HOSTAL SANTO DOMINGO
Martes 1 de febrero, 2005
De: Mario Pachajoa Burbano

Amigos payaneses: 

El Liberal en su edición del 1 de febrero, 2005, nos transmite la lamentable noticia del cierre del Hostal Santo Domingo. El que escribe estas líneas tuvo el acierto de alojarse en él durante la Semana Santa pasada: es un lugar estratégico para admirar cómodamente el paso de los pasos; comida payanesa de gran calidad y gusto, y la atención, amabilidad y señorío de Maria Helena para cada uno de los huéspedes. ¡Es un gran pesar su cierre! 

Cordialmente, 

*** 
“Coja” la hotelería en Popayán 
Por: AURELIO VELASCO MOSQUERA 
El Liberal, 1 de febrero, 2005 


Después del terremoto del 83, varias personalidades con espíritu turístico empresarial, con vocación servicial y hospitalaria, siempre pensando en su gran Cauca y en su adorada y bella Popayán, adecuaron antiguas casonas coloniales de vivienda en confortables y acogedores hoteles, conservando toda su arquitectura bajo los parámetros establecidos por la rígida Junta Protectora del sector histórico, la cual, exigía se respetara hasta el más mínimo detalle como lo debía ser, en la fachada, patios, arcadas, muros y en fin en toda la construcción o reconstrucción según el caso, comprometieron su patrimonio familiar y adquirieron una serie de obligaciones, por cierto hasta sólo hoy en vía de arreglo con el famoso BCH así algunos no lo crean, y dotaron a la ciudad y por consiguiente al departamento, de sitios atractivos y acogedores para el turismo que en ese momento parecía utópico su designación, pero que con la visión futurista y esperanzadora como la de Don Carlos Castrillón, quien con paso lento y balanceado pero siempre firme, El cual con anterioridad al terremoto ya había destinado su casa de habitación a Los Balcones. 

De nuestro querido Mister Simmonds con su indispensable y ya almacenado bastón de apoyo y con sonrisa y chispa permanente, empeñado hasta no dar más por su reformado Camino Real. Misiá Yola con su renovada cadera que la hacía zig-zagear pero nunca desfallecer en su empeño de La Plazuela. Juan Cristóbal con su inconfundible caminar y permanente deambular, con magnifica experiencia en Comfamiliar que lo indujo a sus Kingos de La Ermita (hoy con la esperanza sea reabierto), y la Tesonera y quizás más significativa empresaria de todos los aquí nombrados y los muchos otros que no, Maria Helena Ayerbe, quien también se identifica en éste grupo por su característico caminar, y que con el principal objetivo de brindarle a Popayán lugares de hospedaje, acondicionó su casa de nacimiento para que sirviera de recepción a los hoy dolidos y fieles huésped que a lo largo de 20 años pernoctaron en su adorado Hostal Santo Domingo, y que por motivos que quizás Ella no quiera que se den a conocer, ha cerrado sus puertas y ha dejado al Cauca y a Popayán verdaderamente “cojo “ en el sector hotelero. 

Para todos los que de una u otra manera tenemos una relación con el turismo, lamentamos profundamente el cierre de éste representativo Hotel. No hay como remplazar su hospitalidad, su amabilidad, su acogedora sonrisa de bienvenida que siempre daba a su huésped permanente o primerizo referido por los ya cautivos, precisamente por esas maravillosas cualidades y calidades humanas que tiene y siempre manifestará la propietaria y recepcionista del Santo Domingo, porque era Ella quien recibía y despachaba a todos sus visitantes, y era Ella quien les resolvía las inquietudes o expectativas sin distingo y horario alguno. 

Los Caucanos debemos tomar conciencia del gran problema que significa el cierre de hoteles cualquiera que sea su característica, y más aún como las del Santo Domingo, porque son casas que dejan de prestar asilo a los visitantes que cada día van en incremento en Popayán y en todo el Departamento, ahora más que nunca con base a las políticas y programas de los gobiernos Departamental y Municipal, que quieren sea el turismo un pilar de su desarrollo para bien estar de toda la comunidad. Hay necesidad de promover la inversión privada en éste sector, en entidades o personas que quieran y sientan a Popayán y a el Cauca como propio, y piensen siempre en beneficio de toda la comunidad como lo es y seguirá siendo Maria Helena Ayerbe y los pocos que aún creen y promocionan a Popayán y al Cauca.