GUAYACANES ¡SALVADOS!
Miércoles 24 de septiembre, 2003
De: Mario Pachajoa Burbano

Amigos payaneses:

La Corporación Autónoma Regional del Cauca, CRC, ha revocado, en todo su contenido, la resolución número 0502 del 26 de mayo de 2003 y con esta acción ha negado el permiso al contratista del CRC para talar los diez árboles plantados en el tramo de la vía Panamericana que de los semáforos de Torres del Río conduce a la piedra Norte.

El Liberal en su edición del 24 de septiembre presenta un informe sobre esta decisión del CRC, del cual hemos tomado los párrafos de este escrito.

La nueva resolución del CRC, contra la cual no procede recurso alguno y de la que se está surtiendo el proceso de notificación a los interesados, fue proferida el 22 de septiembre por el Director General de la CRC.

En ésta se analiza y contesta, además del recurso de reposición interpuesto por el contratista del Invías Regional Cauca, los cinco recursos de reposición a la misma resolución interpuestos por igual número de ciudadanos y se exponen las intervenciones ciudadanas que tuvieron parte en la Audiencia Pública efectuada por la CRC el 20 de agosto.

Es así como la Corporación Autónoma Regional del Cauca a través de la Resolución 1005 del 22 de septiembre de 2003, insta al Invías Regional Cauca a estudiar otras alternativas para dar una solución integral a la alta accidentabilidad en la vía Panamericana en su paso por la ciudad de Popayán.

Aspectos considerados para la decisión

La CRC determinó, como consideraciones para negar el permiso de la tala, que las causas de la alta accidentabilidad “no son los árboles sembrados hace muchos años en el separador central de la vía”.

Anotó, que las causas que originan la situación son diversas y entre ellas se encuentra la falta de señalización, impericia de los conductores, diseño de la vía, estados de alicoramiento de los conductores, altas velocidades y falta de vigilancia policial.

Otra de las razones para negar el permiso fue la oposición generalizada de la ciudadanía frente a la tala de los árboles, al considerarlos patrimonio histórico, cultural y paisajístico del Municipio.

Se añade, que asiste la razón a quienes desde diversos puntos de vista argumentaron que los proyectos encaminados al desarrollo de obras públicas para dotar las ciudades y su entorno de mejores condiciones, no pueden omitir el componente ambiental.

Cordial saludo,