LA CARTA DE JAPIO
Vienres 23 de enero, 2004
De: Mario Pachajoa Burbano

Amigos payaneses:

Hernán Franco Ramírez ha tenido la amabilidad de enviarnos su artículo sobre la famosa "La Carta de Japio". Nuestros agradecimientos para Hernán.

Cordial saludo,

***

LA CARTA DE JAPIO
Por Hernán Franco Ramírez


El 17 de Diciembre de 1829 procedente del sur, entró a Quilichao el Padre de la Patria, siguiendo rumbo a la Hacienda de Japio, después de cruzar el puente sobre el Río Quilichao donde termina la antigua Calle Real por el camino de herradura que desde la colonia unía a Popayán con Cali y el resto del país. Desde entonces este puente ha sido llamado El Puente de los Libertadores, en honor a las muchas veces que por allí pasaron las tropas que nos dieron la independencia.

En esta ocasión, El Padre de la Patria regresaba cargado de laureles y de gloria y al mismo tiempo lleno de satisfacción por haber cumplido los anhelos de su vida: El dar la Libertad e Independencia a los pueblos oprimidos por la tiranía Ibérica.

Estando en la histórica Hacienda de Japio, ubicada a escasos 10 kilómetros al norte de Quilichao, donde El Libertador fue a gozar de la gran hospitalidad que allí le brindara su gran amigo José Rafael Arboleda y Arroyo, llegó un emisario que provenía de Bogotá, quien le entregó un Acta del Consejo de Ministros en la que le pedían al Libertador Simón Bolívar que fundara una monarquía y sostuviera a todo trance los cimientos a beneficio de un sucesor.

El Libertador de inmediato negó la aprobación de ese proyecto y pensó que paralizándolo exoneraría al Consejo de la tremenda responsabilidad que pudiera resultarle y por escrito ordenó al Consejo que no se diese un paso adelante y se suspendiese la prosecución de un proyecto que probablemente precipitaría al gobierno en un abismo de males.

Luego ex-cátedra, El Padre de la Patria manifestó: " Yo quiero ser ciudadano para ser libre y para que todos lo sean. Prefiero el título de ciudadano al de Libertador, porque este emana de la guerra y aquel de las leyes. Quiero que me cambien todos mis títulos, todos mis dictados por el de BUEN CIUDADANO "

La carta en mención fue escrita y firmada por el Coronel José Domingo Espinal, quien era el Secretario del Libertador. Esta carta es conocida como La Carta de Japio y tiene como encabezamiento, Cuartel General de Japio, a 18 de Diciembre de 1829.

Legado Histórico de Quilichao.