SOR INES PEREZ, MUJER CAFAM CAUCA
Lunes 8 de marzo, 2004
De: Mario Pachajoa Burbano

Amigos payaneses: 

Sor Inés Pérez, Mujer Cafam Cauca, es un extraordinario ejemplo de mujer que demuestra a la sociedad lo que puede hacer un ser humano en la dificil tarea de ayuda a los menesterosos y desvalidos. Los hechos, que relata el articulo de El Liberal (8 de marzo, 2004) del cual transcribimos porciones, son tantos y meritorios de esta admirada Sor Inés, que los debemos tener en nuestra mente cuando deseamos ayudar a nuestros necesitados semejantes. 

Cordial saludo, 

*** 
Sor Inés Pérez ejemplo de servicio y humildad 
Mujer Cauca, toda una labor social 

El Liberal. Marzo 8, 2004 
Fragmentos. 
 

Foto: El Liberal
Amanda Pérez, nació en Antioquia un 2 de 0ctubre de 1941, en un hogar conformado por Tomás Pérez, padre, Rosa Pastora Vásquez, madre y seis hermanos. 

A los diecinueve años ingresó al convento de las Hermanas Clarisas en Santa Rosa de Osos, un 19 de marzo de 1960, tomando su hábito el 16 de julio de 1962 en el Convento Ave María de la ciudad de Cúcuta, y el 13 de junio de 1964 profesó como religiosa. 

Al cabo de cinco años regresó a Antioquia para continuar su vida religiosa en Copacabana Medellín, un año después se dirigió a la ciudad de Cali y fundó las Hermanas Externas, haciendo los últimos votos o profesión solemne el 8 de diciembre de 1974 en el convento de San Antonio. Luego, fue enviada al Ecuador y Fundó el Convento de Las Hermanas Externas en Rumichaca. 

Seis meses después llega a Popayán en compañía de 12 religiosas y fundó la Comunidad de las Clarisas, en La capilla de Belén. Para entonces, Sor Inés recorría las calles de la ciudad, con pasos cortos y firmes, entrando a oficinas y almacenes a vender colaciones y galletas preparadas por su comunidad. No obstante su obra se vio interrumpida en Popayán al ser enviada a Venezuela a fundar las Hermanas Clarisas Misioneras. 

Sin embargo su apego por la ciudad le permitió regresar y solicitó permiso al Obispo de Popayán y en Roma al Santo Padre para ausentarse de la comunidad de las Hermanas Clarisas durante tres años, permiso que le fue concedido. 

Al salir del claustro, planeó estrategias para luchar, en las mismas condiciones que sus protegidos; Vivir con ellos no solamente en sus carencias materiales, sino también en las psicológicas y espirituales; trabajó preparando sancochos y empanadas, recogiendo cuotas y tocando puertas para conseguir un lote para un albergue. Con esta mentalidad se colocó el delantal y comenzó a congregar a los Payaneses en pos de sus objetivos, propuso, organizó y ejecutó actividades. Tocó las puertas de conocidos, desconocidos y personalidades que le ayudaron. Visitó grandes, medianas y pequeñas empresas que le apoyaron. 

Mencionar algunos de los aciertos de esta mujer antioqueña, pero, con alma caucana es necesario. 

Educación, atención médica, alimentación, vestido, compañía, cuidado y afecto a niños y jóvenes en la Fundación Cristo Maestro. Atención material y espiritual a enfermos, presos y desplazados. Trabajo desmedido y desinteresado con niños, jóvenes y ancianos. Apoyo espiritual y material a otras Instituciones como el Instituto Niño Jesús de Praga. 

El trabajo de vivienda social constituye otro renglón de trabajo de Sor Inés, pues participa en la construcción de barrios en la ciudad de Popayán. Aprovecha los recursos existentes y los transforma en actitudes de servicio, para mejorar la calidad de vida de las personas mediante el cubrimiento de necesidades básicas. Como una gran emprendedora social, la hermana Inés, Mujer Cauca, ha logrado con su espíritu de sacrificio, vocación de servicio y esfuerzo movilizar individuos y recursos que promueven un cambio social en la localidad. Elabora sus propios productos, creando oportunidades para que la gente se involucre y trabaje generando sistemas de autosostenibilidad. 

La gestión en el área de vivienda ha permitido la conformación del barrio San José construyendo diez casas en el sector de Bellavista. En el barrio San Fernando la construcción de 54 casas y obras no concluídas en los barrios Villa Inés, por falta de recursos financieros y el barrio San Antonio, en proyecto. 

Otro de los trabajos orientados por esta mujer emprendedora se realiza con niños clasificados como “de alto riesgo”, por ser huérfanos, desamparados o abandonados por sus padres. Esta población infantil se ubica en la Institución Cristo Maestro, que alberga un promedio de ochenta y cuatro niños provenientes de diferentes sectores del departamento. Los pequeños gozan de vivienda, alimentación y salud sin costo alguno, y la capacitación y educación son ofrecidas en la Institución Niño Jesús de Praga, por intermedio de un convenio institucional. 

La consolidación de sus proyectos los ha logrado mediante gestión de recursos económicos con la Administración Municipal, Gobernación Departamental, gremios de profesionales pero a la vez con actividades informales como venta de tamales, empanadas, festivales y la venta de galletas que realiza la comunidad de las Clarisas. 

En la actualidad es la Mujer Cafam Cauca 2003-2004, Subcoordinadora de la Fundación Cristo Maestro, cofundadora de la Fundación San José Obrero, colaboradora del Instituto Niño Jesús de Praga.