López Barrios de Mazire, payanesa y como buena hija ("de tal palo tal astilla") de Ciro E. López Rivera y Graciela Barrios de López, en USA entrenaba equipos de fútbol de niños compañeros de su hijo André. Desde hace años vive en Santa Fé, Nuevo México, en donde conoció a su esposo Guy André Henry Mazire en el College of Santa Fe, cuando ambos estudiaban inglés. Nada un kilómetro seiscientos metros todos los días.

María Elena está desempeñando una importante labor en la seguridad de los niños. El diario The New Mexican publica el siguiente artículo sobre las encomiables labores que realiza:

""" ... Protegiendo a los niños de Santa Fé. The New Mexican 30 de septiembre, 2002

Hubo un tiempo en que el cuidar a su hijo y hogar era la única carrera que la colombiana María Elena "Nena" López de Mazire pensaba ejercer. Mas el destino le tenía otros planes.

Hace once años, Mazire se encontraba en un campo de fútbol entrenando al equipo de su hijo. Al escuchar su español, la esposa del entonces director del programa de conductores ebrios se le acercó y le dijo que estaban buscando una traductora para el programa.

Asi, María Elena fue inciada en el mundo de la seguridad pública, un mundo que hasta ahora no ha dejado.

Como directora bilingüe del Centro de recursos para la prevención de accidentes María Elena maneja una biblioteca de información sobre todo tipo de seguridad pública, desde cómo evitar accidentes con armas de fuego y en los campos de recreo, hasta el uso de asientos de bebé en el auto.

El centro distribuye más información per cápita que cualquier otro de USA y se atribuye al empeño de Mazire.

Maria Elena también trabaja con la policía del estado, dando entrenamiento para presentaciones públicas sobre asuntos de seguridad, instala asientos de bebé y ofrece información técnica en español e inglés a personas e instituciones que quieren aprender a prevenir accidentes.

Con la población hispanoparlante de Santa Fé, Maziere trabajó muy de cerca principalmente educando sobre el uso de los asientos de seguridad. Dice que es un trabajo difícil, ya que muchos de los inmigrantes proceden de países donde no se acostumbra usar este tipo de asiento.

"Hay unos que sí se interesan por la seguridad de sus bebés", comenta. Pero dice que la motivación principal que ve para el uso de los asientos de seguridad es el miedo que tienen los padres a la multa que resulta si no los usan.

Sea cual sea la motivación, Mazire hace todo lo posible para que los que no hablan inglés tengan acceso a la información que necesitan para instalar los asientos correctamente. Pone cartas en los estacionamientos de negocios y revisa las instalaciones de los asientos gratuitamente, deja información en español en eventos comunitarios, visita las escuelas e, inclusive, ha hecho presentaciones en el canal local de televisión para que la población latina del estado sepa que existe ayuda para los que quieren la seguridad de sus hijos al conducir.

A pesar de que hace poco más de una década Mazire pensó que el asiento de seguridad de su hijo sería el único que tendría que instalar, su amor a los niños su preocupación por su seguridad lo han mantenido en el mundo profesional. "Me fascina porque está relacionado con los niños", dice de su trabajo. ... """

Cordial saludo,