CARLOS HAHUAR SIMMONDS
Agosto 7, 1999
De: Mario Pachajoa Burbano

En enero de 1825 nació en Aussembach, Alemania, Carlos Hahuar Simmonds, de una familia de industriales, quienes le dieron una educación esmerada. En 1848 llegó a Santa Marta, después de haberse casado en Los Ángeles. Muy pronto sus múltiples negocios fueron prósperos, especialmente el comercio de la anilina, el tabaco y las maderas. También se vinculó con éxito a la navegación por el río Magdalena, radicándose en forma permanente en Santa Marta.

Vino la revolución de 1876 que lo obligaron a liquidar sus negocios y trasladarse a Magangué y luego a Cali. En Cali volvió a acariciar la prosperidad y a darle la mejor educación a su hijo Carlos Mario, vinculándolo estrechamente a sus negocios. Carlos Mario fue enviado a Popayán a mediados de 1888 a entrevistarse con Leonidas Pardo. Estando de visita en la casa de Leonidas, coincidió el nacimiento de la hija del dueño de casa, el 5 de julio, de Mercedes Pardo, con quien se casó 18 años después, el 11 de enero de 1906.

Carlos Hahuar era un ser humano, generoso y filántropo, actitudes en las que pudo sobresalir debido a su gran fortuna. El 5 de septiembre de 1895, Carlos Hauar tuvo una discusión baladí con un norteamericano, prófugo de la justicia de nombre R.C. Randolph quien le disparó su revólver ocasionándole la muerte a Carlos Hauar. Este asesinato produjo una gran conmoción y despliegue periodístico en Cali.

Carlos Mario tuvo muchas dificultades en el manejo y traspaso de los bienes de su padre y tuvo que refugiarse en el Ferrocarril de del Cauca, en donde logró obtener una posición importante, debido a su inteligencia, dinamismo y don de gentes. En 1897 Carlos Mario, inició una sólida amistad con Ignacio Muñoz y Víctor Borrero, quienes contrataron con el gobierno la construcción de la línea ferroviaria Cali-Dagua-Buenaventura.

En 1899 estalló la guerra "de los mil días" y Carlos Mario fue tomado prisionero varias veces; pero ayudado por sus dos amigos Ignacio Muñoz y Víctor Borrero, pudo salir de la cárcel. Finalmente Ignacio le ofreció asilo en su hacienda "El Troje" y permaneció allí, escondido, hasta la firma de la paz, volviendo a la vida libre.

Desde ese entonces se vinculó a Popayán, con energía y dinamismo y acompañado de nobles ambiciones. Visitaba con frecuencia la casa de Leonidas Pardo, amigo de su padre y contrae el matrimonio mencionado antes. Con la hermosa Merceditas formó un hogar prolífico, respetable y querido por toda la sociedad payanesa haciendo de la hacienda de Calibío su residencia permanente.

Carlos Mario se dedicó vigorosamente a la política incorporándose al partido Liberal. Fue Representante a la Cámara y Alcalde de Popayán (1922), gerente del Banco del Estado (1924), Gobernador del Cauca (1931-1934) y Senador (1936-1938).

En 1963 lo visitó el Presidente Guillermo Valencia y le impuso la Cruz de Boyacá en un hermoso acto. Carlos Mario falleció como todo un patriarca, rodeado de su gente, en su casa solariega el 14 de agosto de 1968.

Cordialmente,