PUENTE DE EL HUMILLADERO
Martes 18 de mayo, 2004
De: Mario Pachajoa Burbano

Amigos payaneses:

El diario El Liberal, en su edición del 18 de mayo, editorializa en defensa del famoso Puente de El Humilladero. Este puente y la Torre del Reloj están destinados hacer los puntos de referencia de la Ciudad Blanca por muchos años más. No anticipemos esa triste y lúgubre fecha.

Seguramente a los funcionarios municipales, que decidirán este asunto, se les prenderá el bombillito y nos prometerán que el viejo puente no transportará tráfico vehicular nunca más.

Cordial saludo,

Nota: Comunicación con el Alcalde:
Dr. Víctor Libardo Ramírez Fajardo
<http://www.popayan.gov.co/sitio.shtml?apc=r21-&s=k>

***
La defensa del Patrimonio Histórico
Editorial de El Liberal

18 de mayo, 2004

Desde que se anunció que se estaba considerando la posibilidad de abrir el histórico Puente del Humilladero al tráfico vehicular -una decisión que corresponde tomar a las autoridades municipales- se produjo un verdadero alud de opiniones contrarias a tal intención.

Columnistas de este Diario y personas con la autoridad suficiente para opinar en esta clase de temas, académicos, dirigentes gremiales, investigadores y líderes cívicos, se pronunciaron en forma desfavorable argumentando razones tanto de tipo técnico como de protección al patrimonio histórico de la ciudad. Ciudadanos comunes enviaron correos opinando en contra de la idea y solo en una ocasión, alguien la defendió de manera tímida. La administración del Alcalde Víctor Ramírez no ha hecho aún un pronunciamiento formal, pero estamos seguros que debe estar analizando el tema a la luz de los muy importantes argumentos que han ido apareciendo, y que de seguro le ayudarán a formarse el mejor juicio posible.

No se trata de un caso intrascendente, como pudiera juzgarse a primera vista. Como sucedió con el caso del intento de tala de los guayacanes de la Autopista Norte, la ciudadanía se moviliza por estos símbolos que en un momento dado representan los anhelos de la comunidad para afianzar su sentido de pertenencia. Es algo que dice bien del espíritu de una ciudad y del valor de sus gentes para salir en defensa de lo que considera hitos en la vida cívica. Además, esta participación ciudadana dinamiza la vida comunitaria y ayuda a que las autoridades consulten decisiones que inciden en el devenir de estos conglomerados urbanos en los que la historia ha dejado huellas monumentales que deben defenderse. No estamos pues opinando sobre lo banal, ni perdiendo tiempo con temas pasajeros. Detrás hay muy serias posiciones en relación con la vida misma de la ciudad.

El Puente del Humilladero, es uno de los grandes símbolos de la ciudad. Nadie podía imaginarse el paisaje urbano de Popayán desprovisto de este hito, que bien puede compararse a los puentes que identifican como tarjetas postales a otras ciudades del mundo: Florencia, Venecia, Praga, Londres, San Francisco. Todas ellas tienen un puente que constituye su postal de presentación. Lo propio sucede con nuestro Puente del Humilladero, cuya historia y características han sido por estos días mostradas por arquitectos, ingenieros de gran conocimiento en el ramo de las estructuras, defensores del patrimonio histórico y ciudadanos del común, que han creído con razón, que pueden opinar sobre lo que les corresponde por entrañable y ligado a su existencia.

Hoy puede afirmarse con razones de peso, que introducir nuevamente el tráfico por esta antigua estructura no es conveniente, pues la pone en peligro de colapsar. Pueden buscarse soluciones alternas para mejorar el tráfico en sentido norte-sur, sin poner en peligro la añosa estructura. Estamos seguros que está lejos de la intención de las autoridades, causar además, accidentes que traigan ocasionales peligros a los ciudadanos.

La ciudad tiene un tesoro en su patrimonio histórico. Nada que lo pueda afectar puede ser aceptado. Es algo que se ve claramente en este pronunciamiento masivo que ha hecho la ciudadanía.