OTRO ESPANTO PAYANES: V
Lunes 21 de julio, 2003
De: Mario Pachajoa Burbano

Amigos payaneses:

Foto de El Liberal 
Para defender la tala de los guayacanes de la Avenida Panamericana, según nos lo cuenta El Liberal, los payaneses organizaron una numerosa marcha y entre ellos "se encontraba Teresa Valdivieso de Amaya acompañada de su hija, su nieta y su bisnieto “cuatro generaciones en defensa de la naturaleza”, dando un testimonio de amor a su patria chica y a su patrimonio cultural ambiental".

El Liberal finaliza su articulo informándonos que " Andrea Ávila, Subdirectora Jurídica de la Corporación Autónoma Regional del Cauca explicó en diálogo con El Liberal, que la CRC no está en este momento en capacidad de pronunciarse frente a la problemática, debido a que en su despacho se encuentra en estudio un recurso de reposición a la solicitud por parte del contratista de la obra".

"Informó que si bien es cierto el contratista apela en el recurso la redistribución de unas obligaciones entre el Municipio y el Invías, la expedición del fallo total se encuentra en la actualidad en proceso. Siendo así el pronunciarse convertiría a la CRC en juez y parte".

"Sin embargo, la Subdirectora Jurídica indicó que se planea para los próximos días la realización de una audiencia pública, para la cual la CRC hará llegar la notificación, junto con el acto administrativo en el que se otorga el permiso para la tala de los guayacanes, a todos quienes han enviado cartas al organismo pronunciándose contra el corte de los árboledas".

***

Nuestros sendos agradecimientos a las siguientes personas, cuyas notas transcribimos hoy: Gustavo Wilches-Chaux, Marco Antonio Valencia Calle; desde Italia Andrés Gallo Cajiao, César Tenorio Gnecco desde México y Carlos Ayerbe.

GUSTAVO WILCHES-CHAUX:

Si nos garantizan que cortando "cuatro palos" o todos los árboles de la autopista o talando las 400 mil hectáreas o más de bosques que desaparecen cada año en Colombia, cesan las masacres de indígenas y las violaciones a los derechos humanos, entonces, frescos, que los corten.

Pero es que acabar con el patrimonio natural y visual de una ciudad, obtenido, en este caso, durante cuatro décadas, no soluciona esos crímenes que a diario se cometen en Colombia. Por el contrario: es una violación más al derecho humano a disfrutar de un ambiente grato y sobre todo a sentir "identidad" con el sitio a donde se pertenece.

Todas estas actitudes son expresiones de una "cultura" en donde no se respeta la vida en ninguna de sus manifestaciones: ni la vida de los árboles, ni la vida de los animales, ni la vida de los seres humanos.

MARCO ANTONIO VALENCIA CALLE:

Don Mario, los "cuatro palos no los van a cortar" (dicen por la radio, que los van a trasladar de sitio, y hasta mencionan el lugar....) si la polémica no tuviera tinte político, si fuera ecológica y no política, vaya uno y hasta se mete redentor, pero no, las protestas por los arbolitos es pidiendo la cabeza de la gente y el director de la CRC.... y no estoy defendiendo a ese señor y su gente, porque no los conozco en persona, ni soy de su corriente política (no se vaya a malinterpretar mis opiniones). Cordial saludo,

ANDRES GALLO CAJIAO:

Yo también quiero aprovechar para dar mi opinión y agregarme a la lista. He visitado países de todo el mundo, desde Estados Unidos, Canadá, Reino Unido, Francia, España, Italia, Arabia Saudita... en ningún país de estos una AVENIDA (como aquella que nosotros llamanos provincialmente "autopista"), seria privada de árboles. Una verdadera Autopista (Highway, Autostrada, Motorway, etc.), NO atraviesa trasversalmente una ciudad, y mucho menos tiene glorietas y semáforos. Nuestra llamada "autopista" no es más que una normal avenida de ciudad (donde la velocidad no debería exceder los 60 ó 70 kmph), y quitarle los bellos guayacanes sería quitar uno de los últimos signos de civilización que quedan en nuestro pais. Me pone muy contento saber que los colombianos reaccionemos, y que la Red pueda servir para unirnos para rechazar medidas autoritarias, injustas, irracionales y que no cuentan con la realidad de los habitantes. Gracias, Andrés Gallo Cajiao. 
PD. Para recalcar cuanto he dicho, quisiera solamente recordar que en Arabia Saudita, en avenidas como nuestra "autopista", no sólo no hay árboles para cortar, sino que han plantado palmas irrigadas continuamente para embellecer las avenidas y ciudades.

CESAR TENORIO GNECCO:

Pero ¿qué les pasa en Popayán? Perdón por lo escrito, mas ¿se infectaron de estupidez? aquí en México se está haciendo una campaña por televisión para que todos se lancen a sembrar árboles en los camellones, en los separadores de las avenidas, y por lo que he visto, se convertirán en cuasi-bosques. Cómo es posible que por culpa de unos cuantos borrachos imprudentes Popayán pierda la belleza de su entrada, y más cuando están llenos de sus flores amarillas o rosadas. ¿Cómo así que dificultan la visibilidad? ¿Desde cuándo en Popayán ya los coches vuelan? Creo es hora volver a mi tierra para ver ese prodigio de la tecnología.

Creo, Mario, este es el más espantoso de los mensajes que me has enviado. No me imagino llegar a Popayán y verlo castrado en su hermosura. Un fuerte y dolorido abrazo: M en Arq. César Tenorio Gnecco.

CARLOS AYERBE:

Te comento que todo Popayán está en pie para defender s árboles. Es inaudito la falta de visión y simple sentido común de nuestras famosas "autoridades" que creen todavía que la solución está en "vender el sofá para evitar la infidelidad de la esposa"...

Es impresionante ver cómo muchas gentes del pueblo se congregan en la autopista para expresar su rechazo al arboricidio. Muchachos que salen a defender la naturaleza y la belleza de estos magíficos guayacanes que adornan la entrada a la ciudad. Carteles, la prensa, entrevistas en la radio, en fín, muchas protestas se ven y sienten en Popayán para evitar este crimen ecológico que atenta contra nuestro patrimonio.

Y no es la primera vez que esto sucede. ¿Te acuerdas lo que pasó con el bello edificio de la estación de ferrocarril? La historia se repite. Carlos Ayerbe