VACACIONES EN USA
Miércoles 31 de julio, 2002
De: Mario Pachajoa Burbano

Amigos payaneses:

Marco Antonio Valencia Calle nos deleita con su articulo titulado "Vacaciones en USA". Nuestros agradecimientos Marco Antonio.

""" ... Vacaciones en USA Por Marco Antonio Valencia Calle

(Atalanta, vía Internet). Al solicitar Visa en la embajada americana me preguntaron a qué iba a los Estados Unidos, entonces les eché el siguiente rollo: soy escritor-columnista de El Liberal, y necesito saber por sí mismo si USA es como dicen mis amigos del estrato siete: la sociedad perfecta; o lo que dicen mis compañeros del estrato tres: una su-cie-dad con cierto olor a podrido, contaminada de peligros y agresiones; o lo que muestran las películas de la televisión: tierra para el sueño americano. Además "agregué-: si no conozco Disney Word, me va a dar un trauma. El gringo de las entrevistas se mezo las barbilla y sin decir más ¡pack! puso el sello de "aprobado"; y me dijo algo así como: puede viajar en calidad de turista por seis meses.

Tres días después, muy a las 7.30 AM estuve en el aeropuerto Ernesto Cortizo de Barranquilla rumbo a Atlanta, estado de Georgia. Las autoridades y los perros drogadictos se confundían con los más de 200 emigrantes. Mucha gente lloraba: tal vez respiraban por última vez aire colombiano. Los niños gomelos y los señores ejecutivos se confundían con los desplazados: ese mundo de gente que tiene que exiliarse del país por amenazas de muerte... (Quién será que amenaza tanto, ¿ah?)

En varios idiomas anunciaron mi vuelo: un flamante avión de Air Lines. Entendí el mensaje en inglés, porque el español se me olvidó desde que salí de la embajada (bye-bye beybys). Al subir a la aeronave, la emoción se me atropelló en la garganta y un par de lagrimillas se me escaparon, al igual que a otros viajeros: pura "tusa patria".

De compañero de asiento me tocó a un ex oficial de la policía que viajaba con sus tres hijas y su señora. "Me voy asilado -me dijo, entre sonriendo y llorando- ¿Y usted?". Me dio vergüenza decirle que me iba a gastar la money (ahorrada desde mis 5 añitos en alcancías de marranitos de barro) en Disneylandia, en fotos con Tio Rico, el Pato Donad y Tribilin, mis super héroes. Me sentí infantil, botaratas y arribista (en fin, los complejos chibchombianos de siempre).

Para ser policía en USA se necesita medir más de 1.80cm, ir al gimnasio asiduamente y tomarse la sopita con concentrado para crecer: son enormes, serios y dignos. Hay de aquel que se atreva a ofender su uniforme ofreciéndole dinero para dejar pasar una infracción civil o de tránsito. Andan armados hasta los dientes y se toman "la ley y el orden" muy en serio. Arrestan por tirar basura en lugares públicos, por cometer la más simple de las infracciones de transito como pisar una línea del parqueo de buses, y lo mejor: la gente los acepta, les teme, les colabora, los defiende y los respeta.

En USA todo es plata en mano y... todo es caro. Siempre que uno de turista va a comprar (o pagar) comienza a hacer la conversión de dólares a pesos y... ¡hayjuejulia!, nos vamos volviendo pragmáticos: compramos únicamente lo útil y necesario. Las tarifas fijas de una habitación por 15 días con teléfono y televisión (uses o no uses) son 110 mil pesos. Los servicios y el arriendo son negociables, pero igual ¡carísimos!

Y lo peor, para el que no habla ni entiende ingles fluido, es sentirse sordomudo (algo así como bobo de pueblo); y a los que no tenemos pinta de gringos se nos mira con extrema desconfianza (¿otro complejo de chibchombiano?).

Una vez ubicado, se descubre la triste realidad de los emigrantes: El tren de vida es agobiante. Hombres y mujeres trabajan por igual (como mulas rucias y maltratadas en inglés), las jornadas de trabajo son hasta de 15 horas diarias todos los días de la semana; los salarios son por horas reales y productivas; y para poder sobrevivir a la costosa vida del tío Sam, hay que producir, y se produce trabajando en lo que sea y como sea. Allá los títulos universitarios de Latinoamérica no valen ni eme: allá vale la iniciativa, el ingenio, la capacidad física, y el saber trabajar en oficios prácticos. Si llevas la pereza a USA no sirves para el sueño americano, y tal vez para nada en ninguna parte. (manvalencia@caucanet.net.co) ... """.

Codial saludo,