OSCAR MARINO HOLGUIN-DAVID
Miércoles 3 de diciembre, 2003
De: Mario Pachajoa Burbano

Amigos payaneses:

Hernán Franco Ramírez nos ha enviado suscinta biografía del poetaOscar Marino Holguín-David y el poema Nostalgia indígena. Nuestros agradecimientos para Hernán.

Cordial saludo,

***

UN POEMA DE OSCAR MARINO HOLGUIN-DAVID 
Legado Histórico de Quilichao 
Por: Hernán Franco Ramírez 

Houcelcorp@aol.com 
Houston, Texas, 2003 

Marino nació en Santander de Quilichao y continuó su educación en Popayán en la Universidad del Cauca. Fue miembro del Honorable Consejo Municipal y posteriormente Alcalde de Quilichao. Ha trabajado por mucho tiempo en la industria papelera y reside en Cali con su esposa Cira Mera de Holguín, sus hijos y nietos. En 1998 publicó "De la Paz a la Violencia". En esta obra, Marino en un lenguaje sencillo y ameno narra las múltiples vicisitudes llenas de interés y colorido cuando debido a la construcción de una carretera, los campesinos se ven envueltos en el traslado de sus animales y cultivos a otras partes. 

También habla sobre una campaña electoral y la descripción de un día típico de mercado pueblerino aprovechado por los campesinos para sus encuentros sociales plenos de autenticidad y alegría. Todo esto es presentado en un lenguaje muy castizo que está en trance de desaparición y que de una manera mágica nos translada a esas hermosas épocas de nuestra juventud cuando la vida era más sana, acogedora y apacible. 


NOSTALGIA INDIGENA 
Por:Oscar Marino Holguin-David
 

Por su camino estrecho, 
baja el indio a tropezones. 

Lleva en su mente nostalgia 
y en su jícara ilusiones. 

Al trote va caminando 
pensando en cosas pasadas. 

Sin lágrimas en los ojos 
ni dolor en las miradas. 

Siguiendo atrás su mujer 
dormido niño a la espalda. 

Sin llanto de la criatura 
ni sonrisas de la nada. 

Deja pobreza en su rancho 
y alimento en el maizal. 

Gime la oveja su miedo 
al grito del Pavo Real. 

Quieren llegar al pueblito 
y alabar al Santo Dios. 

Arrodillarse en la Iglesia 
y regresar juntos los dos. 

Ya la tarde va cayendo 
han cumplido su misión. 

En el suelo se recogen 
Dios les da su bendición.

="1" height="1">