HELCIAS MARTAN GÓNGORA
Martes 14 de febrero, 2006
De: Mario Pachajoa Burbano

Amigos:

Helcías Martán Góngora, quien nació en Guapi y conocido como el "Poeta del Mar" es un poeta caucano romántico, soñador y de gran sensibilidad espiritual. Trascribimos, quizá su más famosa y conocida poesía y el escrito que sobre él hizo Guillermo Alberto González Mosquera.

Cordialmente,

***
Declaración de Amor.
Por: Helcías Martán Góngora


Las algas marineras y los peces,
testigos son de que escribí en la arena
tu bien amando nombre muchas veces.

Testigos, las palmeras litorales,
porque en sus verdes troncos melodiosos
grabó mi amor tus claras iniciales.

Testigos la luna y los luceros
que me enseñaron a escribir tu nombre
sobre la proa azul de los veleros.

Sabe mi amor la página de altura
de la gaviota en cuyas blancas alas
definí con suspiros tu hermosura.

Y los cielos del sur que fueron míos,
y las islas del sur, cuando a buscarte
arribaba mi voz en los navíos.

Y la diestra fatal del vendaval,
y todas las criaturas del océano ...
y el paisaje total del litoral ...

Tu, solo de la mar, niña a quien amo;
ola para el naufragio de los besos,
puerto del amor, no sabes que te amo.

Para que lo sepas, te lo digo
y pongo al mar inmenso por testigo.

***

MARTAN GÓNGORA
(HELCIAS 1920 - 1984)
Por: Guillermo Alberto González Mosquera


"Mi padre fue capitán de barco, sufrió un naufragio en el Archipiélago de Las Perlas, cerca de Panamá y en mi familia hay constructores navales, armadores y navegantes. En cierto modo yo soy un marinero frustrado que no escuchó en su infancia más relato mágico que los viajes de Simbad el Marino y ahora tiene la proa de su canción en la profunda soledad de sus sueños."
Con esta confesión personal, queda totalmente definida la vocación de este poeta caucano al que nadie podría discutir en Colombia su título de "poeta del mar", que él se encargó de reivindicar cada vez que le era posible. No fue necesario que lo hiciera. Cada verso suyo tiene acento de brisa marina, rumor de olas, música del mar.

Había nacido en Guapi, la pequeña población enclavada en las orillas de un brazo del Pacífico, rodeada de manglares y poblada de pescadores y aserríos. En las tardes despejadas, cuando se alejan las lluvias, se puede ver al occidente el perfil de la Isla de Gorgona, como una gran ballena que emerge de las profundidades del océano. Sus ancestros eran franceses que llegaron a quedarse en esas playas ignotas que nunca han podido comunicarse por tierra con la distante capital del territorio al que pertenecen políticamente. Para facilitar y hacer más correcta la pronunciación, cambiaron el Martín galo por el Martán castellano y sonoro.

Si Martán Góngora sólo hubiera escrito su famosa "Declaración de Amor", que empieza con esos versos musicales, tantas veces repetidos, bastaría para considerarlo como uno de los poetas más populares de Colombia. Pero la fama también lo aguardaba más allá de las fronteras y el poema se ubicó en antologías de poesía hispanoamericana, se registró en álbumes y muy seguramente lo han recitado miles de enamorados, que no necesitaban inventar algo distinto de lo que ya el poeta había creado en alguna circunstancia de amor comprometido.

No fue un poeta de un único poema. Dejó escritos más de 70 libros de poesía, de los cuales se han publicado 45 y otros permanecen inéditos, conservados devotamente por su familia. José Ignacio Bustamante, que se ocupó deleitosamente de analizar su obra dice de la poesía de Martán que "lejos de toda introspección metafísica y de toda hinchazón romántica, ensaya en su flauta marinera un delicado intermezzo de reminiscencias, con la voz asordinada de los esteros".

Fue fundador y dirigió por años la revista Esparavel, publicada en Cali, donde dio generosa cabida al movimiento poético nacional y extranjero. Méjico le concedió merecidamente el premio Vasconcelos y en España, en donde su poesía se reconoce y admira, obtuvo varios reconocimientos por parte de organizaciones culturales y medios de opinión.

Martán tenía la profesión de abogado y había obtenido su título profesional en la Universidad Externado de Colombia. En Popayán fue Personero Municipal y Director de Extensión Cultural del Cauca. Dirigió la Biblioteca de la Universidad del Cauca y ocupó el cargo de Secretario de Educación Departamental.

Sin lugar a dudas es el poeta del "Litoral Recóndito", de esa franja de tierra a la que llega el Océano Pacífico con sus voces milenarias que sólo escuchan los poetas para poder trasmitirlas al resto de los mortales. En una tierra pródiga en poesía como el Cauca, Martán ha sido uno de los mejores en su historia. Murió en Cali a los 64 años de edad y hasta sus últimos días escribió poesía. Era su oficio natural, su devoción íntima.